¿Cómo podemos recibir ayuda del Padre en nuestros desafíos de salud mental a través de la oración? Aquí hay tres palabras que cambiarán tus oraciones

Nuestro hijo recientemente regresó a casa antes de que terminara su misión debido a sus síntomas de ansiedad y depresión. Su regreso fue la finalización de semanas de conversaciones con el presidente de su misión y los médicos profesionales que determinaron que lo mejor sería que nuestro hijo regresara a casa.

También te puede interesar: Elder Jeffrey R. Holland: Llevando las cargas los unos de los otros

En el tiempo previo a esa decisión, nuestro hijo oraba fervientemente, pidiéndole al Señor que le permitiera permanecer en su misión. Sin embargo, su perspectiva cambió cuando recordó la historia de Mesac, Sadrac y Abednego. Ellos eran tres jóvenes, cautivos en Babilonia, que estaban siendo obligados a adorar a los dioses paganos del rey Nabucodonosor.

Los jóvenes fieles se negaron a adorar según lo indicado y, en consecuencia, fueron condenados a muerte por fuego. Nuestro hijo era sólo unos años mayor que las edades probables de estos jóvenes. El poderoso rey se enfrentó a ellos y les preguntó: “¿Es verdad que se niegan a adorar a mis dioses, sabiendo muy bien que el castigo por tal negativa es la muerte?” La situación hubiera sido aterradora.

Sadrac, Mesac y Abednego ejercieron coraje más allá de sus años. Le dijeron al rey que no se inclinarían ante sus dioses. Así mismo, expresaron gran confianza en el hecho de que su Dios podría librarlos de las llamas.

“Nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiente; y de tus manos, oh rey, él nos librará.” (Daniel 3:17).

Pero lo que dijeron a continuación tiene una parte clave para nuestra continua felicidad y bienestar.

Y si no, has de saber, oh rey, que no serviremos a tus dioses ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado.” (Daniel 3:18, énfasis agregado).

oración

Este es el pensamiento que vino a la mente de nuestro hijo la noche antes de que él supiera que regresaría a casa antes de tiempo. A pesar de que le había pedido al Señor en oración que pudiera quedarse, él dijo:

Pero si no, por favor, bendíceme para poder superar esto y convertirme en el tipo de persona que necesito ser.”

Me hace llorar pensar en ese momento sagrado, nuestro hijo de rodillas, entregando su voluntad a su Padre Celestial. Cuando regresó a casa, recuerdo claramente haberlo visto caminar por la salida de seguridad del aeropuerto y sentirme abrumado por el orgullo y el amor que sentí por él. Seguramente eso era una muestra de cómo será nuestra propia experiencia cuando salgamos de esta vida y finalmente regresemos a la presencia de nuestro Padre Celestial.

Pero si no

Estas tres palabras críticas hicieron una tremenda diferencia en la experiencia de nuestro hijo. ¿Cuáles son las implicaciones de estas tres palabras en nuestras propias vidas, en particular cuando nos enfrentamos a problemas de salud mental u otros desafíos similares?

oración

En las Escrituras se nos enseña a pedir porque recibiremos, pero al mismo tiempo, se nos enseña a hacer que nuestra voluntad sea secundaria a la voluntad de Dios. Piensa en el tiempo que el Salvador pasó en el jardín de Getsemaní. Esas horas críticas y notables fueron probablemente algunas de las más insoportables de Su vida perfecta.

A medida que el peso de todo el sufrimiento humano por el pecado y otras debilidades humanas comenzó a ejercer su carga aplastante, nuestro hermano mayor practicó los mismos principios de oración que Él había enseñado. 

Primero, El preguntó:

“Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa.” (Mateo 26:39).

En ese momento, el Salvador claramente se preguntó si era necesario que Él tenga esa experiencia en ese momento. ¿Había otra manera? Todo lo que podía hacer era preguntar si Su amoroso Padre lo excusaría honorablemente de esta tarea tan difícil. Sin embargo, antes de terminar su súplica, concluyó humildemente con otro principio esencial de la oración:

“Pero no sea como yo quiero, sino como tú.” (Mateo 26:39).

Puesto en el lenguaje de Sadrac, Mesac y Abednego, se podría leer:

“Sé que puedes liberarme de esta prueba, pero si no lo haces, seguiré haciendo lo que me has pedido.”

A menudo, encuentro que mis oraciones son muy parecidas a “pide y recibirás” y no siempre “no como lo haré, sino como tú lo harás”. He conocido a muchas, muchas personas que han cuestionado por qué sufren problemas de salud mental. Son miembros fieles de la iglesia restaurada de Jesucristo que se esfuerzan por guardar sus convenios. Han orado en la fe. Algunas de sus súplicas pueden sonar similares a las tuyas.

No hay nada de malo en pedir tales deseos justos, como ya lo hemos visto, se nos ha ordenado que lo hagamos. Dios nos bendecirá con las cosas que necesitamos y que son las mejores para nuestro desarrollo eterno, lo cual es la parte de “recibir” de nuestra oración. Sin embargo, esperar el momento en que llegan estas bendiciones puede ser frustrante.

