El Presidente Snow recibió una manifestación gloriosa del Salvador en el Templo, después de recibir la noticia que cambiaría su vida. Esta historia es contada por LeRoi C. Snow.

Durante un buen tiempo, la salud del Presidente Woodruff estuvo decayendo. El Presidente Lorenzo Snow iba a visitarlo a su casa casi todas las noches. Esta noche en particular, los médicos dijeron que el Presidente Woodruff estaba fallando rápidamente y temían que no viviría mucho más.

Lorenzo Snow era en ese entonces Presidente del Consejo de los Doce y estaba muy preocupado por la posibilidad de tener que suceder al Presidente Woodruff, especialmente debido a la terrible situación financiera de la Iglesia. Refiriéndose a esta condición, el Presidente Heber J. Grant ha dicho:

“La Iglesia estaba en una situación financiera desalentadora, por así decirlo, casi en bancarrota, su crédito con las justas llegaba a los mil dólares.”

lorenzo snow

Lorenzo snow

También te puede interesar: Mira: Cómo una pareja encontró paz en el Templo después de tomar una de las decisiones más difíciles de su vida

Mi padre fue a su habitación en el Templo de Salt Lake, donde estaba residiendo por el momento. Se puso la vestimenta del Sacerdocio, entró en el Lugar Santísimo, allí en la Casa del Señor y se arrodilló ante el altar sagrado.

Le suplicó al Señor que el Presidente Woodruff no falleciera, que el Presidente Woodruff pudiera sobrevivir y que la gran responsabilidad del liderazgo de la Iglesia nunca recayera sobre sus hombros. Sin embargo, le prometió al Señor que cumpliría con dedicación cualquier deber que se le exigiera. En ese momento él tenía ochenta y seis años.

Poco después de que el Presidente Woodruff fuera llevado a California, falleció un viernes por la mañana a las 6:40 un 2 de septiembre de 1898. El Presidente George Q. Cannon envió la triste noticia a la oficina del Presidente en Salt Lake City.

Lorenzo Snow

Se le envió la noticia al Presidente Lorenzo Snow, que estaba en Brigham City. El telegrama le fue entregado en la calle Brigham. Él le leyó la información al Presidente Rudger Clawson, entonces Presidente de la Estaca Box Elder, que estaba con él, luego se fue a la oficina de telégrafos y respondió que viajaría por tren alrededor de las 5:30 de la tarde.

Llegó a Salt Lake City alrededor de las 7:15 pm, se dirigió a la oficina del Presidente, dio algunas instrucciones y luego se dirigió a su habitación privada en el Templo de Salt Lake.

El Presidente Snow asistió nuevamente al templo y derramó su corazón al Señor. Le recordó al Señor cómo había suplicado por la vida del Presidente Woodruff para que sus días pudieran alargarse más allá de los suyos; para que nunca sea llamado a llevar las pesadas cargas y responsabilidades del liderazgo de la Iglesia.

“Hágase tu voluntad. No ansío esta responsabilidad, pero si esa es tu voluntad, me presento ante ti para recibir tu guía e instrucción. Te pido que me muestres lo que quieres que haga.”

Templo de Salt Lake

Foto del Templo de Salt Lake 1893

Después de terminar su oración, esperaba una respuesta, alguna manifestación especial del Señor. Entonces esperó, y esperó, y esperó. No hubo respuesta, ni una voz, ni visitas, ningún tipo de manifestación. Dejó el altar y la salón con gran decepción.

Pasó por el salón Celestial y salió al gran corredor que conducía a su habitación, donde el Presidente Snow recibió una manifestación gloriosa. Uno de los relatos más bellos de esta experiencia fue contado por Su nieta, Allie Young Pond.

“Una tarde, cuando fui a visitar al abuelo Snow en su oficina del Templo de Salt Lake, permanecí con él hasta que los porteros ya se habían marchado, pero los vigilantes no habían llegado todavía. 

El abuelo dijo que me acompañaría a la entrada principal y me dejaría salir por esa puerta. Sacó un llavero con muchas llaves de una gaveta y salimos del cuarto.

Cuando caminábamos todavía por el amplio corredor que lleva al salón celestial, yo iba unos pasos adelante de él cuando me detuvo: 

identidad celestial

“Espera, Allie, quiero contarte algo. Aquí mismo fue donde el Señor Jesucristo se me apareció cuando falleció el presidente Woodruff. Me dijo que reorganizara enseguida la Primera Presidencia de la Iglesia y que no esperara, como se había hecho anteriormente después de la muerte de los presidentes anteriores, y que yo tomara el lugar del presidente Woodruff ”

Después, el abuelo dio un paso hacia donde yo me encontraba, señaló con la mano izquierda y dijo: “Se paró aquí mismo, como a un metro del piso y parecía que estaba sobre una plancha de oro macizo”.

Me dijo que el Salvador era un personaje glorioso y me describió Sus manos, sus pies, su semblante y sus hermosas y blancas vestiduras, las cuales reflejaban tal luminosidad y blancura gloriosas que casi no podía mirarlo.

Después se acercó un paso más, puso la mano derecha sobre mi cabeza y me dijo: “Nieta, deseo que recuerdes que éste es el testimonio de tu abuelo, que él te dijo con sus propias palabras que en verdad vio al Salvador aquí en el templo y habló con Él cara a cara”” 

amor De Dios

Durante la conferencia M. I. A. de junio de 1919, en la reunión de testimonios de líderes oficiales en el Salón de la Asamblea, conté la experiencia y el testimonio de Allie Young Pond. El Presidente Heber J. Grant se levantó de inmediato y dijo:

“En confirmación del testimonio dado por el hermano LeRoi C. Snow, citando a la nieta de Lorenzo Snow, quiero llamar la atención al hecho de que pasaron varios años después de la muerte del profeta José Smith antes de que el Presidente Young fuera sostenido como Presidente de la Iglesia.

Después de la muerte del Presidente Young, pasaron varios años nuevamente antes de que el Presidente Taylor fuera sostenido, y nuevamente cuando murió, pasaron varios años antes de que el Presidente Woodruff fuera sostenido.

Después del funeral del Presidente Wilford Woodruff, los apóstoles se reunieron en la oficina de la Primera Presidencia y el hermano Francis M. Lyman dijo:

testimonio

Heber J. Grant

‘Tengo la impresión, aunque soy uno de los miembros más jóvenes del quórum, de decir que creo que sería agradable a la vista del Señor si la Primera Presidencia de la Iglesia se reorganizara aquí y ahora. Si me equivoco con respecto a esta impresión, el Presidente Snow y los miembros principales del consejo pueden corregirme’.

“El Presidente Snow dijo que le agradaría saber lo que los hermanos pensaban al respecto, y todos y cada uno de nosotros expresamos que creíamos que sería agradable al Señor y apropiado organizar la Presidencia en ese momento.

Cuando terminamos, ese momento y no hasta después, el hermano Snow nos dijo que fue instruido por el Señor en el Templo la noche después de la muerte del Presidente Woodruff, para que se organizase la Presidencia de la Iglesia de inmediato.

El Presidente Anthon H. Lund y yo somos los únicos hombres que vivimos en esa reunión.” The Deseret News, sábado 2 de abril de 1938.

Este artículo fue escrito originalmente por N.B. Lundwall y es una adaptación del Libro “Temples of the Most High” y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “When Lorenzo Snow Saw the Savior in the Temple