Deja de molestar a otras personas sobre si van a ir a una misión

ir una misión mormona

Hay algo cultural dentro de la iglesia en el que otros miembros piensan que es su asunto si tu hijo va a la misión o no. Generalmente, cuando un chico cumple 18 años en la iglesia, un enjambre de gente se precipita y comienza a bombardear al joven y a los padres con preguntas como “¿cuándo te vas de misión Johnny?” O “¿por qué no estás en una misión? “Aunque probablemente no se pretende, las preguntas generalmente hacen que el receptor se sienta incómodo y fuera de lugar.

No creo que nadie se propusiera avergonzar a alguien malvadamente o “ponerlos en su sitio”, pero realmente no es de su incumbencia cuando y cómo alguien decide ir a una misión. Tenemos que ser más conscientes sobre cómo las decisiones importantes de la vida pueden estar afectando a otras personas.

ir a una misión mormona

Decidir servir en una misión no es una decisión fácil. De mi propia vida. No serví una misión hasta que tuve 22 años. Tenía gente que me preguntó por 3 años porqué no estaba en una misión, y cada vez que alguien me preguntó sobre eso, me hacía querer ir menos. Sólo quería gritar … ¡Dejen de molestarme! Así que en su lugar, me esfumé durante 3 años. No estoy diciendo que fue culpa de otras personas. No puedo culpar a otros de mi dilación … pero lo que estoy diciendo es, que no ayudó.

Ir a una misión

Cuando finalmente decidí ir a una misión, no tuvo nada que ver con los miembros aleatorios de la iglesia que lanzaban indirectas de culpa por mi camino. Tuvo todo que ver con el espíritu que intervino en mí con el tiempo. Tuvo todo que ver conmigo observando a los miembros y los misioneros retornados que eran felices, que compartieron su testimonio de trabajo misional, y que dejaron que sus acciones hablaran por la eficacia y la validez del trabajo que realizaron.

Según David O. McKay,

“El hombre es un ser espiritual, un alma, y ​​en algún período de su vida todos son poseídos con un deseo irresistible de conocer su relación con lo infinito. Hay algo dentro de él que le insta a elevarse por encima de sí mismo, a controlar su entorno, a dominar el cuerpo y todas las cosas físicas y vivir en un mundo más elevado y más hermoso” (David O. McKay, Conference Report, octubre de 1928, 37).

Eso ocurrió dentro de mí.

Hechos 17:27 dijo que Dios “no está lejos de cada uno de nosotros“, sin importar dónde estemos en nuestras vidas. Tuve que escuchar esos impulsos, buscar a Dios, y hacer un cambio. Nadie más podría hacerlo por mí y ninguna cantidad de preguntas de personas aleatorias “preocupadas” iban a ayudar. Una mamá, un papá, una abuela, un obispo – estaban en su derecho de darme un empujón amoroso o algún estímulo positivo. Pero otros … no.

Lo único que podría ser peor que molestar a un joven para ir a una misión es molestar a su mamá o papá. Mamá y papá llevan todo el proceso mucho más difícil que el joven. Porque, para ellos, cuando otros miembros de la iglesia se acercan y les preguntan por qué su hijo o hija no está en una misión, lo toman como un reflejo sobre ellos como padres. Como si no vivieran con rectitud o criaran a sus hijos suficientemente bien porque su hijo no está en una misión todavía. La gente comienza a asumir cosas que no necesitan asumir. Comienzan a decir chismes donde los chismes no necesitan ser iniciados.

ir a una misión mormona

Mi misión significaba todo para mí. Fui cuando estuve listo. Cuando tenía 19 años, no estaba listo. Mi obispo lo sabía. Mis padres lo sabían. Y yo lo sabía. Nadie más lo sabía porque no conocían mi situación. Había miles de jóvenes que fueron capaces de salir en sus misiones cuando tenían 19 porque estaban más preparados que yo. Aplaudo a esos jóvenes por llegar a ese punto antes de que yo pudiera hacerlo. Pero … ninguna cantidad de especulación, cuestionamiento o persuasión alguna vez convertirá a un joven desprevenido en un gran misionero. Y no quería ser un misionero mediocre ni siquiera un buen misionero. Quería ser un gran misionero. Así que me preparé para ponerme al día con todos los otros que ya estaban en el campo. Y luego me fui.

Por lo tanto, dejen de molestar a los padres y a sus hijos acerca de su estado misional. Podemos estar seguros de que ya lo está sopesando en sus mentes. Si realmente quieres ayudar, encuentra maneras de ejemplificar el espíritu misional y magnificar las bendiciones que fluyen de un acto de sacrificio y desinterés de dos años de servicio.

Este artículo fue escrito originalmente por Greg Trimble y fue publicado en ldsliving.com, con el título “Quit Bugging Other People About Whether They’re Going To Go On A Mission” Español © 2017

| Misioneros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *