El incendio forestal, que incineró la ciudad de Paradise al norte de California, finalmente ha sido contenido. Pero para cientos de Santos de los Últimos Días, y para miles de sus vecinos, el impacto de aquel desastre histórico se siente de un momento a otro.

También te puede interesar: “Conoce las 4 actividades más importantes de “Ilumina el Mundo” este 2018

Los miembros del área de Paradise aún no pueden regresar a sus propiedades consumidas por el fuego. Muchos no tienen idea de dónde vivirán en los próximos meses y años.

“El mayor desafío al que nos enfrentamos ahora es la vivienda”, dijo el Obispo Robert Harrison, uno de los residentes del Barrio Nº1 de Paradise, que se cuenta entre los miles que perdieron sus hogares en el incendio.

El incendio comenzó el 8 de noviembre y destruyó casi 14,000 hogares y cientos de negocios. También ha cubierto más de 153,000 acres (61,917 hectáreas) casi del tamaño de la ciudad de Chicago, informó CNN.

El número de muertos es de 88, el personal respectivo todavía continúa el trabajo sombrío de recuperar cuerpos en y alrededor de Paradise.

Las viviendas y los barrios

Incendio en Paradise

El Obispo Harrison dijo que muchos de los Santos de los Últimos Días desplazados continúan buscando refugio en casa de otros miembros. “Pero sabemos que sólo puede durar por un tiempo.”

Otros han encontrado o están buscando viviendas temporales en comunidades vecinas como Gridley, Redding y Yuba City. El Obispo y su familia se quedan con unos parientes en Gridley.

Si bien hay pocas soluciones obvias para los desafíos de vivienda en el área, los miembros hacen todo lo posible para elevarse espiritualmente.

“Estamos tratando de mantener a los santos juntos permitiéndoles estar juntos”, dijo el Obispo Harrison.

Los dos barrios de Paradise se reúnen en el edificio Alamo en Chico para los servicios del domingo. Cada barrio lleva a cabo su propia reunión sacramental antes de juntarse para la Sociedad de Socorro, el sacerdocio y las reuniones de jóvenes.

La Iglesia también organizó una cena comunitaria de Acción de Gracias en el centro de la Estaca Chico. “Hubo una gran participación con una comida tradicional de Acción de Gracias”, compartió el Obispo Harrison.

Una ayuda en conjunto

Incendio en Paradise

Voluntario cocinando para la cena de Acción de Gracias en la Estaca Chico

La Iglesia continúa ofreciendo asesoramiento profesional a las familias afectadas por el incendio.

“Tenemos varios grupos que se reúnen paran las noches de hogar”, dijo el obispo Harrison. “También estamos coordinando las actividades de Hombres y Mujeres Jóvenes con jóvenes de otros barrios.”

Se espera que las clases vuelvan a reanudarse para los jóvenes del área escolar en las próximas semanas. Los residentes de todos lados están trabajando juntos para ayudar a los estudiantes de Paradise High School a disfrutar de una experiencia escolar tradicional. 

“La comunidad de Chico ha sido maravillosa”, dijo él. “Han organizado varias actividades con los niños de Paradise. Han podido reunirse, disfrutar de los camiones de comida rápida e ir de ‘compras’ para adquirir ropa donada.”

Un empresario de California también donó 1,000 dólares a cada estudiante de Paradise High y trabajadores de la escuela para, por ejemplo, ir a comprar ropa nueva, computadoras portátiles o cualquier otra cosa que elijan.

Esperanza en lo futuro 

luz

El Obispo Harrison dijo que es imposible saber qué pasará en los próximos meses y años. Cuando le pregunta a los miembros del barrio si planean quedarse en Paradise, recibe “respuestas diferentes”.

“Muchas personas están esperando saber si todavía tendrán una carrera o profesión en el área. También nos preguntamos si podremos pagar un seguro una vez que regresemos a nuestras propiedades y comencemos a reconstruirlas.”

Señaló también que la fortaleza se encuentra en la preocupación y las acciones de los demás.

“Apreciamos el apoyo de toda la Iglesia. Hemos sido bendecidos con muchas donaciones y oraciones.”

Este artículo fue escrito originalmente por Lds Living Staff y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “Watch: How One Missionary Uses Parkour to Spread the Gospel