El diario de un pionero: ¿Cómo fue la vida de los Santos que cruzaron el mar para llegar a Sion?

“Yo, Mary Goble, nací en Brighton, Sussex, Inglaterra, el 2 de junio de 1843.

Mi padre fue William Goble, hijo de William y Harriet Johnson Goble. 

Mi madre fue hija de John y Sarah Penfold. 

Los días de mi infancia los pasé igual que la mayoría de los niños. 

Cuando tenía 12 años, mis padres se unieron a los Santos de los Últimos Días. El 5 de noviembre, me bauticé. En mayo del siguiente año, partimos hacia Utah. Salimos de nuestra casa, el 19 de mayo de 1856.

Llegamos a Londres el primer día, al día siguiente llegamos a Liverpool y, luego, subimos a bordo del barco ‘Horizon’ esa noche. Era un velero. Había casi novecientas almas a bordo. 

Navegamos el día 25. El capitán del barco entró al mar abierto. Recuerdo bien cómo vimos a la vieja Inglaterra desaparecer de nuestra vista. Cantamos, ‘Farewell, Our Native Land, Farewell’ (‘Adiós, patria, adiós’). 

Después de superar el mareo, lo pasamos muy bien. Jugamos y entonamos canciones de Sion. Hicimos reuniones y el tiempo transcurrió de una forma muy agradable. 

Cuando navegamos por las orillas de Terranova, pasamos por una densa niebla durante varios días. 

Los marineros se mantuvieron día y noche tocando campanas y soplando sirenas de niebla. 

Un día estaba en la cubierta con mi padre, cuando vi una montaña de hielo en el mar cerca del barco. Dije: ‘Mira, padre, mira’. Se puso blanco como un fantasma y dijo: ‘Oh, mi niña’. 

En ese momento la niebla desapareció. El sol brilló hasta que el barco estuvo fuera de peligro. Entonces, la niebla volvió a aparecer sobre nosotros”.

También te puede interesar: Presidente Oaks: “¿tienes, como los pioneros, la persistencia para continuar y perdurar hasta el final?”

Mary y su familia pasaron más de cinco semanas a bordo del Horizon.

El élder Edward Martin, que apenas regresaba de una misión en Inglaterra, fue el líder de la compañía de los Santos.

Jesse Haven, que recién volvía de una misión en Sudáfrica, fue el primer consejero y George P. Waugh, un converso británico, fue el segundo consejero. Por otro lado, John Jaques, fue el historiador.

Tanto el Thornton, que zarpó de Liverpool el 4 de mayo de 1856 y llegó a Nueva York el 14 de junio de 1856, como el Horizon fueron contratados por Franklin D. Richards para transportar a los emigrantes Santos de los Últimos Días.

La mayoría de los pasajeros de estos dos barcos se organizaron en una de las cuatro compañías que quedaron atrapadas en las primeras tormentas en Wyoming.

La mayoría de los pasajeros de Thornton pasaron a formar parte de la compañía Willie y los del Horizon se unieron a las compañías Hodgetts, Martin o Hunt.

Con 856 pasajeros más la tripulación a bordo del Horizon, el espacio era reducido:

“Las literas para dos pasajeros miden casi dos metros de largo por un metro y diez centímetros de ancho, alineadas como pesebres de caballos, casi con un metro de altura”. 

Los santos se organizaron en nueve barrios, cada uno con presidentes.

Los barrios se unían para los servicios dominicales. Sin embargo, cada barrio realizaba reuniones de oración cada mañana y cada noche, así como reuniones de compañerismo.

Edward Martin le escribió a Franklin D. Richards, diciendo: “Me encargo de visitar cada parte del barco seis o siete veces al día”.

Se tocaba una corneta cada mañana a las 5:00 a.m. Luego, se cambió a las 6:00 a.m. y, cada noche, a las 10:00 p.m. los pasajeros preparaban sus comidas en la cocina.

John Jaques escribió:

“Cocinar para 800 personas hambrientas no es un asunto trivial, especialmente cuando cada familia o persona tiene una olla o plato personal”. 

Cuatro parejas se casaron durante el viaje. Nacieron cuatro hijos, incluidos Nancy Horizon Wilson y William Horizon Paxman.

John Jaques registró seis muertes, incluida la de la pequeña Nancy Wilson y otros dos niños que murieron en el puerto de Boston antes de desembarcar.

seguir adelante

Después de unos días en el mar, Jaques informó que “los niños se divertían, tanto por encima como por debajo de la cubierta. Jugaban a las canicas, saltaban la cuerda y otros juegos de la infancia. Los mayores se diviertían tirando de las cuerdas con los marineros. Así que felizmente vivimos juntos”.

El primer día en el mar fue tranquilo y silencioso. “Pero, qué cambio al día siguiente”, escribió Jaques. “El mareo cambió nuestro semblante a un tono pálido y lamentable”.

Unas semanas después de llegar nuevamente a tierra firme, Jaques informó:

“Creo que, en general, nosotros, en el Horizon, tuvimos un viaje tan agradable como el que favorece a la mayoría de los emigrantes. De vez en cuando teníamos una brisa fuerte y partíamos una vela o dos, pero no experimentamos ni una sola tormenta”.

Aun así, concluyó, “me gusta más el comienzo y el final de un viaje por mar que otra parte del mismo”.

Esta es una traducción del artículo que fue publicado originalmente en LDS Living con el título “What was life like for Saints sailing from England to Zion? A pioneer’s journal recounts details”.

| Historia de la Iglesia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *