¿Recuerdas a ese converso que recientemente viste en tu barrio? Se bautizó, obtuvo un testimonio y llevaba el fuego del Espíritu a donde iba. Luego, lentamente desapareció. Tuvo preguntas que no pudieron ser respondidas. Aprendió cosas sobre la historia de la iglesia mormona que no le gustaron y no tuvieron sentido para él y se fue. O, quizá, no era un converso. Probablemente, era un hombre o una mujer joven que nació y creció en la iglesia mormona. Tal vez, eras tú. Esta crisis de fe sucede todo el tiempo, pero no tiene que ser así.

También puedes leer: Los nuevos Apóstoles reflejan la diversidad de la Iglesia

TRES RAZONES POR LAS QUE NO HABLAMOS SOBRE TEMAS DIFÍCILES

Poligamia, antiguo trato de los hombres y mujeres de ascendencia africana, la masacre de Mountain Meadows, esas 15 cosas que Brigham Young y Bruce R. McConkie dijeron, etc. Aquellas, son cosas que incluso los miembros de toda la vida frecuentemente no conocen hasta el transcurrir de los años, décadas después de su bautismo. Además, sinceramente, puede ser problemático.

Cuando descubrimos pedazos de verdad entre rumores. A veces, nos sentimos engañados. La pregunta natural es “¿Por qué? ¿Cuál es la razón por la que nadie me contó sobre [el tema controversial] antes?” A continuación, mencionaremos tres razones por las que creo que no hablamos muy a menudo sobre los aspectos más controversiales de la iglesia mormona y por qué no necesitamos ignorarlos.

  1. NO HABLAMOS SOBRE TEMAS DIFÍCILES PORQUE LA IGLESIA MORMONA DESEA MANTENER UNA REPUTACION IMPECABLE

la iglesia mormona

Comprensiblemente (incluso sin la defensiva adicional inducida por siglos de persecución), los líderes de la iglesia mormona han hecho su mejor esfuerzo por mantener una reputación ante los ojos del mundo. Esto tiene total sentido. Todas las organizaciones del planeta quieren dar lo mejor de sí y la iglesia mormona no es una excepción.

Esperamos mucho de nosotros mismos y comprensiblemente, pensamos que la iglesia de Cristo debería parecer inmaculada. Sin embargo, a veces, simplemente es difícil decir si somos una verdadera iglesia llena de humanos imperfectos. A veces, incluso, la iglesia mormona podría parecer ser lo que el Presidente Uchtdorf  describió como “Pueblo Potemkin” que se refiere a “cualquier intento de hacer creer a los demás que somos mejores de lo que realmente somos.”

Sí, somos la Iglesia restaurada de Cristo. Sin embargo, eso no significa que seamos una iglesia llena de Cristos.

Todas las organizaciones que intentan a atraer una audiencia ponen sus temas difíciles en segundo plano. No obstante, desafortunadamente, las consecuencias de esa estrategia de relaciones públicas son contraproducentes. Creamos un paradigma de cuento de hadas de la iglesia mormona que implosiona con el tiempo (o nada de tiempo), dejando que los miembros luchen con su fe, que es lo peor.

  1. NO HABLAMOS SOBRE TEMAS DIFÍCILES PORQUE NO TENEMOS RESPUESTAS PARA RESOLVERLOS

la iglesia mormona

Nos sentimos orgullosos de ser capaces de responder las preguntas del alma: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Por qué estoy aquí? Además, podemos responder todo tipo de preguntas sobre la Expiación y la gracia frente a las obras, el proceso de revelación, etc. Nos encanta responder cosas. Entonces, esas preguntas que no necesariamente tienen respuestas satisfactorias frecuentemente se dejan atrás.

¿Dios ordenó la prohibición del sacerdocio para los hombres negros y la prohibición del templo para las mujeres negras, o fue simplemente racismo culturalmente arraigado? Quién sabe. No hay mucho que decir al respecto aparte de, sí, sucedió. Estos temas difícilmente pueden ser mencionados por los misioneros en una primera visita, pero en última instancia sería una buena idea abordarlos antes que las fuentes menos amistosas lo hagan primero.

  1. NO HABLAMOS DE TEMAS DIFÍCILES PORQUE LA MAYORÍA DE ELLOS NO SE RELACIONAN CON EL ENFOQUE DE LA IGLESIA MORMONA

la iglesia mormona

La iglesia mormona no intenta ocultar cosas. Es cierto, no salimos de nuestro camino para llamar la atención sobre temas  difíciles, pero no hablamos de algunos de ellos porque simplemente esta iglesia mormona se centra en los fundamentos del evangelio de Jesucristo. Enseñamos y aprendemos sobre la fe, el arrepentimiento, el Espíritu Santo y permanecemos en Cristo hasta el final de nuestras vidas y más allá. En eso pasamos nuestro tiempo. En la escuela dominical aprendemos sobre cómo podemos ser como Cristo y no aprendemos de los matices de la historia de la iglesia mormona.

No digo que la historia de la iglesia mormona no sea importante. Es extremadamente importante y creo que necesitamos hablar más al respecto. Además de (o en el contexto de) nuestro usual enfoque del evangelio. Se comprende que al final del día estos temas difíciles son secundarios y de menor importancia cuando los yuxtaponemos con el evangelio de Jesucristo.

LA CONCLUSIÓN

la iglesia mormona

Nuestra historia no es tan limpia como nos gustaría, y no hablamos tanto como personalmente creo que necesitamos. Sin embargo, la iglesia mormona es verdadera a pesar de la verdad sobre la iglesia mormona.

El mismo Cristo vino para establecer Su iglesia y Su evangelio, en la antigüedad. El Hijo de Dios, el Rey de Reyes,  Salvador y Redentor. Él. Él vino para establecer su evangelio y todavía era indiscutiblemente difícil. Judas, un apóstol escogido y ordenado por Cristo lo traicionó ante los romanos. Pedro intentó matar a un soldado romano o al menos su oreja. Luego, negó a Cristo muchas veces. Después, está Pablo, que fue un cómplice de asesinato antes de volverse a Dios. Finalmente, la iglesia cayó en apostasía y perdió su camino.

A veces, me pregunto “¿por qué permitiría Dios [tema controversial] en los tiempos modernos?” Pero podría seguir fácilmente esa pregunta con: “¿Por qué Dios permitió que sucediera en la antigüedad?” la respuesta es la misma: si Cristo está físicamente sobre la tierra o no, Él obra con y por medio de los hombres. El élder Jeffrey R. Holland dijo “lo cual ha de ser terriblemente frustrante para Él, pero se conforma con ello; y nosotros debemos hacerlo también.”

Si todos esos eventos sucedieron cuando Cristo mismo intentó establecer Su iglesia, creo que somos extremadamente afortunados con la historia que nos dejaron un grupo de nuevos conversos. Puedes estar seguro de que todos cometimos errores y no tenemos que intentar justificarlos (ni podemos). Sin embargo, esos errores no cambian el hecho de que el evangelio de Cristo es real y podemos encontrarlo en su plenitud en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Artículo originalmente escrito por David Shell y publicado en mormonhub.com con el título “The Church is True, Despite the Truth About the Church.”