Cuando llamaron a Samuel Smith, de 21 años de edad, como el primer misionero en 1830, no hubo un momento previo a la apertura de su llamamiento misional, ni una preparación, ni estudio del idioma asignado ni una duración prevista del servicio.

Después de que su hermano, el Profeta José Smith, lo apartara para predicar el Evangelio, Samuel tomó algunas copias del Libro de Mormón y se fue.

También te puede interesar: 5 comidas fáciles que puedes preparar para los misioneros en Latinoamérica

Samuel Smith

¿Cómo evolucionaron los llamamientos misionales con el paso de los años? ¿Cómo se estableció el tradicional tiempo de servicio de “18 meses a 2 años”? 

Si bien no hay mucha información oficial, todavía se puede apreciar los muchos cambios realizados en cuanto al servicio misional. Aquí te traemos algunos de estos cambios con el paso de los años.

Mediados del siglo XIX

Dan Jones predicado en Gales

Tal como se comparte en la página de la Iglesia, los llamamientos misionales en este tiempo se extendían sólo por algunas semanas o meses, dependiendo de la época del año y de las responsabilidades del misionero para con su familia.

Con frecuencia, estos misioneros eran hombres casados ​​de 30 o 40 años que, en algunas ocaciones, eran acompañados por sus esposas.

La decada de 1890

misioneras

Jean Clara Holbrook e Inez Knight

Fue durante esta década que las primeras hermanas solteras fueron llamadas como misioneras. Debido a que era la primera vez que se llamaba hermanas solteras en la historia del Iglesia, la duración determinada para su servicio misional todavía no se había especificado.

Aunque Jennie Brimhall regresó a casa después de unos seis meses debido a unas complicaciones con su salud, Inez Knight continuó sirviendo con una nueva compañera, Liza Chipman. Después de 11 meses, se le preguntó a la hermana Knight cuándo desearía ser relevada… ella sirvió por 14 meses adicionales antes de regresar a casa.

Primera parte de la década de 1900

Ezra Taft Benson está en el extremo derecho al lado de su presidente de misión, David O. McKay, y su esposa, 1922.

Aunque la práctica de llamar a hombres casados ​​a servir en una misión había sido reducida en su mayoría, la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial y otros desastres a principios de siglo, como la Gran Depresión, afectaron enormemente el número de jóvenes disponibles en edad misional.

En respuesta, los hombres casados todavía fueron llamados a servir en la obra ante esta necesidad. Esto continuó hasta principios de los años setenta. 

Otro dato misional interesante de la década de 1900: La Vera L. Wilcox fue llamada a servir una misión a los 15 años. Sirvió durante tres años, desde abril de 1911 hasta junio de 1914.

Década de los 50s

M. Wheeler, Elbert R. Curtis, George Albert Smith, Fred Pingree, Junius F. Wells, Oficina de Liverpool, Durham Housen.

De acuerdo con los misioneros que prestaron servicio en ese tiempo, la duración del servicio misional para los Elderes podía variar de 24 meses (2 años) a 36 meses (3 años), dependiendo de la ubicación de la misión. Todavía había hombres casados ​​que servían misiones de tiempo completo a principios de esta década.

Década de los 60s

Hasta 1961, las misiones en áreas de habla no inglesa tenían seis meses adicionales para permitir que los misioneros pudieran aprender un nuevo idioma.

Sin embargo, cuando se inauguró la Misión de Capacitación en el Idioma en 1961, se dio a los misioneros capacitación en el idioma antes de que comenzaran su servicio misional. El tiempo de servicio de las misiones con idiomas distintos al inglés se redujeron.

Década de los 70s

hermanas misioneras

Según un artículo de Juvenile Instructor, en 1971, el tiempo del servicio misional para las hermanas se redujo a 18 meses. Y en 1977, el tiempo del servicio para los Elderes se redujo a 24 meses.

Década de los 80s

En 1982, la Primera Presidencia anunció que, debido a preocupaciones financieras y de otra índole, la duración del servicio misional para Elderes se reduciría a 18 meses, lo que coincidiría con el tiempo de servicio misional de las hermanas. 

Años más tarde, en 1985 el tiempo de servicio regresó a 24 meses. Una carta de la Primera Presidencia decía:

iglesia mormona

Ezra Taft Benson

“Muchos misioneros han sentido que al final de sus misiones, cuando tenían que regresar a casa, se encontraban en el tiempo en que habían desarrollado una mayor capacidad para hacer la obra. Particularmente para aquellos que habían aprendido un idioma.

Creemos que este cambio mejorará nuestra capacidad de proclamar el Evangelio a todo el mundo, especialmente en áreas donde los misioneros aprenden un segundo idioma. Esto también le dará a los misioneros una mayor oportunidad para un mayor crecimiento y desarrollo espiritual.” (“Two-Year Missions Return for Single Elders”, 1985)

En el tiempo de este cambio, las mujeres solteras menores de 40 años servían por 18 meses y las mujeres solteras mayores de 40 años servían por un periodo de 12 meses.

En la actualidad 

servir en una misión

Si bien muchas políticas y prácticas han cambiado en la obra misional a lo largo de los años, desde la edad del servicio misional hasta las reglas de la misión, tenemos una historia de 20 años de Elderes sirviendo por dos años y de hermanas sirviendo por 18 meses. ¡Y quién sabe lo que nos depara el futuro!

Otros misioneros

servir en una misión

Los misioneros de servicio de la Iglesia y las parejas de misioneros mayores también han tenido cambios en sus políticas y opciones en lo que respecta al tiempo de servicio misional a lo largo de los años. 

Las asignaciones para los misioneros de servicio de la Iglesia actualmente varían de 6 a 24 meses, y las parejas de misioneros mayores pueden servir por 6, 12, 18 o 23 meses.

Este artículo fue escrito originalmente por Jannalee Sandau y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “How the Length of Missions Has Changed Over Time