El Élder Bednar comparte una lección poderosa sobre nuestra sed espiritual

élder Bednar

Hace algunos días, el élder David A. Bednar, del Cuórum de los Doce Apóstoles, compartió en Instagram:

“Cada vez que termino mi rutina de ejercicio físico, de lo que estoy especialmente agradecido y que más disfruto es de un vaso muy grande de agua refrescante. La vida brota del agua. La vida es sostenida por el agua. El agua es el medio requerido para realizar las diversas funciones asociadas con todas las formas de vida conocidas.

Nuestros cuerpos físicos son aproximadamente dos tercios de agua. Mientras que una persona puede sobrevivir durante muchos días o incluso semanas sin comida, una persona generalmente morirá en solo tres o cuatro días sin agua.

A través de la actividad normal cada día, usted y yo perdemos una cantidad sustancial del agua que constituye gran parte de nuestros cuerpos físicos. La sed es una demanda de agua por parte de las células del cuerpo, y el agua en nuestros cuerpos debe reponerse diariamente. Francamente, no tiene sentido “llenarse” ocasionalmente con agua, con largos períodos de deshidratación en el medio.

Lo mismo es de manera espiritualmente. La sed espiritual es una necesidad de agua viva. Como el agua es necesaria para sostener la vida física, el Salvador y su doctrina, principios y ordenanzas son esenciales para la vida eterna. Y un flujo constante de agua viva es muy superior al sorbo esporádico. Usted y yo necesitamos su agua viva a diario y con un amplio suministro para mantener nuestro crecimiento espiritual continuo y para “escucharlo” más fácil y completamente.

Las escrituras contienen las palabras de Cristo y son un reservorio de agua viva a la que tenemos fácil acceso y desde el cual podemos beber profundamente y por mucho tiempo. Usted y yo debemos mirar y venir a Cristo, quien es “la fuente de las aguas vivas” (1 Nefi 11:25), leyendo, estudiando, buscando y deleitándonos en las palabras de Cristo contenidas en las Sagradas Escrituras. Al hacerlo, podemos recibir dirección espiritual y protección durante nuestro viaje mortal.

Si usted y yo preguntamos, buscamos y tocamos (ver Mateo 7: 7), siempre manteniéndonos dignos de “escucharlo”, entonces las puertas del depósito espiritual se abrirán para nosotros y el agua viva fluirá. Soy testigo, testifico y prometo que esto es cierto.”

Bednar Templo de Roma

| Fe en Jesucristo
Publicado por: Melody Mejia
Con estudios en Comunicaciones y leyes. Apasionada por el teatro, el cine, y la fotografía. Es directora de los escritores en español para More Good Foundation en Latinoamérica.
CCM de Provo
Disparos en la cabina de seguridad del CCM de Provo, Utah
Templo de Winnipeg Manitoba
Se coloca la estatua del ángel Moroni en el Templo de Winnipeg...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *