¿Creen en la cruz los mormones?

La cruz tuvo que haber ser uno de los símbolos más nefastos jamas pensados a cualquier persona durante la vida y ministerio de Cristo. Era algo más que un símbolo del medio de aplicación de la pena capital. Fue pensado como un elemento de disuasión violenta y aterradora a la delincuencia.

Las crucifixiones se realizaron en lugares públicos (no en las colinas distantes de las ciudades) con el fin de asegurar que su mensaje resonara claramente en las personas que vivían bajo el dominio del imperio romano. He reflexionado a veces acerca de lo que debe haber sido para Cristo vivir, literalmente, a la sombra de la cruz, sabiendo lo que el destino le esperaba. La idea de la cruz debe haberlo perseguido constantemente en su vida.

Cómo Cristo transformó la Cruz

Cristo en la cruz

A pesar de que los mormones actualmente no utilizan la cruz en los centros de reuniones o templos, todavía es una imagen poderosa en nuestra fe

Lo extraño es que, la cruz se ha transformado un tanto en la conciencia colectiva del cristianismo. A pesar de que los mormones actualmente no utilizan la cruz en los centros de reuniones o templos,  es una imagen poderosa en nuestra fe. Tanto la Biblia y el Libro de Mormón usan la cruz como una imagen de la carga de la mortalidad y junto con el resto del cristianismo es un símbolo del sacrificio y la expiación de Jesús en nuestro nombre.

Para mí, la cruz fue el primer símbolo del cristianismo, al que estuve expuesto. Yo no crecí en la Iglesia (fui bautizado como Luterano de bebé). Mis padres tenían un crucifijo de oro que colgaba sobre la puerta de su habitación, y recuerdo que de niño estaba fascinado por aquel adorno. La Cruz fue mi introducción a Jesucristo, y como resultado, dicho símbolo es una imagen que me causa cariño.

Pero, ¿cómo la letalidad tremenda de la cruz se ha transformado en un símbolo de esperanza y salvación? A veces he oído a personas mormonas desafiar el simbolismo de la cruz, a menudo por analogía. “Si Cristo hubiera muerto en una silla eléctrica…,” entonces.. “, ¿Las personas caminarían con imágenes de la Freidora colgando de sus cuellos?”

Sinceramente, creo que la gente lo haría. Y yo no tendría ningún problema con eso.

Antes del Calvario, la cruz fue sin lugar a dudas un monumento al terror. Pero en el momento que la sangre preciosa de Cristo tocó la madera de la tortuosa cruz del Gólgota, ese dispositivo mortal fue transformado para siempre. Debido a que Cristo murió en la cruz, pero resucitó tres días después, la cruz ya no tipifica la desesperanza. Se convirtió en una parte de la historia de la resurrección, un sitio sagrado donde Cristo completó la obra de su expiación redentora. El Cristo resucitado cambio para siempre  el poder de la cruz como un símbolo para  infundir miedo. En lugar de ello, se convirtió en un faro de esperanza. Debido al toque del Maestro, ese dispositivo de muerte y su significado se transformaron para siempre.

¿Cómo la Cruz de Jesucristo nos transforma?

Creen en la cruz los mormones

La cruz de Jesucristo es un recordatorio del Evangelio de transformación, en el que la gracia de Cristo puede cambiar nuestra propia naturaleza.

Para mí, la importancia del significado de transformación es lo que hace que la cruz sea importante. Si la expiación de Cristo tenía el poder de transformar algo tan aterrador y malo, un símbolo marcado por la muerte, en algo que miles de millones de personas han reconocido como un símbolo de vida, esperanza y salvación, entonces, ¿Qué podría hacer Cristo conmigo? Si su gracia fue suficiente para santificar la imagen de algo tan horrible como la cruz, sin duda debe ser suficiente para santificarme a mi también. He cometido muchos errores en mi vida, muchos de ellos de color escarlata,  nunca me he ido tan lejos que mi vida podría haber sido vista como un símbolo de muerte y  opresión, pero si Él pudo revertir completamente la imagen aterradora de la cruz, entonces ¿qué podría hacer Él con materiales un poco mejor que la cruz?

De esta manera, no veo la cruz como un símbolo de la muerte de Cristo, en oposición a la imagen de la tumba vacía (aunque entiendo por qué el Presidente Hinckley hizo esa distinción). En su lugar, veo la cruz como un símbolo del “mundo real, en este momento”. Es un recordatorio del Evangelio de transformación, en el que la gracia de Cristo puede cambiar nuestra propia naturaleza en esta vida, y al hacerlo, nos da la esperanza de una mayor felicidad y alegría aquí y ahora.

Me recuerda además que la clave de esta transformación es el sacrificio del Salvador, y que cualquier esperanza en esta vida está ligada inextricablemente a ser tocada por la sangre del Cordero. Sin el poder transformador de la expiación, no tenemos capacidad para superar nuestra naturaleza menos noble y así volver a vivir en armonía con el plan de nuestro Padre Celestial. Es un recordatorio de que mi objetivo no es ser perfecto, sino ser perfeccionado en Cristo. Sin ese día oscuro en el calvario, no hubiera habido luz.

Cada uno de nosotros es tocado en diferentes formas por imágenes espirituales. Para algunos, una pintura especial de Cristo despertará sentimientos de reverencia y devoción. Para otros, el escudo de “Haz lo justo” de nuestros días en la Primaria tendrá el mismo efecto. Y para algunos otros, especialmente los conversos a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, la cruz podría seguir siendo un poderoso motivador para una mayor devoción. En mi opinión, si ayuda, no puede hacer daño. Y en la mente y el espíritu, la cruz se erige como un testimonio de que Dios puede hacer algo de mí, y que por medio de Cristo puedo aspirar a ser más de lo que soy hoy en día. Algo más santo. Algo más dedicado. Algo transformado por el toque de Cristo.

El siguiente articulo fue escrito originalmente en inglés por Rob Ghio para LDS.net , traducido y adaptado al español por mormonsud.org