¿Qué pasa si empezamos a agregar pero si no a cada una de nuestras plegarias? Creo que esa simple adición, si se hace con fe y humildad, podría llevarnos a una mayor paciencia y comprensión.  Por ejemplo:

“Padre Celestial, ¿por qué me siento tan deprimido? Por favor, bendíceme para que pueda ser más feliz y no estar tan triste todo el tiempo. Pero si no, continuaré guardando Tus mandamientos e intentaré hacer lo mejor para mejorar cada día.”

oración

Esa inclusión humilde hace un cambio dramático en el sentimiento y esencia de la oración en general. Aquí hay dos ideas sobre cómo agregar estas simples palabras para que pueda ayudarnos a progresar.

La humildad produce paz

Hay un acto explícito de humilde aceptación en la frase pero si no. Como alguien que siempre ha querido tener un gran grado de control en la vida, me encuentro orando con frecuencia por ciertas cosas. 

Le pido al Señor que bendiga a mi familia de maneras específicas. Le pido que prospere mi negocio. Le pido inspiración en lo que debo decir cuando escribo artículos y libros. No tengo ningún problema con preguntar. Tengo un pequeño problema en esperar la respuesta. El período de tiempo entre la pregunta y cuando siento que recibo una respuesta puede ser un tiempo prolongado de ansiedad y estrés.

Mi mente se llena de pensamientos como: ¿Va a responder a mi oración? ¿Todo saldrá como lo deseo? ¿Qué sucederá si demora más de lo que creo o si el Señor va en otra dirección?

dudas

Esos momentos pueden ser bastante difíciles de afrontar. Sin embargo, al agregar, pero si no a mis súplicas, demuestro que ya me he preparado para la respuesta que realmente no quiero. Mientras que antes temía ansiosamente el resultado no deseado, ahora puedo reconocer con más tranquilidad que puedo contentarme con una alternativa que no era lo que esperaba.

Y en los lugares más profundos de mi testimonio y fe, realmente creo que el Padre Celestial me ama y nunca hará algo que vaya a obstaculizar mi crecimiento. Aunque no entiendo completamente Sus caminos, confío en que son lo mejor para mí. Las intervenciones que tiene para cada uno de Sus hijos son perfectas, misericordiosas y diseñadas para nuestro óptimo desarrollo.

A medida que pidamos humildemente lo que queremos y necesitamos, y con mayor humildad agregamos, pero si no, reconozcamos nuestra disposición a aceptar Su voluntad y recibir la paz de saber que las cosas eventualmente saldrán para nuestro bien.

La responsabilidad inspira la acción

eternidad

A veces nos estancamos en nuestros comportamientos, sintiendo que no hay nada que podamos hacer para superar los desafíos y dificultades que afrontamos. Como psicólogo, veo esto todo el tiempo en los problemas de salud mental. 

Las personas hablan de cómo han sufrido ciertos problemas de salud mental durante años, quizás durante el tiempo que recuerden. Hacen referencia a cómo sus padres y abuelos tenían problemas similares. No discuto tales historias, la combinación de posibles influencias genéticas y ciertas respuestas aprendidas pueden crear patrones de comportamiento que son altamente resistentes al cambio. Pero eso no significa que el cambio no sea posible, sólo significa que no será fácil

Siempre hay algo que podemos hacer para mejorar nuestra situación y cambiar nuestro comportamiento. Volvamos al ejemplo anterior de agregar, pero si no a nuestra oración. 

“Padre Celestial, ¿por qué me siento tan deprimido? Por favor, bendíceme para que pueda ser más feliz y no estar tan triste todo el tiempo. Pero si no, continuaré guardando Tus mandamientos e intentaré buscar maneras para combatir mi depresión y confiar en ti.”

En la primera parte de la oración pedimos ayuda, pero dejamos la ayuda directamente en las manos de Dios. Debemos evitar oraciones tales a: “Bueno, veré si Dios decide quitar mi depresión. Si Él no lo hace, entonces supongo que no hay nada que pueda hacer”. Si al hacer nuestras oraciones  nos llenamos del valor y la humildad necesaria para agregar, pero si no, la carga de la acción se comparte entre Dios y el que pide.

Podemos pensar en esto como: “Espero que Dios me ayude a aliviar mi depresión. Pero mientras tanto, haré todo lo posible para hacer mi parte y guardar mis convenios”. Hay esperanza en una acción decidida. 

Nos proporciona una medida de control, significado y determinación que es muy diferente de los sentimientos que provienen de una espera pasiva. Ser responsables de nuestras propias vidas nos ayuda a avanzar, incluso mientras esperamos que el cielo responda a nuestras oraciones.

Nuestro Padre Celestial nos ama mucho. Desde el sacrificio de Su Hijo Unigénito hasta la belleza incomparable del simple aleteo de una mariposa, la evidencia de Su amor nos rodea. Él contestará nuestras oraciones. 

A medida que tengamos la fe y la humildad para prepararnos a recibir respuestas contrarias a nuestros deseos, lograremos un crecimiento espiritual, una fe más fuerte y un aumento de paz que nos ayudará día a día.

Este artículo es una adaptación y fue escrito originalmente por Dr. David T. Morgan y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “Latter-day Saint Psychologist: 3 Words that Can Carry You Through Mental and Physical Suffering