Pdte. Oaks: Los cambios debido a la pandemia deben verse como ventajas de refinamiento

El viernes 25 de junio, durante el Seminario para Nuevos Líderes de Misión 2021, el presidente Dallin H. Oaks compartió un inspirador discurso acerca de cómo debemos ver la pandemia como una oportunidad para refinarnos y seguir trabajando en la obra misional.

“La singularidad de este momento en la historia del mundo no cambia los fundamentos necesarios para dirigir la obra misional”, dijo.

Al seminario asistieron los 109 nuevos presidentes de misión con sus esposas.

La oposición no es un tema nuevo

También te puede interesar“Amar, Compartir, Invitar”: La nueva dinámica de la obra misional

La pandemia no es el único desafío para la obra misional en la actualidad.

El presidente Oaks dijo que hay “muchos otros desafíos” y esta no es una situación nueva.

Enfatizó que los líderes necesitan conocer los desafíos que enfrentan sus misioneros.

“Familiarícense con la oposición más actual que enfrentan sus jóvenes misioneros, el tipo de cosas que les preocupan más”, dijo.

misioneros

Esa oposición no solo la enfrentan los misioneros.

“Un desafío general para todos nosotros es comprender y vivir los principios del evangelio, a pesar de la oposición de las personas y los valores del mundo”.

La Iglesia y sus doctrinas no se ajustarán a los deseos actuales de quienes no son miembros de la Iglesia, dijo el presidente Oaks, citando al presidente Joseph F. Smith.

Por esa razón, es importante tener motivos puros al compartir el evangelio.

“El motivo con el que los misioneros enseñan será evidente para muchos de sus contactos. Si esos motivos son puros, animarán a las personas a escuchar”, dijo.

¿Cuál es ese motivo?

bondad

“Necesitamos ser claros sobre nuestro verdadero motivo en nuestras responsabilidades misionales: Bendecir la vida de los hijos de nuestro Padre Celestial, a quienes amamos”, dijo el presidente Oaks.

Ese motivo es diferente al de bautizar estrictamente a mucha gente.

“Deseamos que nuestros esfuerzos misionales produzcan un progreso real, lo que significa traer personas a la Iglesia y nutrirlas para que desarrollen relaciones significativas con su Salvador y los miembros”.

El presidente Oaks dijo que la Iglesia debe ser más eficaz en sus esfuerzos misionales entre los miembros.

Foto: Church News

Los miembros no deben juzgar por sí mismos si un amigo o vecino está listo para recibir el evangelio.

“El Señor conoce el corazón de todos Sus hijos y si oramos constantemente en busca de inspiración, Él nos ayudará”.

Esa oración constante requiere la voluntad de actuar, dijo el presidente Oaks.

“Para que sean más eficaces, las oraciones por este tipo de inspiración deben demostrar ‘verdadera intención’ al prometerle al Señor que, si Él los inspira a hablar con alguien sobre el Evangelio restaurado, lo harán”.

Fuente: Church News

| Misioneros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *