Ninguno de los hijos del Padre Celestial está exento de tiempos de soledad y aislamiento. Para muchos, la era del distanciamiento social durante la pandemia de COVID-19 ha traído “una nueva sensación de aislamiento” nunca antes experimentada.

“He llegado a comprender que si bien estamos físicamente distantes el uno del otro, no tenemos que estar espiritualmente distantes de Jesucristo”, escribió el élder Gerrit W. Gong en una publicación el domingo 28 de junio. “Usted y yo puede usar este tiempo único como una oportunidad para ‘escucharlo’”.

Como parte de la iniciativa #Escúchalo de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el élder Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles publicó un video sobre cómo permanecer cerca del Salvador Jesucristo en tiempos de soledad.

Una porción adicional del amor de Dios

“Uno de los grandes privilegios que el Señor nos da es tender una mano de ayuda a Sus hijos. Al cuidar a otros por medio del servicio, el Señor nos da una medida adicional de su amor por ellos y, por lo tanto, por nosotros”, dijo. “Creo que escuchamos su voz. Lo sentimos de una manera diferente cuando oramos para ayudar a quienes nos rodean, esa es una de las oraciones que más quiere responder”, dijo el élder Gong en el video.

Al aprender español, el élder Gong dijo:

“Él nos ama a cada uno, uno por uno”.

dios

El estudio de las Escrituras en medio de la soledad

El élder Gong escribió en una publicación sobre su reciente estudio de historias y parábolas de aquellos que se sienten perdidos del Señor. Al referirse a la parábola del hijo pródigo, el élder Gong citó las enseñanzas del Salvador: “Porque este, mi hijo muerto era y ha revivido; se había perdido y ha sido hallado”(Lucas 15:24).

“Lo que he llegado a sentir de una manera muy profunda es que la primera parte del versículo se refiere a nuestro Salvador: ‘Porque este, mi hijo muerto era y ha revivido’. ¡Nuestro Salvador vive! Y como Él vive, nunca estamos perdidos”, escribió el élder Gong. “La segunda parte del versículo dice: ‘Se había perdido y ha sido hallado’. Esta parte me recuerda que debido al sacrificio de nuestro Salvador, siempre podemos ser encontrados”.

Continuó: “Encuentro una gran esperanza en la seguridad de que ninguno de nosotros, sin importar nuestras circunstancias, no importa cuán solos podamos sentirnos, no importa cuánto podamos sentir que no podemos conectarnos con el mundo que nos rodea, nunca nos perdemos de El Señor”.

Élder Holland - Jesucristo

Nunca estamos perdidos para el Señor

Esta comprensión de que “nunca estamos perdidos para el Señor” aporta un significado adicional al nuevo símbolo de la Iglesia que el presidente Russell M. Nelson anunció durante la Conferencia General de abril.

Jesucristo vivo es la piedra angular y se acerca a todos, “llamándonos en su propio nombre y en su propia voz”.

“El nuevo símbolo de la Iglesia me recuerda que usted y yo nunca estamos realmente aislados o solos porque tenemos acceso al Salvador del mundo, Jesucristo. Como vivió y murió, nunca estaremos solos”, escribió el élder Gong.

“Cuando nos acercamos a Él, sus brazos nos rodean, su amor nos rodea y somos más capaces de ‘escucharlo’ en nuestras vidas”.

mujeres y Cristo

Élder Gong llegó a la conclusión:

“Cuando realmente sabes que Él te ve, te conoce y te ama, se puede entender que no estás aislado. Nunca podrías estar solo, porque tienes un conocimiento y una relación con el Hijo vivo de Dios”.

 

Fuente: The Church News