“Preguntas y Respuestas sobre el proceso poder volver a ser miembro en la Iglesia de Jesucristo después de haber quitado su nombre de los registros de la Iglesia.”

Pregunta

Hace años, mi fe estaba decayendo y no estaba viviendo de acuerdo con los estándares de la Iglesia. Como resultado, hice que mi nombre fuera eliminado de los registros de la Iglesia. Sé que necesitaría ser rebautizado para volver a estar en la Iglesia, sin embargo, mi pregunta es ¿cuál es la diferencia entre la eliminación de un nombre y una excomunión? y ¿cuál es el proceso reincorporarme nuevamente a la Iglesia?

Anónimo.

También te puede interesar: “Fe en Cristo y el perdón de los hombres

Respuesta

Querido Anónimo,

Antes que nada, que Dios te bendiga por pensar en regresar a la Iglesia. Dios te quiere en casa, y tu anhelo de regresar es Su voz que habla directamente a tu alma. Recuerda Doctrina y Convenios 18:10:

“Recordad que el valor de las almas es grande a la vista de Dios.”

Él no te ha olvidado. De hecho, envió a su Hijo para sacrificarse por tus pecados.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 3:16.

jesus

Ahora en cuanto a tu pregunta:

Quitar tu nombre de la Iglesia es lo mismo que ser excomulgado voluntariamente. Las consecuencias son las mismas a las que hubieras tenido ante un consejo disciplinario, y tendrías que volver a ser bautizado para luego recuperar tus bendiciones del sacerdocio y del templo.

Se requiere trabajo adicional para volver al redil, pero ese trabajo vale la pena. Lo primero que debes hacer es ir y hablar con su Obispo, cuéntale todo; por qué dejaste la Iglesia, los pecados o las transgresiones que cometiste durante este período, y tu deseo de regresar y reintegrarte con los Santos. Él consultará con tu Presidente de Estaca y, dependiendo de tus circunstancias, determinará qué debes hacer para volver a bautizarte.

Puede tomar algún tiempo, pero sólo ellos le pueden decir por cuánto tiempo. Ese es el primer paso que debes tomar.

El segundo paso, como se describe en Doctrina y Convenios 58:43: es abandonar tus pecados.

“Por esto podréis saber si un hombre se arrepiente de sus pecados: He aquí, los confesará y los abandonará.”

En este caso, abandonar tus pecados significa regresar a la actividad regular en la Iglesia. Si bien no podrás dar discursos o tener un llamamiento, pero puedes asistir a la Sacramental, a la Escuela Dominical y al Sacerdocio o la Sociedad de Socorro dependiendo de tu género.

Puedes escudriñar y estudiar las escrituras, y acercarte a tu Padre Celestial y a tu Salvador en oración. Si bien, por el momento, no tendrás el don del Espíritu Santo hasta después de que seas rebautizado, comenzarás a sentir Su influencia cada vez más en tu vida a medida que te esfuerzas por vivir los mandamientos.

oracion

Finalmente, y esto es lo más importante que debes recordar, tan pronto como completes este proceso, todos tus pecados serán borrados. De acuerdo con Isaías 1:18:

“Venid ahora, dice Jehová, y razonemos juntos: aunque vuestros pecados sean como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; aunque sean rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.

Estarás limpio a los ojos del Señor. No hay otro regalo más grande y precioso que podamos recibir de Él, y Él te lo está ofreciendo ahora. Que Dios te acompañe en este recorrido, amigo mío.

El Abuelo.

Este artículo fue escrito originalmente por AskGramps y fue publicado por ldsliving.com bajo el título: “What is the process of rejoining the Church after having your name removed?