Cómo recibir a los misioneros retornados al estilo COVID-19

misioneros retornados

Imagina que tu hijo regresa a casa de su misión y no puedes saludarlo en el aeropuerto con un abrazo. Imagina conversar con tu familia para decidir quién será la única persona que recogerá a tu hijo porque no está permitido que toda la familia vaya al recogerlo.

Por loco que parezca, esta es la realidad actual para los misioneros que regresan en este tiempo.

Debido al estado actual del mundo y la propagación de COVID-19, la Iglesia de Jesucristo ha establecido muchas pautas, que incluyen no reunirse para actividades y reuniones de la Iglesia, el lugar y la forma de ver la Conferencia General, y regresar a los misioneros a sus países de origen.

Si bien regresar a casa después de la misión es una experiencia muy emotiva, las circunstancias actuales se suman a la naturaleza conmovedora de esta situación.

También te puede interesar: Élder Holland: Las cosas ya están en camino de estar bien. Estamos en manos muy seguras y amorosas

¿Qué pasó en Salt Lake City?

Más de 1,600 misioneros llegaron a Salt Lake City el domingo 22 de marzo desde Filipinas, con rumbo a diferentes lugares de los Estados Unidos y Canadá. El gobierno de Filipino ordenó a todos los extranjeros que abandonaran el país debido a la pandemia de coronavirus.

Las familias de los misioneros recibieron instrucciones específicas de la Iglesia:

“Los padres o tutores deben ir al aeropuerto solos al reunirse con un misionero retornado y practicar un distanciamiento social seguro mientras estén allí.”

misioneros regresan a casa por el coronavirus

El gobierno de los Estados Unidos ha dejado en claro que el distanciamiento social significa reunirse en grupos de no más de 10 personas y mantener al menos una distancia de un metro entre una persona y otra.

Desafortunadamente, la emoción de recibir a los misioneros retornados significó que todas las prácticas seguras de distanciamiento social se fueran por la ventana.

Aunque los funcionarios del aeropuerto pidieron a las familias que permanecieran en sus autos, se formó rápidamente una fila de personas con globos y carteles en la mano.

misionero retornado

Los funcionarios gritaban el nombre de un misionero cuando él o ella ingresaba al estacionamiento. Entonces un miembro de la familia se acercaba a recibirlos.

Es comprensible, estos misioneros viven circunstancias únicas. No podrán dar un discurso de bienvenida. Uno puede pensar que lo menos que deberían tener estos misioneros es un recibimiento normal en el aeropuerto, ¿verdad?

Sin embargo, cuando es lo mismo que sienten todas las familias de los misioneros retornados, esto puede convertirse en un problema de gran magnitud.

Sé que estos misioneros tal vez piensen que son invencibles; este virus parece “no estar dirigido” a personas de su edad y han estado haciendo la obra del Señor. Pero estos no son tiempos normales, y muchos de estos misioneros no son conscientes de la gravedad de la situación actual.

¿Cuáles son las prácticas seguras al recibir a un misionero retornado?

En el futuro, la Iglesia ha dicho que solo los padres deben ir al aeropuerto a recoger a sus misioneros. No abuelos, hermanos menores o amigos de la familia.

Se espera que miles de misioneros regresen a casa en las próximas semanas en todo el mundo.

Asimismo, el aeropuerto de Salt Lake City anunció que tendrían reglas más estrictas con respecto a los misioneros retornados en medio de la crisis COVID-19. 

Necesitamos ser conscientes y sensibles con nuestro prójimo. Servir en una misión no le da a una persona algún tipo de inmunidad especial contra la propagación de un virus que tomado la vida de personas vulnerables.

misioneros regresan a casa debido al coronavirus

Las familias pueden pedirle a sus amigos que envíen cartas físicas, dejar carteles de bienvenida en casa del misionero o compartir sus buenos deseos a través del uso de la tecnología una vez que el misionero se encuentre en casa. 

Puedes grabar a tu misionero en el aeropuerto y compartirlo a través de las redes sociales. Utiliza la tecnología que tengas disponible. Asegúrate de que tu misionero sepa que es amado y cuidado. 

Al hacer esto, podemos asegurarnos de que cada misionero regrese a casa de manera segura, a la vez que ayudamos a limitar la propagación de este virus mortal y cuidamos de nuestro prójimo.

¿Tienes alguna otra idea que se pueda practicar al recibir a un misionero sin dejar de practicar el distanciamiento social? Comparte con nosotros en los comentarios.

Este artículo fue escrito originalmente por Madi Wickham y fue publicado originalmente por thirdhour.org bajo el título “How to Greet Returned Missionaries COVID-19 Style

| Misioneros
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Graduada de Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
preparación para el templo
Opinión: ¿Por qué usamos nuestra mejor ropa de domingo para adorar...
Cómo la pandemia del COVID-19 ha unido más a las familias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *