¿Cómo podría darle el mejor recibimiento a mi misionero?

mejor recibimiento a mi misionero

Recuerdo mirar por la ventana y observar un paisaje, que aunque era familiar, al mismo tiempo era un territorio desconocido; el momento había llegado para bajar del avión y oficialmente me convertiría en un “Misionero Retornado”.

Al bajar del avión o del buss

El descenso fue tranquilo: busqué mis maletas y me dirigí a la salida. Entre las miradas, divisé las de mis familiares. Sin embargo, hubo algo que captó mi atención mucho más que cualquier otra cosa; un cartel con una frase muy particular que decía: “Welcome to the jungle” (Bienvenido a la jungla)

mejor recibimiento a mi misionero

Este mensaje tan simpático me ayudo a reconocer que una nueva aventura estaba por empezar. Considerando que el contexto de cada misionero retornado es distinto, se puede decir que existen algunas ideas en común que podrían ayudar a los familiares, amigos, líderes y/o seres queridos a hacer de esta transición una experiencia única y especial. Aquí les comparto algunas de ellas:

Los carteles son buenos pero hay algo mejor que eso

Un cartel y unos globos pueden ser suficientes como para que el misionero reconozca a donde debe ir sin perderse; aunque hay que reconocer que  el perderse es algo poco probable. A pesar de estar ya en casa, ellos siguen siendo representantes del Señor y merecen el debido respeto hasta el momento de ser relevados.

mejor recibimiento a mi misionero

Puede también que el hermano o hermana esté llegando con otros misioneros los cuales no corran con la misma suerte de tener un recibimiento de tal magnitud. Un abrazo y un saludo pueden marcar la diferencia y definitivamente el abrazo de mis seres queridos, fue la mejor parte.

El uso de fotografías

Tomar fotos con el celular y ponerlas en las redes sociales es una gran idea para compartir el gozo de recibir a nuestros misioneros. Pero cuan especial sería imprimir aquellos momentos y hacerlos durar en el tiempo. Sé de algunas personas que quisieran mostrar sus fotografías del regreso a casa, pero no cuentan con algún registro. Planifiquen como actividad familiar el crear un álbum de aquel día.

Una dulce noche de hogar

Podría ser en una noche de hogar o una actividad, un domingo por la tarde. Esto les permitirá fortalecer sus lazos familiares y seguir creando maravillosos momentos. Los amigos, el barrio o rama se pueden unir para hacer lo mismo por aquellos hermanos que se encuentren solos; un pequeño detalle con un significado muy especial.

mejor recibimiento a mi misionero

 

No olvides darle su espacio

Cuando fui relevado lo primero que pensé fue que quería descansar después de un viaje tan largo y ¡Sí que fue un viaje largo! Fueron un par de años llenos  de experiencias las cuales no se pueden resumir en un día.

Es muy importante tener ese espacio para meditar, mas ¡No se preocupen! No tomará mucho tiempo antes de que el misionero retornado este compartiendo todas sus historias y planes para el futuro. Esto puede ser afrontado con algo que  quizás no sea muy relevante pero puede causar una gran diferencia en el primer día en casa. Como dice el dicho: “Barriga llena, corazón contento”. Nada como tu plato favorito de comida, preparado con mucho amor.

¡Una rica comida!

Al igual que el alimento temporal, el alimento espiritual debe ser de igual o mayor deleite para el alma. El  vivir el evangelio en su plenitud, es de suma importancia. Las oraciones familiares, el estudio diario de las escrituras, la observancia del día de reposo, las visitas al templo y las noches de hogar, son actividades que deben ser atesoradas por cada miembro de la familia. De esta manera serán capaces de obtener el equilibrio necesario para enfrentar al mundo.

Tengamos presentes a los misioneros que no tendrán muchas buenas

Y por último hay misioneros lo cuales no viven la experiencia de ser recibidos en un aeropuerto por sus seres queridos. Sin embargo, el Señor les tiene preparado algo muy especial. Una gran familia. Todos nosotros somos hermanos y es un deber nuestro brindar amor y velar por aquellos que más lo necesitan.

mejor recibimiento a mi misionero

Sin importar dónde y en qué medio de transporte el misionero retorne, los primeros días en casa son únicos. Me siento muy agradecido por el esfuerzo que hizo mi familia para que me sintiera cómodo y a gusto en mi hogar. A mis líderes y barrio por la guía y amor que me brindaron. Aquellos fueron días que nunca podré olvidar.

 

| Misioneros
Publicado por: *Gabriel Dávila
Gabriel se dedica a la fotografía y producción de videos. Ama la música, la fotografía y la cocina.
Cómo un hombre está combatiendo el cáncer al servir a los...
La cosa que más me gusta de los mormones
La cosa que más me gusta de los mormones

Deja un comentario*

comment_before*