PROVO – Para una fe que cree en Jesucristo, los mormones alguna vez se destacaron entre los cristianos por no usar mucho el término “gracia”. Cuando lo hicieron, enfatizaron las obras por encima de la gracia, pero las explicaciones a menudo fueron confusas. De hecho, un himno protestante parecía describir bien a muchos mormones: “Confundido por la gracia que tan completamente me ofrece”.

Newsweek captó esa confusión en 1980 con una historia que decía que los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días no creían en la gracia y minimizaban la Expiación de Jesucristo.

“A diferencia de los cristianos ortodoxos, los mormones creen que los hombres nacen libre de pecado y se ganan su camino a la vida divina mediante el ejercicio adecuado del albedrío, y no a través de la gracia de Jesucristo”, decía el artículo. “Así, el sufrimiento y la muerte de Jesús en el punto de vista de los mormones fueron actos fraternales de compasión, pero no expían los pecados de los demás”.

El artículo era claramente incorrecto sobre la teología mormona. Los mormones creen en la gracia y en que el sufrimiento y la muerte de Cristo expía el pecado. Pero el autor montó una fuerte defensa. Él no estaba describiendo lo que enseñaban las Escrituras y los líderes de la fe, dijo. Él estaba informando lo que los mormones regulares le dijeron que entendían.

Él no estaba equivocado acerca de eso. Cuando el profesor de filosofía de BYU, James Faulconer, se unió a la Iglesia SUD en 1962, dijo que estaba conmocionado como un ex protestante al descubrir que “los mormones no hablaban de la gracia y no se me permitió”. Robert Millet, un ex decano de Educación Religiosa en BYU, recordó a su padre diciéndole que los mormones no creen en la gracia.

La brecha entre la teología y la comprensión de los miembros de la iglesia inquietó a muchos académicos y líderes, quienes pronto desencadenaron un torrente de discursos y libros que posteriormente alteraron la cultura mormona aclarando la comprensión de la teología mormona en los últimos 30 años.

Varias figuras clave en este renacimiento de la gracia se reunieron en BYU la semana pasada para recordar lo que hicieron, cómo se recibió: un líder de la iglesia local calificó a Stephen Robinson como un hereje por escribir “Believing in Christ” (Creyendo en Cristo) y lo que harían de manera diferente ahora si tuvieran que hacer todo de nuevo.

Conversión doctrinal

gracia

Una de las que se convirtieron a la doctrina de la gracia fue Camille Fronk Olson, una maestra de seminario en la década de 1980.

“No fue algo natural para mí de cultivar”, dijo Olson, quien se convirtió en la primera mujer en presidir el departamento de escrituras antiguas de BYU, durante la conferencia de la semana pasada, que fue presentada como “Mi Gracia es Suficiente: Reflexiones de los Últimos Días”.

Tres acciones de líderes mormones crearon un terreno fértil para el cambio

gracia

Primero, publicaron un artículo de 1981 en la revista oficial de la iglesia Ensign sobre “Salvation by Grace or Works?”. que usó la palabra gracia 26 veces.

Segundo, en 1982, los líderes de la Iglesia SUD agregaron un subtítulo al Libro de Mormón: “Otro Testamento de Jesucristo”.

Olson dijo que pensó: “Ah, los líderes de la iglesia están de acuerdo con esta idea de que las personas de otras religiones no creen que realmente seamos cristianos, así que estamos pegando ese subtítulo para decirles a los evangélicos: ‘Somos cristianos'”.

“Diré”, agregó, ” que pasaron varios años hasta que me di cuenta de que no era para personas de otras religiones, eso fue para nosotros. Eso fue para mí”.

En tercer lugar, el presidente de la Iglesia SUD, Ezra Taft Benson, pronunció una histórica conferencia general en 1986 sobre el Libro de Mormón, que “abunda en el lenguaje y la lógica de la gracia“, dijo Millet.

Aún así, el artículo de Newsweek me acechaba. El élder Bruce C. Hafen, ahora emérita Autoridad General de los Setenta de la iglesia, y Stephen Robinson responderían.

Primer libro

gracia

Olson dijo que comenzó a “despertar” a la gracia cuando el élder Hafen, entonces decano de la facultad de derecho de BYU, pronunció una charla en 1988 a maestros de seminario en el campus de la universidad titulada “La Expiación no es solo para pecadores”.

“Me ayudó a empezar a entender que había algo más que estaba sucediendo. Era la primera vez que oía, recordaba, este término “gracia” como parte de lo que creemos”.

El discurso que Olson escuchó que dio Elder Hafen fue su respuesta, que también llamó la atención de otra mujer, Sheri Dew, que era la vicepresidenta de productos en Deseret Book. Ella visitó al élder Hafen en la oficina de la facultad de derecho y le dijo que él necesitaba escribir un libro.

Sacó un manuscrito de su escritorio. Dew, que estaba luchando con la ruptura de una relación que esperaba que culminaría en matrimonio, se lo llevó a casa y lo leyó.

“No puedo siquiera describir el efecto que tuvo en mí”, dijo Dew en un momento emotivo en en un momento emotivo en su discurso de apertura en la conferencia.

“Siempre había sido una creyente. Siempre había sabido que Jesús era el Cristo, pero creo que no tenía idea de lo que el Salvador realmente hizo por mí. Me abrió los ojos a las Escrituras y las promesas divinas que nunca había visto antes, que el Señor sanaría a nuestras almas heridas, Él ya había soportado nuestros dolores, yo estaba sufriendo mucho, y que nos socorrería o correría a nosotros en nuestras enfermedades”.

Deseret Book publicó el libro de Élder Hafen “The Broken Heart: Applying the Atonement to Life’s Experiences” en 1989. Luego, la iglesia publicó su discurso inicial en un ejemplar de 1990 del Ensign bajo el título “Beauty for Ashes”

“Es quizá el primer libro SUD que saca a relucir lo que es la comprensión de la gracia de los SUD “, dijo Faulconer, “que la gracia nos libera de la muerte espiritual y física”. La publicación del libro ocurrió en un momento en que el tema de la gracia hacía frente una aparición de la iglesia de manera pública”.

Segundo libro

gracia

En 1990, el profesor de religión de BYU Stephen Robinson pronunció un histórico devocional en el campus sobre la gracia y la Expiación de Cristo centrado en la escritura del Libro de Mormón que nadie puede morar en la presencia de Dios sino por la gracia de Jesucristo (2 Nefi 2: 8). Robinson había estudiado en Duke Universidad bajo WD Davies, un experto en el Apóstol Pablo. “Aprendí a hacer las preguntas correctas de los protestantes”, dijo, “y aprendí las respuestas correctas en el Libro de Mormón”.

Una vez más, Dew visitó una oficina de BYU. Ella suplicó a Robinson que publicara su discurso como un libro. La conferencia de la semana pasada celebró el 25 aniversario de “Creer a Cristo”. Deseret Book ha vendido más de 600,000 copias en inglés y publicado el título en otros 10 idiomas.

Al año siguiente, 1993, el élder Dallin H. Oaks, del Cuórum de los Doce Apóstoles, dio un discurso en el Sistema Educativo de la Iglesia que se publicó en el Ensign de 1994.

“Los eruditos SUD individuales, principalmente en educación religiosa en BYU, han publicado libros brillantes e inspirados que han hecho importantes adiciones a nuestra literatura sobre el Salvador y su Expiación”, dijo el élder Oaks.

Específicamente enumeró “The Broken Heart”, “Life in Christ” de Millet que se publicó en 1990 y se centró en la gracia, y “Believing Christ” de Robinson.

“Espero que esos libros sean leídos y meditados, no solo comprados y poseídos”, dijo Élder Oaks. Eso fue un consuelo para Robinson.

Un presidente de estaca SUD se levantó después de que Robinson pronunció un discurso basado en su libro y lo etiquetó como doctrina falsa. Otro etiquetó a Robinson como hereje y le preguntó cómo deshacerse de él antes de que arruinara la iglesia. Desde entonces, muchos líderes de la Iglesia SUD han hablado sobre la gracia en la conferencia general.

En abril de 2015, el presidente Dieter F. Uchtdorf, segundo consejero en la Primera Presidencia, pronunció un discurso sobre “El don de la gracia”.

“Es una cosa muy maravillosa, esta gracia de Dios”, dijo. “Sin embargo, a menudo es mal interpretado”.

“Aleluya”, dijo Robinson cuando se le preguntó sobre el discurso del presidente Uchtdorf durante la conferencia BYU de la semana pasada. “Bailé todo el tiempo que habló”.

Este artículo fue escrito originalmente por Tad Walch y fue publicado en DeseretNews.com, con el título Grace is not a Mormon heresy, LDS leaders and scholars say after doctrinal ‘climate change’ Español © 2017