Hace unos minutos, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha emitido la siguiente declaración:

“La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días continúa monitoreando de cerca la propagación del coronavirus y su impacto en las personas de todo el mundo, incluida la capacidad de nuestros misioneros para encontrar y enseñar de manera efectiva, y de nuestros miembros para reunirse para adorar. Oramos por todos los afectados por esta enfermedad y suplicamos por las bendiciones del Señor durante este momento difícil.

Como actualización, los misioneros que recientemente dejaron la Misión China Hong Kong están completando su autoaislamiento de 14 días y se están preparando para partir hacia sus nuevas tareas temporales.

Continuamos evaluando las necesidades de otros misioneros que sirven en regiones donde la preocupación por el virus es elevada. La manera en que las personas se reúnen y se saludan ha cambiado debido a las preocupaciones sobre el virus, lo que hace que el trabajo misional sea especialmente difícil.

Como precaución, todos los misioneros en la Misión Camboya Phnom Penh, la Misión Singapur y la Misión Tailandia Bangkok han recibido instrucciones de permanecer en sus apartamentos y evitar salir, excepto para comprar alimentos y otros suministros, hacer ejercicio o asistir a servicios de adoración. Siempre que están afuera, se insta a los misioneros a mantenerse al menos a casi 2 metros de distancia de los demás y evitar cualquier interacción personal.

Durante este tiempo, los misioneros enseñarán a las personas a través de llamadas telefónicas u otra tecnología. Estas pautas estarán vigentes hasta nuevo aviso. Además, todos los misioneros que se preparaban para llegar a estas tres misiones serán reasignados temporalmente a otros países hasta que la situación se estabilice.

Los misioneros en la Misión de Ulan Bator en Mongolia están tomando precauciones similares pero están haciendo visitas limitadas a las personas cuando son invitados. Los misioneros en Corea del Sur también comenzarán a aislarse a sí mismos utilizando las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Se les ha recordado a todos los misioneros, independientemente de dónde estén sirviendo, que sigan prácticas básicas de salud preventiva para evitar enfermedades. Es importante tener en cuenta que los jóvenes misioneros generalmente no se consideran en riesgo de complicaciones graves por el coronavirus.

También estamos evaluando las necesidades de los miembros y brindando apoyo o más instrucciones. El Templo de Taipei, Taiwán se ha cerrado temporalmente, y el Templo de Seúl, Corea cerrará temporalmente a partir del sábado. Los miembros en algunas partes del mundo no se reúnen para servicios de adoración semanales.

En otros lugares, los servicios se llevan a cabo en un horario limitado. Los líderes locales de la Iglesia también están trabajando para apoyar y atender las necesidades de los miembros en estas áreas.

La Iglesia continuará siguiendo de cerca los desarrollos y hará más ajustes según sea necesario.”

 

 

Fuente: newsroom.churchofjesuschrist.org