4 increíbles historias de misioneros mormones con autismo

Conoce a los misioneros

élder Connor Susov

Todos los domingos durante dos años, Susov y su estaban en la fila del Tabernáculo de Salt Lake disfrutando de otra emisión de “Music and the Spoken Word” de difusión. Al final de cada emisión, Susov sería el primero pararse y hacer que la multitud aplauda y alentar a que se levante para que hagan una ovación.

“Se convirtió en mi lugar favorito,” dijo Susov. “Yo era el primero en subir y aplaudir. Los miembros del coro se daban cuenta de eso”.

El último día de la última misión de Susov, el coro y la orquesta le devolvió el favor y le dio una ovación de despedida. También recibió una tarjeta con sus firmas y un par de sus álbumes. Ellos lo apodaron como “élder favorito”.

Susov es un servidor único del Señor. Se le diagnosticó con autismo, déficit de atención / hiperactividad (TDAH) y el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) cuando era pequeño.

Susov siempre tuvo el deseo de servir una misión, pero él dice que realmente recuerda con precisión el momento en que llegó a ser importante. Tenía alrededor de 8 años de edad y observó a su hermano ir a una misión de tiempo completo a Perth, Australia. Fue entonces cuando él supo.

A los 19 años, Susov tuvo una visita con su obispo. Sabiendo que tenía autismo, el obispo investigó el potencial de Susov para servir. Una misión de proselitismo de tiempo completo no era posible.

Sin embargo, a Susov le encantó las clases de seminario e instituto de la Iglesia y había una misión de servicio en busca de alguien para ayudar a los estudiantes con discapacidad en los seminarios e institutos en el área de Salt Lake City.

“Disfruté de seminarios e institutos”, dijo Susov. “Yo sabía que me iba a gustar.”

Así fue que, durante dos años Susov tomó el autobús todos los días desde Pleasant Grove a Salt Lake City para cumplir su misión. Al final de su misión, se le pidió servir otros seis meses para ayudar a un estudiante, lo cual él hizo.

Pero todavía no era la misión que él esperaba tener. Él quería vivir fuera de casa, tener un compañero, enseñar y bautizar.

Susov fue implacable.

Una vez más, el obispo buscó qué podría hacer Susov. Tres meses más tarde, Susov estaba en su tercera misión sirviendo con un compañero y viviendo en un departamento de Salt Lake City. Fue asignado a servir en la Misión de la Historia de la Iglesia y de la familia y también pasó un tiempo haciendo la obra del templo.

Al comienzo de su tercera misión se le pidió a Susov que se presentara. No tuvo vergüenza en decir que su autismo era lo que le dió el privilegio de tanto servicio.

“Tengo autismo, pero no me avergüenzo de ello; no limita lo que puedo hacer y no me detiene. El único problema con esto es que me mantiene activo todo el tiempo”, dijo Susov. “Estoy agradecido a mi Padre Celestial que tengo el autismo porque si no lo tuviera, yo no estaría aquí hoy, es decir, no estaría en esta misión y no sería quien soy”.

En total, élder Susov sirvió 57 meses – eso es cuatro años y nueve meses – como misionero. Si bien puede no haber sido una misión proselitista, Susov cree que fue capaz de hacer lo que el Señor necesitaba que hiciera.

élder Johnathan Ormond

Los que han servido una misión de servicio de la Iglesia están bien familiarizados con estas palabras del profeta del Libro de Mormón y líder rey Benjamín:

“Cuando os halláis al servicio de vuestros semejantes, sólo estáis al servicio de vuestro Dios” (Mosíah 2:17).

Servir con autismo ilumina una luz más brillante en las capacidades de muchos jóvenes, y no en sus discapacidades.

“Yo sabía desde que era un niño que quería ir a la misión”, dijo Johnathan Ormond.

Querer servir y llegar a servir eran dos cosas diferentes para Johnathan.

“Supimos desde que nació que era autista”, dijo Shanna Ormond, la madre de Johnathan. “El doctor dijo que era sólo un retraso en el desarrollo”.

Aunque Johnathan quería servir en una misión de proselitismo, una investigación sobre las posibilidades le dio la respuesta “no”.

“Tratamos obtener una misión de tiempo completo”, dijo Shanna. “El presidente de estaca averiguó las cosas, pero él no encajaba en algunos de los requisitos”.

Así que, el presidente de estaca fue en una dirección diferente, directamente a la misión de servicio de la iglesia.

Cuando Johnathan estaba viendo la posibilidad de una misión, pudo recorrer las dos zonas que parecían mejor para sus habilidades. Uno de ellas era el Almacén del Obispo y el otro era el Centro Digital.

“Dijo que se sentía atraído hacia el centro”, dijo Shanna.

“La misión y Johnathan fueron hechos el uno para otro”, dijo Ramdas Ormond, el padre de Johnathan.”La iglesia está buscando más oportunidades para el servicio”.

Johnathan recibió una llamada en la misión del Centro de Procesamiento Digital de Orem. Él convirtió libros en archivos PDF para que los archivos puedan ser registrados digitalmente; estos son los libros que tienen valor genealógico.

“Procesé cerca de 300 libros al día”, dijo.

Él estaba acelerando la obra.

Johnathan sirvió por un año. De lunes a jueves trabajó en el centro, los viernes trabajó en un templo y los fines de semana los tenía libre.

“Sentía como si estuviera ayudando a las personas a tener acceso a sus antepasados y, además acelerando la obra”, dijo Johnathan de su misión. “No importa qué servicio, es la obra de salvación. Todo es la misma obra”.

élder Jordan Norton

La Misión de servicio para los jóvenes de la Iglesia no siempre ha estado disponible. Para Jordan Norton, era una misión de proselitismo o nada.

Norton, de 30 años, casado y tiene dos hijos y otro en camino. Él tiene el síndrome de Asperger, una forma de alto funcionamiento del autismo y TDAH.

“Yo quería ir en una misión porque eso es lo que se supone que debes hacer”, dijo Norton.

Fue llamado a la Misión de Tacoma Washington.

Antes de su misión, Norton tenía dificultades para hacer contacto visual con la gente cuando se comunicaba con ellos. Él sabía que eso es necesario para un misionero, así que se puso a trabajar en una tienda de comestibles.

“Me obligué a mirar a la gente”, dijo Norton. “Eso me ayudó en mi misión”.

Él dijo que algunos de los momentos más difíciles de su misión no fueron con los que investigaban la Iglesia, sino con sus compañeros. Ellos le preguntaban, “¿Por qué no puedes hacer esto?”

Norton dijo que el manual blanco (un libro de instrucciones para misioneros) era útil. Establecía horarios. Con su autismo, dijo que también tuvo que aprender a discernir entre la letra de la ley y el espíritu de la ley.

“Aprendí a entender que no se puede controlar todo”, dijo. “Socialmente, aún sigo sin darme cuenta de las cosas”.

Norton ve las cosas en blanco y negro, y su extrema honestidad a menudo era difícil de aceptar para sus compañeros.

“Estoy un poco en el lado pasivo-agresivo. No me enojo fácilmente”, dijo.

Él es honesto hasta la exageración.

“Hubo algunos momentos difíciles debido a la honestidad y el deseo de hacer lo correcto”, dijo Norton de su misión. “Trabajo todos los días en tratar de ser humilde”.

Dijo que tampoco ayudaba el haber sido llamado al noroeste, donde el clima es notoriamente gris la mayor parte del tiempo. Eso le causó una cierta depresión.

Norton ahora trabaja en NuSkin en la elaboración de producto. Se graduó como asistente de terapia física por internet de la escuela Ashworth College, su alternativa preferida debido a sus luchas con la enseñanza de la escuela.

Hermana Kerstin Hansen

Hubiera sido más fácil para Jordan Norton y sus compañeros si hubieran tenido la ayuda que la hermana Kerstin Hansen tenía para ofrecer.

A los 21 años, Kerstin quería ir en una misión de proselitismo de tiempo completo, pero sentía que no era el momento adecuado. Dos años más tarde, a los 23 años, finalmente fue diagnosticada con autismo.

“Me gustaría que haber sabido eso cuando ella nació”, dijo Kelli Hansen, la madre de Kerstin “Cuando era un bebé, cada vez que había cualquier ruido fuerte a su alrededor ella gritaba… incluso en el útero. Los ruidos la hacían saltar. Ella no sonrió hasta que tuvo 6 meses de edad “.

Mis amigos no entendían. “Odiaba ser llamada retardada”, dijo Kerstin.

Cuando su hija tenía 10 años, Kelli la llevó a un psicólogo infantil. Kerstin fue diagnosticada con depresión, pero sus medicamentos no funcionaban – esa información se incluyó en sus registros médicos para su misión.

Con el nuevo conocimiento de su diagnóstico, era hora de encontrar la oportunidad misional adecuada para ella.

Cuando tenía 24 años, Kerstin recibió un llamamiento y comenzó a servir en la Biblioteca de Historia Familiar de Salt Lake City. Ella tenía una compañera que estaba en una silla de ruedas, y vivían en un apartamento cerca de la biblioteca. Sirvió una misión de un año.

“En mi misión me dijeron no proselitar, pero si nos hacían una pregunta que podríamos responder y luego remitirlaa a los misioneros Temple Square”, ella dijo.

Sabiendo lo difícil que era para ella y otros que sirviendo con autismo, Kerstin tomó notas e hizo una publicación especial hecha a mano.

“Hice un folleto para nuestros misioneros para observar señales y cómo trabajar con el autismo”, dijo. “No hay ningún aspecto con el autismo. Si sabes lo que debes buscar es posible que lo veas”.

Kerstin dijo que disfrutó su misión y sabía que estaba haciendo algo que había que hacer. Ella estaba haciendo cosas que los misioneros proselitistas no hacían. No sólo ayudó a personas a buscar a sus antepasados, sino que también, a Kerstin se le permitía hacer su propia genealogía familiar y el trabajo en un templo.

Después de que su hija llegó a casa de su misión, Kelli dijo haber notado que Kerstin tenía más confianza en sí misma, la capacidad de ayudar a los demás, y ella aprendió a ser más sociable.

Kerstin tiene ahora de 32 años y trabaja en la biblioteca pública de Springville.

El programa de la misión

La misión de servicio para los jóvenes se está proporcionando, para los que califiquen, en muchas áreas de la iglesia. Misioneros potenciales tienen la oportunidad de elegir entre una serie de misiones de servicio.

Según una declaración de la iglesia, “El propósito del Programa es ofrecer oportunidades para que los miembros den su tiempo al Señor a través de las misiones de servicio. Esta fuerza misionera importante ayuda en muchos departamentos de la Iglesia y cumple las operaciones con sus responsabilidades divinamente designadas de la Iglesia:

  • Ayudar a los miembros a vivir en el Evangelio de Jesucristo
  • Reunir a Israel a través de los esfuerzos misioneros
  • Cuidar de los pobres y necesitados
  • Activando la salvación de los muertos

Servir a los demás trae grandes bendiciones a los que sirven y a la Iglesia en todo el mundo”.

Para obtener más información sobre el programa, los aspirantes a ser misioneros y sus padres o tutores deben ponerse en contacto con sus líderes eclesiásticos locales y visitar www.lds.org .

Extracto del artículo escrito por Genelle Pugmire para www.heraldextra.com. Traducido al español por Mariela Viernes.

| Misioneros
Publicado por: Mariela V.
Traductora e intérprete. Le encanta la comida peruana, la música, el baile, escribir y jugar Pokémon Go mientras sale a pasear con su perro.
Nuevo estudio dice que las personas religiosas son más felices
élder Rasband Ronald A. Rasband
Entérate de los próximos “face to face” con élder Ronald A....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *