Aceptar las limitaciones: 3 razones por las que Dios no sanó mi TOC

Las palabras faltan cuando describes que se siente al abrir el sobre de un llamamiento misional.

El temblor de los dedos al abrir el sobre. Hay anticipación sin aliento mientras amigos y familiares esperan las palabras tan esperadas para ser dichas. Sientes la abrumadora confirmación espiritual de que hay personas esperando por ti que necesitan tu mensaje.

aceptar limitaciones

Las palabras no llegan al abrir un llamamiento misional, pero realmente no hay forma de describir cómo se siente cuando tu misión termina prematuramente.

El temblor de los dedos mientras esperas la pronunciamiento del médico. A miles de kilómetros de distancia, se puede sentir la anticipación sin aliento como amigos y familiares esperan a que las palabras tan esperadas para sean dichas. Por último, hay una desesperación abrumadora cuando te das cuenta de que la gente que espera tu mensaje nunca lo oirá de ti.

Mi historia

Regresé a casa de la misión no una vez, sino dos veces, debido a una enfermedad mental debilitante conocida como Trastorno Obsesivo Compulsivo Puro o Pure-O. Es una condición en la que la víctima está sometida a pensamientos intrusivos (a menudo de naturaleza violenta, sexual o religiosa). Estos pensamientos se niegan a desaparecer a menos que la víctima realice compulsiones para hacerlos desaparecer, tales como oraciones repetidas o confesiones a seres queridos.

La primera vez que llegué a casa, fue después de cuatro semanas en el CCM. Lejos de sentirme consternado, me sentía imparable. Había suficiente convicción en mí para creer que pasaría seis meses en casa, haría la terapia y regresaría a la misión.

aceptar limitaciones

He trabajado duro. La terapia era insoportable; para superar los pensamientos y sentimientos que me controlaban, tuve que enfrentar cada uno de esos miedos. Noventa por ciento del tiempo salía de estas sesiones emocional, física y espiritualmente agotado. Mi almohada a menudo estaba mojada con lágrimas aquellas noches.

Terminando la terapia, probé con éxito a mi terapeuta que estaba listo para intentar estode la misión otra vez, y después de siete meses subí en un avión a Spokane, Washington. El fuego no sólo seguía allí, sino que estaba ardiendo más brillante que nunca. Con mi confianza en mi Padre Celestial, sentí que podía volar.

Regresé a casa cinco meses más tarde.

Había sido demasiado. A pesar de mi curso intensivo de siete meses en terapia, no estaba preparado para manejar el ataque nuclear que una misión había provocado.

Yo había hecho el trabajo. Tenía la fe, pero sentía que mis alas habían sido cortadas. ¿Qué me faltaba?

Han pasado dos años desde que regresé a casa, y aunque no creo que tenga todas las respuestas, he tenido una buena idea de por qué Dios no sanó de mi TOC.

  1. Las debilidades están destinadas a hacernos fuertes

aceptar limitaciones

“La falange griega” fue una de las fuerzas de combate más eficaces en la antigua Grecia. Es una técnica donde los soldados se colocan uno al lado del otro y se superponen escudos para proteger no sólo a sí mismos, sino a su hermano junto a ellos. Cuando el enemigo avanzaba, fueron recibidos por un muro de escudos y un matorral de lanzas que a menudo resultaban inexpugnable.

Lo que la hizo poderosa no fue sólo sus ventajas físicas, sino sus efectos psicológicos. Los líderes griegos pondrían a los soldados nuevos junto a los experimentados en la falange, una cadena débil en el enlace si así lo desean. De esta manera, el guerrero experimentado luchaba mucho más para proteger a su contraparte débil y el soldado nuevo, luchaba para demostrarse ante su mentor.

TOC se convirtió en mi hermano falange.

En mi misión, me volví consciente de mi debilidad y luché duro para protegerla. Me hice exactamente obediente, porque cualquier variación haría que mi TOC aumentara. Luché para demostrarme a mí mismo y a los demás que yo era capaz no sólo de hacer la obra, sino de tener éxito en ella.

No estoy seguro de si hubiera sido lo mismo si no tuviera TOC, pero estoy eternamente agradecido de que nunca tenga que averiguarlo.

  1. Tenía un mensaje único que compartir.

aceptar limitaciones

Creo firmemente que estamos destinados a influir en personas específicas en nuestras vidas. Para mí, dejar la misión antes me pareció que había fallado esa promesa.

Estaba muy equivocado.

Las pruebas, creo, no siempre son para nuestro beneficio. Nos preparan para poder ministrar a los hijos del Padre Celestial y ayudarles a ver la luz que hemos llegado a ver por nosotros mismos.

Pronto descubrí que hay otros que han pasado por experiencias similares a la mía, que están sufriendo también. Hubo muchas veces en que se me dio la oportunidad de llegar a ellos y ayudarles a ver la luz al final del túnel.

Esto se convirtió en mi nuevo mensaje que podría compartir. Podría mostrar a otros que la esperanza nunca está lejos, y que el TOC no tiene que ser la cadena que los ate. Aunque el mensaje era diferente, la solución era la misma: confiar en Él y tener esperanza.

  1. Aceptar mis limitaciones fue el camino hacia la libertad.

aceptar limitaciones

Nos guste o no, la vida es limitante. Estamos sólo en esta Tierra por un corto período de tiempo. La gravedad nos detiene. La enfermedad no se puede erradicar y los accidentes suceden. Y lo último que harías es caminar hasta un lisiado y pedirle que corra.

En la misión, esto es exactamente lo que estaba tratando de hacer. Estaba tratando de volar cuando apenas podía renguear. Debido a que no tenía una lesión física, pensé que sólo necesitaba ser un poco más fuerte y las cosas saldrían bien. Esto era 100% ridículo. No estaba tomando el tiempo que necesitaba para descansar y rejuvenecer. No tomé ningún medicamento. En esencia, estaba ignorando cada lección que había aprendido en terapia, porque pensé que si tomaba un momento para respirar, me convertiría en una responsabilidad para mi compañero y la misión.

Sin duda, mi Padre Celestial podría haberme dado la fuerza para soportar. Pero soportar no es lo mismo que vivir, y no podía pasar por la vida estresado. Necesitaba darme con fuerza con los frenos antes de que me estrellara de cabeza en las barreras mentales que estaba dirigiendo.

Saliendo de la casa de la misión era el freno perfecto. Había tiempo para finalmente cuidarme. Volví a tomar medicación. He reevaluado mis herramientas para manejar las cosas. Más importante aún, acepté mis limitaciones.

Dicen que arreglar un problema primero significa reconocer que tienes uno. Sabía que tenía un problema, pero no estaba dispuesto a aceptar que ese problema significaba que no podía hacer ciertas cosas. Cuando por fin acepté mis limitaciones, podría entonces avanzar para lograr la salud mental que necesitaba.

Está bien si no puedes volar hoy. Pablo lo dijo mejor en 2 Corintios 12: 9-10,

“Y me ha dicho: Te basta mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por causa de Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”.

No te preocupes si no puedes volar hoy. Llegarás ahí. Puede tomarte toda una vida para superar las debilidades que enfrentas diariamente. Mientras tanto, reconoce tres cosas que Dios podría estar tratando de enseñarte:

  1. Las debilidades están destinadas a hacerte fuerte.
  2. Tienes un mensaje único por el que has nacido para compartir.
  3. Aceptar tus limitaciones, abre el camino hacia la libertad.

Si puedes mantener estas tres cosas en mente, respirar con calma y tener esperanza. Tus alas estarán en camino.

Este artículo fue escrito originalmente por Logan Groll y fue publicado en mormonhub.com, con el título “Accepting Limitations: 3 Reasons Why God Didn’t Fix My OCD” Español © 2017

| Misioneros
Publicado por: Patricia Ortiz R. de Verano
Miembro de la Iglesia, sirvió en la misión Colombia Bogotá Sur. Es esposa, mamá y educadora en idiomas extranjeros (Inglés, Francés, Italiano), con Certificaciones Internacionales en Inglés, Diplomado en Traducción . Con experiencia en Marketing. Aficionada a la escritura, música, pintura, y a todo lo relacionado con el arte y el aprendizaje.
Elder Robert D. Hales fallece a los 85 años
Elder Robert D. Hales fallece a los 85 años
ir una misión mormona
Deja de molestar a otras personas sobre si van a ir a una misión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *