Apuntes de un misionero mormón mayor

Filed under Mormon Missionaries

Cuando la mayoría de la gente piensa en misioneros mormones, ellos los visualizan como jóvenes pulcros y dedicados. Sin embargo, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (a menudo erróneamente llamada la Iglesia Mormona) también envía hermanas jubiladas y parejas para servir en el “campo misional” y ellos pueden hacer una contribución única en la edificación del reino de Dios en la tierra. Un anterior profeta mormón aconsejó a las personas mayores en la Iglesia SUD a que “alargaran su arrastre de pies”. Spencer W. Kimball, uno de los últimos profetas mormones invitó a todos en la Iglesia de Jesús Cristo a que “alarguemos el paso” en el servicio a Dios y Sus hijos. Los miembros mayores de la Iglesia no deben dormirse en sus laureles y dejar de servir, sino que deben hacen lo que puedan con sus recursos cada vez más escasos de dinero y de salud. Los recursos más importantes que los adultos pueden utilizar es en el servicio de Dios son la experiencia y los conocimientos adquiridos durante años de aprendizaje y servicio. Ellos pueden usar estos dones para inspirar y capacitar a otros que son nuevos en el evangelio.

La Iglesia de Jesucristo tiene un clero laico. Es decir, no hay sacerdotes capacitados, profesionales o pastores para dirigir congregaciones o administrar los asuntos de la Iglesia. Como en los tiempos de Cristo y Sus apóstoles y setentas originales, a las personas se les llama a partir de su vocación terrenal y se les enseña por el Espíritu Santo a cómo servir y a conducirse en el reino. Esto significa que los miembros laicos son “llamados” por los que tienen autoridad sobre ellos (que son llamados también a posiciones de servicio) para servir en una posición temporal. Durante toda la vida, un miembro de la Iglesia de Jesucristo habrá dado sermones, enseñado clases, organizado actividades planificadas, habrá trabajado con los niños y los jóvenes y ejercido el liderazgo en diversas formas. En muchas partes del mundo, donde hay pocos miembros de la Iglesia SUD, la gente no sabe lo suficiente como para servir bien. Ellos son principiantes y necesitan ayuda para empezar. Los misioneros mayores están ahí para ayudar.

Pareja-de-misioneros-adultos-mormones“Los misioneros de servicio”, de los cuales hay más de 20.000 personas en un momento dado, pueden servir localmente cerca de sus casas o en lugares lejanos, a tiempo parcial o a tiempo completo. A partir del 2012, el más antiguo misionero de servicio en la Iglesia tenía 98 años de edad. Obviamente, no hay límite de edad. Sin embargo, los misioneros mayores de tiempo completo necesitan tener una buena salud física, un buen bienestar familiar y un buen bienestar financiero para ser llamado al servicio en lugares en todo el mundo. Sirven seis, doce, dieciocho o veinte y tres meses, y muchos sirven múltiples misiones mormonas. Pasan poco tiempo en un Centro de Capacitación Misional antes de ir al campo misional. Los misioneros mayores no están llamados a hacer proselitismo. Hay Misioneros de Educación de la Iglesia, Misioneros de Asuntos Públicos, Misioneros de Ayuda Humanitaria, y Misioneros de Apoyo a Líderes-miembros, entre otros.

Mi marido y yo tenemos 71 y 66 años, respectivamente, y que estamos sirviendo como misioneros de apoyo a los líderes-miembros en el sureste de Asia. Nuestra misión está llegando cerca a su final y tendrá una duración de 18 meses. Nuestro número de miembros locales es un poco más de 100 y son principalmente de origen chino e indio, después de haber practicado el budismo, el taoísmo, el hinduismo antes de su conversión a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Nuestra congregación, durante sus 40 años de historia, ha operado en inglés, con traducción y algunas clases y materiales en chino. Esto significa que los miembros de aquí no están sólo empezando a aprender el Evangelio, ellos también están trabajando con los manuales de enseñanza del idioma inglés, después de haber sido llamados a ser maestros – algo que nunca imaginé que pudieran hacer. Uno de nuestras queridas miembros mujeres en realidad ha tenido experiencia en la enseñanza en las escuelas públicas, pero ella enseña por repetición. Nosotros enseñamos por el espíritu. Se le pidió a ella enseñar una clase para los jóvenes en el Antiguo Testamento, que nunca había leído y de la que ella no sabía nada. Mi marido y yo fuimos capaces de ser sus capacitadores en la enseñanza por el espíritu, enseñando a personas en lugar de enseñar el material, a dominar el Antiguo Testamento y comprender el contexto cultural del antiguo Medio Oriente. Ella ahora está creciendo cada vez más, y está enseñando el Nuevo Testamento.

Recientemente, un hombre de la congregación fue llamado a ser su presidente. Él servirá en esta capacidad cerca de 5 años, y él apenas tiene una idea de la cantidad de trabajo que este llamamiento implica. Mi esposo está ayudándolo a establecerse, ayudándolo a aprender lo que se espera de él y a enseñarle cómo hacerlo. Él también enseñará al nuevo presidente de rama a llamar a otros como consejeros, secretarios, maestros y líderes auxiliares para mantener las cosas en marcha a buen ritmo. La emoción está en observar a estos miembros crecer espiritualmente y ver sus talentos expandirse a medida que ellos sirven.

Como misioneros mayores, somos también una influencia de sostén para los misioneros jóvenes en nuestra área. Ellos están muy lejos de casa, la mayoría lo están por primera vez. Ellos hablan un idioma extranjero. Somos su abuelo y abuela locales mientras ellos están lejos de sus padres.

Servir en una misión mormona para mayores ha sido muy gratificante para nosotros. Hemos encontrado muchas maneras de compartir no sólo el conocimiento del Evangelio,  sino el conocimiento del mundo también. La costura, la salud, incluso la reparación de bicicletas. Servir en el reino de Dios beneficia a todos. El servido, y aquellos a quienes se les presta el servicio.

Y he aquí, os digo estas cosas para que aprendáis sabiduría; para que sepáis que cuando os halláis al servicio de vuestros semejantes, sólo estáis al servicio de vuestro Dios (Mosíah 2:17).

 Recursos adicionales:

Jesucristo, Señor y Salvador

Templos mormones

Historia mormona

Este artículo fue escrito por

Gale –

Gale es la Directora Ejecutiva para la Fundación Para lo Mejor. Ella es una conversa de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Etiquetas: Libro de Mormón, Iglesia de Jesucristo, Misioneros, Creencias Mormonas, Iglesia Mormona, Doctrina Mormona, Fe Mormona, Misioneros Mormones, Biblia Mormona, Religión Mormona, Enseñanzas Mormonas,  Mormonismo

 

| Misioneros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *