9 historias que quizás no sabías sobre el Templo de Nauvoo

Templo de Nauvoo

Este año marca el 175 aniversario no solo del éxodo de los Santos al abandonar Nauvoo, sino también el aniversario de la dedicación del Templo original de Nauvoo.

Como el primer templo donde se realizaron bautismos por los muertos y ordenanzas del matrimonio eterno, el Templo de Nauvoo desempeñó un papel fundamental en la época en que los Santos fueron forzados hacia el oeste.

Casi 6,000 Santos de los Últimos Días recibieron sus investiduras en los dos cortos meses que el templo estuvo en funcionamiento, y esas bendiciones y convenios los sostuvieron a través de las dificultades futuras.

Muchas de las historias sobre este querido templo son familiares, pero hemos buscado algunas historias menos conocidas pero igualmente inspiradoras sobre el templo original y actual de Nauvoo para conmemorarlo.

También te puede interesar:Una lista completa de los Templos de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días” 

1. Construcción del templo las 24 horas del día

Es posible que hayas escuchado la historia de los Santos de los Últimos Días en Nauvoo que esperaban ansiosamente poder recibir sus investiduras la noche previa a la partida de Brigham Young.

Cuando el presidente Young salió del templo y vio a la multitud, retrasó su partida por dos semanas para ayudar a más de 5,000 personas a recibir las ordenanzas del templo.

Sin embargo, incluso antes de que esto ocurriera, la construcción del templo estaba en pleno apogeo. De hecho, Mercy Fielding Thompson vivía con uno de sus hijos en el templo mientras ayudaba “trabajando día y noche” en la obra del templo.

Asimismo, Deseret News compiló varias historias de estos esfuerzos en el templo las 24 horas del día, los 7 días de la semana, incluidas algunas de las anotaciones en el diario de Brigham Young de ese momento, que indicaban que en ocasiones se quedaba en el templo hasta las 3:30 de la mañana.

2. La arquitectura del templo de Nauvoo

José Smith había tenido una visión del Templo de Nauvoo y trabajó en estrecha colaboración con el arquitecto William Weeks para asegurarse de que se construyera de la manera en que lo había visualizado.

En un momento, después de que José le contara a William sobre las grandes ventanas circulares que deberían ir entre los pisos, Weeks le dijo que eran “una violación de todas las reglas conocidas de la arquitectura” debido a que el edificio era demasiado bajo por lo que sugirió ventanas semicirculares en su lugar. 

La respuesta de José fue que las ventanas circulares debían construirse, incluso si eso significaba hacer que el templo fuera 3 metros más alto de lo planeado originalmente.

Cuando se reconstruyó el templo a principios de la década de 2000, se hizo un esfuerzo por hacer que el exterior fuera lo más parecido posible al original. La parte fundamental en este esfuerzo fueron los planes originales de William Weeks para el edificio, planes que milagrosamente resurgieron 100 años después de que fueron dibujados.

Weeks conservó sus diseños del templo, e incluso después de dejar la Iglesia, se lo pasó a su hija, quien se los pasó a su hijo.

No fue hasta 1948 cuando un encuentro casual entre algunos misioneros y el nieto no miembro de Weeks que finalmente se entregaron los diseños a uno de los misioneros con instrucciones de llevarlos a las oficinas de la Iglesia.

El misionero entregó los planos al completar su misión y estos se convirtieron en una bendición cuando comenzó la construcción del nuevo Templo de Nauvoo, Illinois.

3. El incendio en el Templo de Nauvoo

La construcción del Templo original de Nauvoo no estuvo exenta de retrasos y desafíos. Uno de esos desafíos fue cuando un pequeño incendio estalló en el techo del templo en la tarde del 9 de febrero de 1846.

Afortunadamente, el daño fue menor, y aunque originalmente se sospechaba que los detractores de la Iglesia habían iniciado el incendio, se descubrió que la ropa que se secaba cerca de una chimenea en el ático fue la culpable del incidente.

El 9 de octubre de 1848, dos años después de que los Santos fueron expulsados ​​de Nauvoo y obligados a abandonar su templo, la estructura volvió a estar en peligro por el fuego.

Esta vez, sin embargo, resultó en la destrucción del hermoso edificio, dejando solo la pared que mira al oeste y partes de las otras tres paredes en pie. Estos últimos muros restantes fueron demolidos por un violento tornado en la colina del templo en mayo de 1850.

Además de los incendios, los residentes de Nauvoo también registraron un incidente de “fuego espiritual” que consumió la Casa del Señor. Aproximadamente un mes después del incendio causado por la chimenea, el 15 de marzo de 1846, varios Santos se despertaron con gritos de que el templo estaba en llamas.

Alarmados, corrieron hacia el templo, pero lo encontraron a salvo. Esa misma noche, un pequeño grupo de Santos que estaban realizando una reunión sacramental dentro del templo tuvieron su propia experiencia espiritual milagrosa, teniendo visiones, hablando en lenguas y visitas de ángeles.

4. Reuniones dominicales en el templo

En un breve video narrado por el historiador de la Iglesia Spencer McBride, McBride comparte que antes de que se terminara la construcción del templo, en ocasiones los Santos utilizaban el templo para realizar reuniones cuando el clima no les permitía reunirse al aire libre.

José Smith mandó construir un piso temporal para la realización de reuniones entre los Santos de los Últimos Días. Al finalizarse el piso, no era raro ver a los miembros caminando con sus bancos, banquetas o sillas con dirección al Templo de Nauvoo.

5. Los jóvenes y la piedra angular

Un artículo de la revista New Era de mayo de 2002 explica que, bajo la dirección de José Smith, los presidentes de los diversos quórumes del sacerdocio colocaron las piedras angulares del Templo original de Nauvoo.

Sin embargo, cuando se reconstruyó el Templo de Nauvoo, se les dio la misma oportunidad a dos presidentes del Sacerdocio Aarónico: Jared Brown, de 13 años, y Hans Smith, de 15, ambos del Barrio Nº 1 de Nauvoo, Illinois.

6. Los primeros deseos de reconstrucción

Según un artículo de Ensign de 2002, el presidente Gordon B. Hinckley compartió una historia especial en la ceremonia de la palada inicial del Templo de Nauvoo en octubre de 1999.

El padre del presidente Hinckley había sido presidente de misión en 1939, aquella misión incluía a Nauvoo. En aquel momento, el padre del presidente Hinckley escribió al presidente de la Iglesia y sugirió que se reconstruyera el templo de Nauvoo.

Sin embargo, el país estaba saliendo de la Gran Depresión y la Iglesia no contaba con los fondos suficientes, por lo que la reconstrucción del templo no fue factible.

Casi sesenta años después, el presidente Hinckley dijo: 

“Pienso que es una extraña y maravillosa coincidencia el hecho de que haya formado parte de la decisión de reconstruir este templo”.

7. Estatuas de ángeles y el templo de Nauvoo

El histórico Templo de Nauvoo fue el primer templo de los últimos días en tener una estatua de ángel colocada sobre su aguja.

Sin embargo, el ángel con forma de veleta no fue el mismo Moroni con el que estamos familiarizados hoy en día. Fue un ángel no especificado de la Restauración.

Cuando se reconstruyó el templo, la Primera Presidencia le pidió a Karl Quilter que presentara algunos modelos de la estatua para uno fuera colocado en la parte superior del templo.

Aunque uno de sus diseños incluía al ángel Moroni que ahora reconocemos, uno de los diseños fue lo que la familia de Quilter denominó el “Super Moroni”.

La estatua fue diseñada como un ángel tomando vuelo, sin embargo esta no fue elegida. A pesar de eso, en la actualidad la familia de Quilter continúa realizando versiones pequeñas en bronce de la estatua.

La estatua del ángel Moroni del Templo de Nauvoo, Illinois, es también uno de los pocos templos con una estatua del ángel Moroni que mira hacia el oeste en lugar de hacia el este.

8. Tesoros de la cápsula del tiempo

No existe registro de haber habido una cápsula del tiempo en el templo original, sin embargo, el nuevo Templo de Nauvoo, Illinois, tiene una piedra angular llena de tesoros.

Según un sitio web de noticias local, la piedra angular incluye el libro “Standing for something” del presidente Gordon B. Hinckley; un himnario; un álbum de recortes de prensa, folletos, fotografías y artículos sobre el Templo de Nauvoo, Illinois; el cuchillo, la paleta y el cincel de la construcción del templo; y una moneda conmemorativa.

9. Artefactos preservados

Aunque el Templo de Nauvoo en sí fue destruido, algunos elementos relacionados con el templo se han conservado hasta el día de hoy (además de los planos de construcción mencionados anteriormente). A continuación, te compartimos algunos:

La campana de Nauvoo

Se cree que la campana que colgaba en el Templo de Nauvoo fue donada por los Santos británicos y enviada a los Estados Unidos bajo el cuidado de Wilford Woodruff.

Después de ser colgada por poco tiempo en el lugar previsto, la campana fue colocada en una iglesia protestante local para su custodia después de que los Santos dejaran Nauvoo.

Más adelante, la campana fue recuperada y llevada a Utah por una familia pionera que se dirigía al valle de Salt Lake.

Tuvo varios usos a lo largo del camino y una vez que llegó a Salt Lake, no obstante, al final fue colocada en un campanario en la Manzana del Templo en 1942 por la Sociedad de Socorro y ha estado allí desde entonces.

Retratos en el salón celestial

En 2014, Deseret News informó que la familia de L. Stephen Richards Jr. donó retratos de pinturas al óleo de George A. Smith, su esposa, Bathesheba W. Smith, y su madre, Clarissa L. Smith, a la Iglesia.

Los retratos, que se remontan a la década de 1840, habrían estado colgados en el salón celestial junto a los retratos de Hyrum Smith, Brigham Young y otros miembros de los Doce, según se registra en un diario pionero.

Estos retratos se transmitieron de generación en generación después de ser retirados del templo.

Un daguerrotipo especial

Poco después de la donación de los retratos del salón celestial, un historiador de la Iglesia hizo un descubrimiento interesante en un antiguo museo.

El artículo de un museo había sido etiquetado como un espejo de la época pionera, pero el historiador rápidamente lo reconoció por lo que era: un daguerrotipo descolorido.

Aquella fotografía terminó siendo una de las seis únicas imágenes del Templo original de Nauvoo que se sabe que existe.

Herramientas y una caja para recaudar fondos de la Sociedad de Socorro

Algunos de los tesoros destacados por el Museo de Historia de la Iglesia en el sitio web de historia de la Iglesia son varias herramientas que pertenecieron a algunos de los artesanos que trabajaron en el Templo de Nauvoo, incluidos Francis Clark, George Washington Clyde e Hiram Mace.

El mismo artículo destaca una caja de centavos especial de la Sociedad de Socorro, que se utilizó para recolectar centavos donados por las hermanas para ayudar con la construcción del templo. Su esfuerzo generó más de $ 2,000.

Piedras solares

Aunque abundan las réplicas de las piedras solares del Templo de Nauvoo, solo se sabe que existen dos piedras solares originales completas.

Una de ellas es propiedad del estado de Illinois y se exhibe en los terrenos del Centro de Visitantes de Nauvoo. La otra fue comprado por la Institución Smithsonian y se exhibe en el Museo de Historia y Tecnología de Estados Unidos.

¿Cuántas de estas historias conocías? Esperamos que hayas aprendido algunas cosas sobre este adorado e icónico templo. 

Fuente: ldsliving.com

| Historia de la Iglesia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *