Misionero que fue baleado: No tengo miedo de morir. Si eso pasa, sé a dónde iré

Elder-Michael-Fauber - misionero abaleado

Días después de recibir múltiples disparos, el élder M. Michael Fauber se comunicó con su padres a través de notas escritas ya que todavía no podía hablar debido a un tubo de respiración insertado en su garganta. 

David y Rachel Fauber de Ohio pudieron comunicarse con su hijo cuando los médicos bajaron sus sedantes después de las dos cirugías a las que fue intervenido el joven misionero al día siguiente del tiroteo.

“Solo estábamos hablando de lo que había pasado y de que no tenía miedo”, dijo el padre. “Me preguntó: ‘¿Voy a morir?’ Y le dije: “No lo creo. ¿Tienes miedo? Él respondió: “No. si eso pasa, sé a dónde iré”.

“Para mí, eso es lo que significa la fe en Cristo”, dijo su padre, David M. Fauber.

El misionero ofreció su testimonio minutos antes de ser baleado

El joven de 18 años de Dayton, Ohio, que sirve en la Misión Alabama Birmingham, fue hospitalizado después de recibir múltiples disparos el viernes 3 de diciembre por la noche.

El presidente de la Misión Alabama Birmingham, Chad W. Allred dijo a los Fauber que segundos antes del incidente de las 8:30 p.m., su hijo testificó “al joven que terminó disparándole sobre el Salvador y sobre la veracidad del Libro de Mormón”.

misionero baleado

Elder M. Michael Fauber junto a su presidente de Misión y la esposa de su presidente. Fotografía: The Church News.

Los primeros auxilios y una poderosa bendición de salud

La familia expresó su agradecimiento a los otros misioneros en la escena que administraron primeros auxilios y una bendición del sacerdocio al élder caído. “Ellos supieron qué hacer para ayudar a detener el sangrado y ayudarlo a llegar al hospital”, dijo David Fauber.

El misionero fue llevado al Hospital de la UAB, y fue sometido a tres cirugías durante tantos días para abordar sus lesiones, que podrían haber sido fatales.

El élder Fauber fue alcanzado por cuatro balas en el tiroteo. “Dos de las balas lo golpearon en el lado derecho de su pecho”, dijo David Fauber. “Si hubieran estado del lado izquierdo, le habrían golpeado el corazón, y ese habría sido el final de eso”.

En realidad fueron 5 impactos de bala

Además, los médicos quedaron perplejos durante varios días por un rasguño en la cabeza del misionero, sabiendo que no se había golpeado la cabeza después de recibir los disparos y caer al suelo. Un examen más minucioso reveló el lunes que era una quinta bala que raspó la cabeza, dijo David Fauber.

“Si eso hubiera pasado un par de pulgadas más, eso también habría sido fatal”.

Otros milagros

Otro milagro para los Fauber fue cómo recibieron la noticia del tiroteo cuando recibieron la llamada del presidente Allred el viernes por la noche. 

David Fauber describió un “sentido de paz” subsiguiente, después de que el presidente de misión dijera que “ha habido un incidente en el que su hijo recibió un disparo”.

“No hubo lágrimas, ni miedo, ni desesperación”, dijo el padre. “Por supuesto, preferiríamos que viviera, pero si muriera, moriría sirviendo al Señor”.

La madre del misioneros, Rachel Fauber ha sentido una sensación de consuelo, “solo siento la fuerza para superar todos los días, una cosa y la siguiente y la siguiente después de eso. Acaban de sacarle el tubo de respiración, y ahora hay algo nuevo de lo que tienen que ocuparse”.

El élder Fauber comenzó su misión con entrenamiento en casa a principios de julio antes de llegar a la misión de Birmingham a finales de ese mes. Se había graduado de la escuela secundaria el mes anterior a su llamado a servir.

La familia expresó su aprecio por el amor y la preocupación mostrados por los Santos de los Últimos Días y otros, en Birmingham, Dayton y en todo el mundo, que van desde una tarjeta que queda en su puerta con dinero para ayudar con los gastos hasta miles de correos electrónicos y mensajes de texto.

“Hemos recibido mensajes de todo el mundo, personas que nos dicen que estaban ayunando y orando por él y por nosotros el domingo pasado en su barrio o estaca”, dijo David Fauber.

“Dondequiera que fuéramos, había personas que entendían nuestra situación y estaban allí para ayudar, ángeles a este lado del velo. Había gente en los lugares correctos y en los momentos adecuados para ayudar”.

Los padres se han quedado en la casa de la misión, con acceso a comidas y transporte a través de los líderes de la misión y los miembros locales y también están recibiendo un gran tratamiento en el hospital.

El cirujano que atendió al joven baleado es misionero retornado

Algunos de los profesionales médicos que están atendiendo al élder Fauber tuvieron un mayor aprecio por el paciente, sabiendo de su condición como misionero.

Rachel Fauber dijo que la familia se enteró de que el cirujano traumatólogo principal que asistió por primera vez al élder Fauber es un misionero retornado, al igual que el anestesiólogo del lunes. Además, un neurocirujano Santo de los Últimos Días ayudó a aconsejar y dirigir al presidente de la misión en los primeros esfuerzos el viernes por la noche, agregó. “Estamos agradecidos por su apoyo”.

El cirujano principal, dijo David Fauber, había servido en una misión en Houston, Texas, hace años. “Mencionó que cuando Michael entró, vio el daño y no se veía bien. Estaba un llorando y dijo: “Recordé mi misión, y esto realmente me afectó”.

A partir del mediodía del martes, el élder Fauber ahora está sin el tubo de respiración: alerta, atento, sensible y hablando con voz áspera y dolor de garganta debido a la inserción del tubo durante varios días.

David y Rachel Fauber saben que la recuperación de su hijo será larga.

David Fauber declaró: “Todavía no está completamente fuera de peligro, y los médicos tienen la esperanza de que va a tener una buena recuperación. Pero si lo hace o no no cambia la forma en que nos sentimos sobre el Salvador o el evangelio”.

¿Quién fue el sujeto que disparó?

La investigación sobre el tiroteo por parte del Departamento del Sheriff del Condado de Jefferson continúa. Las autoridades están siguiendo las descripciones físicas del tirador proporcionadas por los testigos en el centro de reuniones.

“Tenemos buena información que creemos que nos llevará con el sospechoso”, dijo el subjefe David Agee a AL.com el lunes. “Tenemos evidencia de que los detectives están haciendo un seguimiento”.

El individuo había entrado en el gimnasio y jugado un par de partidos de baloncesto con el grupo. Luego, sin provocar, el pistolero, que no había sido visto por testigos en ninguna actividad semanal anterior en el edificio, comenzó a disparar antes de huir en un vehículo.

Nadie más resultó herido. Se ha proporcionado asesoramiento a los otros dos misioneros y a cualquier otra persona en la escena.

Nuestras oraciones continuan por el élder Fauber y todos los misioneros en el mundo.

 

Fuente: The Church News

| Misioneros, trending

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *