6 cosas extrañas que todo misionero experimentó en su misión

misionero

Si serviste en una misión para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, definitivamente tienes algunas historias interesantes que contar.

Cada misión es única, pero casi todos los misioneros que conozco tienen historias en común. ¡Echa un vistazo a esta lista de cosas extrañas de la misión!

Un armario con sorpresas

También te puede interesar : Mira lo que hizo este misionero para compartir el evangelio en plena pandemia

¿Conoces “el armario” en cada departamento misional? Cada armario guardaba algún tesoro que olvidó algún misionero o hermana anterior.

Mi esposo me contó que encontró una espada en su armario. En mi caso, yo encontré rompecabezas, manuales antiguos e incluso diarios.

Siempre fue una aventura ver el interior de un armario y estoy segura de que todo misionero ha encontrado una o dos cosas extrañas en el suyo.

Comidas instantáneas

A veces, cuando estaba en la misión, me quedaba sin ideas para saber qué cocinar.

Una noche, eché un vistazo a mi alacena, tomé una lata de frijoles verdes, los puse en un bol con un poco de mantequilla, calenté la comida y ¡la cena estaba lista!

Quizás no preparé los mejores platillos, pero logré sobrevivir.

Cuando estuviste en tu misión, ¿cuál fue la comida más extraña que preparaste?

Comidas extrañas

Realmente, creo que esto es algo que todos los misioneros han experimentado.

Con tantas personas que nos dieron la cena, es inevitable que en algún momento te hayan dado una comida “interesante”.

Yo serví en los Estados Unidos y nunca imaginé que me esperaran comidas extrañas. ¡Me equivoqué! En una oportunidad, me sirvieron carne de búfalo. Me pregunto cómo habría sabido esa carne si hubiera estado bien cocida.

Y, a ti, ¿qué comidas extrañas te sirvieron?

Orar en lugares inimaginables

oración

Cuando les pedí a algunos amigos ideas para este artículo, casi todos mencionaron algo sobre orar con extraños.

Escuché historias sobre orar a través de una ventanilla, en callejones oscuros y en medio de intersecciones concurridas.

¿Cuál fue el lugar más extraño en el que oraste por alguien?

Caminatas de esperanza

Seguro te fue difícil programar citas de 8 a 9 p.m., ¿verdad?

Siempre que este bloque de tiempo estaba disponible, mi compañera y yo salíamos a caminar cerca de nuestro departamento con la esperanza de encontrar un nuevo amigo al que enseñar.

¿Tuviste algún milagro al hacer tu caminata de esperanza?

Abrazos

¿Cómo podríamos olvidarnos de la vergüenza sin fin cuando alguien del sexo opuesto se acercaba a darnos un abrazo? ¡Qué tiempos!

En el caso de los misioneros, generalmente una dulce anciana se acercaba a mostrarles un poco de afecto. Pero, casi nunca nadie supo cómo manejar esa situación.

¿Tienes alguna buena historia de cuando tuviste que esquivar un abrazo?

Estoy segura de que podría seguir esta lista. ¿Cuál de estas cosas tuviste la suerte de no experimentar? ¿Qué historias extrañas viviste en tu misión? ¡Nos encantaría saber de esas historias! ¡Compártelas en los comentarios!

Fuente: Third Hour

| Misioneros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *