¿Con qué frecuencia coinciden la Pascua y la Conferencia General?

En un mensaje de video publicado el Domingo de Ramos, el presidente Russell M. Nelson extendió una invitación para alentar a las personas de todo el mundo a centrarse en Jesucristo en esta Pascua.

En su video se incluyó una invitación para ver la Conferencia General del Domingo de Pascua de la Iglesia.

“Por favor, únanse a nosotros. ¡Inviten a sus amigos! ¡Jesucristo vive! Como nuestro Salvador resucitado y redentor, está listo para ayudarnos a superar los acontecimientos dramáticos e inesperados de nuestra vida.

En esta temporada de Pascua, adorémoslo y alabémoslo por la paz, la esperanza, la luz y la verdad que nos trae”, dijo el presidente Nelson.

Este año, la Conferencia General de abril se realiza en la misma semana de Pascua y algunos se preguntarán: “¿Con qué frecuencia coinciden la Conferencia General y la Pascua?”

La respuesta es de vez en cuando. A partir de abril de 1977, se programó la Conferencia General para incluir el primer domingo de abril y el primer domingo de octubre.

Anteriormente, la Conferencia General de primavera incluía el 6 de abril en conmemoración al día en el que se organizó la Iglesia; aun así, esa fecha cayera en un día laborable.

Desde ese cambio, hace 44 años, la Pascua y la Conferencia General se han realizado el mismo fin de semana 11 veces.

A diferencia de otras fiestas con una fecha específica, como la Navidad que se celebra el 25 de diciembre, la Semana Santa varía de un año a otro. La fecha se elige según el calendario lunar.

La Pascua siempre cae el domingo después de la primera luna llena después del equinoccio de primavera.

Según The Old Farmer’s Almanac, esto significa que la Pascua cae un domingo entre el 22 de marzo y el 25 de abril. De ese modo, es frecuente que la Pascua caiga entre el 31 de marzo y el 16 de abril.

Cuando la Conferencia General y la Pascua coinciden, tenemos la oportunidad especial de escuchar hermosos testimonios del Salvador en uno de los días más importantes del año.

He aquí un repaso a algunos de los poderosos testimonios compartidos por los apóstoles en las Conferencias Generales realizadas en Pascua desde 1977.

6 de abril de 1980, Gordon B. Hinckley

historia de la iglesia mormona

“Es una grata coincidencia que el aniversario de la Iglesia se celebre el domingo de Pascua.

Hoy todo el mundo cristiano se detiene para recordar el evento más notable y significativo de la historia, la resurrección de entre los muertos del Hijo de Dios, el Salvador de la humanidad.

Ante un mundo plagado de dudas sobre la realidad de esa resurrección, José Smith testificó inequívocamente del Cristo viviente y resucitado”, dijo el entonces élder Gordon B. Hinckley.

3 de abril de 1983, Mark E. Petersen

“Fue Él quien nos dio el verdadero significado de la Pascua a través de Su gloriosa resurrección, con la seguridad de la vida eterna. ¡Piénsenlo! ¡La vida Eterna!”

7 de abril de 1985, Bruce R. McConkie

“Soy uno de Sus testigos, y en el día venidero sentiré las marcas de los clavos en Sus manos y en sus pies, y humedeceré Sus pies con mis lágrimas.

Sin embargo, no sabré nada mejor entonces de lo que sé ahora que él es el Hijo Todopoderoso de Dios, que es nuestro Salvador y Redentor, y que la salvación viene por medio de Su sangre expiatoria y de ninguna otra manera”.

3 de abril de 1988, Howard W. Hunter

howard-hunter

“En este fin de semana de Pascua hermoso y sagrado, seguramente ninguna doctrina será tema de más sermones ni objeto de más alabanza que la del sacrificio expiatorio y la resurrección del Señor Jesucristo.

Así debería ser en Pascua y en cualquier otra estación del año, porque ninguna doctrina en el canon cristiano es más importante para toda la humanidad que la doctrina de la resurrección del Hijo de Dios.

A través de Él, todos los hombres, mujeres y niños que alguna vez han nacido, o nacerán en el mundo reciben la resurrección”.

4 de abril de 1999, Jeffrey R. Holland

“En este fin de semana de Pascua, deseo agradecer no solo al Señor Jesucristo resucitado, sino también a Su verdadero Padre, nuestro Padre espiritual y Dios, que, al aceptar el sacrificio de Su primogénito y perfecto Hijo, bendijo a todos Sus hijos en esas horas de expiación y redención.

Nunca más que en el tiempo de Pascua tiene tanto sentido la declaración de Juan, el Amado, que alaba tanto al Padre como al Hijo:

‘Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, más tenga vida eterna’”. (Juan 3:16).

4 de abril de 2010, Richard G. Scott

aprendizaje

“La Pascua es esa época sagrada en la que el corazón de cada cristiano devoto se vuelve en humilde gratitud hacia nuestro amado Salvador.

Es una época que debería llevar paz y gozo a todos los que lo aman y lo demuestran al obedecer Sus mandamientos.

La Pascua trae pensamientos de Jesús, de Su vida, de Su Expiación, de Su resurrección, de Su amor.

Él se ha levantado de los muertos ‘con [sanidad] en sus alas’ (Malaquías 4:2; 3 Nefi 25:2). Ah, cuánto necesitamos todos esa sanidad que el Redentor puede proporcionar”.

5 de abril de 2015, Dieter F. Uchtdorf

aprendizaje

“El domingo de Pascua de Resurrección celebramos el acontecimiento más anticipado y glorioso de la historia del mundo.

Es el día que lo cambió todo.

Ese día, mi vida cambió, la vida de ustedes cambió; el destino de todos los hijos de Dios cambió.

En ese día bendito, el Salvador de la humanidad, que había tomado sobre Sí las cadenas del pecado y la muerte que nos mantenían cautivos, rompió esas cadenas y nos libró”.

1 de abril de 2018, presidente Russell M. Nelson

“¡Qué privilegio ha sido celebrar la Pascua de Resurrección con ustedes en este domingo de Conferencia General!

Nada podría ser más apropiado que conmemorar el acontecimiento más importante que jamás haya ocurrido en esta tierra al adorar al Ser más importante que la haya pisado.

En esta, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, adoramos a Aquel que comenzó Su infinita expiación en el Jardín de Getsemaní.

Estuvo dispuesto a sufrir por los pecados y las debilidades de cada uno de nosotros, padecimiento que hizo que ‘sangrara por cada poro’.

Fue crucificado en la cruz del Calvario y se levantó al tercer día como el primer Ser resucitado de los hijos de nuestro Padre Celestial. ¡Lo amo y testifico que Él vive! Él es quien dirige y guía Su Iglesia”.

4 de abril de 2021, presidente Russell M. Nelson

En su mensaje de video, el presidente Nelson compartió que la Conferencia General de Pascua “estaría llena de mensajes y música centrados en Cristo”.

Además, nos invitó a que lo “adoremos y alabemos por la paz, la esperanza, la luz y la verdad que nos trae”.

Fuente: LDS Living

| Historia de la Iglesia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *