El Sábado 31 de marzo del 2018, fue una fecha muy importante para la membresía y liderazgo de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ya que se llevó a cabo una Asamblea Solemne para sostener al nuevo presidente de la iglesia Russell M. Nelson y a otros autoridades generales.

Aproximadamente 16 millones de personas en el mundo estuvieron de pie y levantaron la mano derecha para sostener a Russell M. Nelson como el portavoz y representante del Señor en la tierra. Este acontecimiento solemne y sagrado conmovió el corazón de millones cuando observamos las lágrimas de humildad y reverencia recorrer las mejillas del presidente Nelson.

lágrimas del presidente Nelson

Siguiendo el ejemplo de Jesucristo, el presidente Nelson se sometía esa hermosa mañana a hacer la voluntad del Padre celestial, y se preparaba a ser el profeta del Señor en estos tiempos.

La humildad que se nos es requerida en estos tiempos

En estos últimos meses hemos visto ciertos cambios en la organización, relevos, llamamientos y  nuevas disposiciones de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, pero si mantenemos la humildad y la perseverancia del Presidente Nelson podremos entender que no es la voluntad de los hombres, es la del Señor.

lágrimas del presidente Nelson

No tratemos de cuestionar y aplicar la lógica del hombre para entender los cambios que  han anunciado nuestras autoridades generales porque podríamos privarnos de las bendiciones que estas traen. Al contrario exisite un sentimiento de emoción y aprecio por todos los cambios que el nuevo profeta ha anunciado en estos dos últimos días.

Está en nosotros ser como aquel joven rico que registra la Biblia que no estuvo preparado para seguir lo que le pidió Jesucristo o ser como  Amulek que se registra en el Libro de Mormón, quien aceptó un cambio en su corazón y llegó a bendecir su vida y la de muchos más.

Sigamos el consejo del élder Bednar al seguir los ejemplos más majestuosos de mansedumbre en la vida de Jesucristo y cómo podemos seguir Su ejemplo si seguimos la guía de Su profeta en estos tiempos.