Aunque sabes que tu hijo o hija está haciendo lo correcto, es inevitable sentir nostalgia con tan solo pensar que no lo verás por dos o año y medio. Es difícil saber que él o ella pondrá en pausa todos sus proyectos para servir en una misión de tiempo completo.

 

Claudio y Paulo Gallardo

Recientemente, una madre en la misma situación que tú, levantó la mano e hizo la siguiente pregunta a una autoridad general: “¿Qué puedo hacer  para que como  familia no extrañemos a nuestro futuro misionero?”

 

Tal como lo reporta Sala de Prensa en México, el Élder L. Whitney Clayton respondió que el servicio misional nos ayuda a comprender el gran sacrificio que hizo el Padre Celestial cuando envió al mundo a su hijo Jesucristo.

“Nuestro Padre Celestial también mandó a su hijo para cumplir una misión en esta tierra. Su misión fue mucho más difícil que la misión que nuestros hijos sirven y ese día en que el hijo de Dios salió del mundo eterno para venir a este mundo tendría que haber sido un día muy difícil porque el Padre bien sabía lo que iba a pasar y lo que le iba a suceder a su hijo.

El mandar a nuestros hijos, si lo pensamos bien, a servir a una misión nos ayuda a entender mejor el sacrificio que hizo Jesucristo, y el sacrificio que hizo también nuestro Padre al enviar a su hijo a este mundo”, dijo el Élder Clayton.

misioneros

Recibirán bendiciones al enviar a sus hijos a la misión

Al consejo del élder Clayton, se sumó en consejo del élder Rafael E. Pino:

“Ustedes recibirán bendiciones por permitir que su hijo vaya a dedicar este tiempo al Señor y él también será bendecido por separarse por un tiempo de sus padres y sus hermanos.

Después de un tiempo, usted va a decir ‘ojalá que no regrese todavía’ pero es porque habrá visto su crecimiento y cuando uno ve que los hijos progresan uno quiere que sigan progresando y eso representa la misión para los jóvenes, un tiempo de crecimiento espiritual y de madurez”.

misioneros llamar familias

Con todo lo comentado por estos sabios líderes, los padres pueden sentirse privilegiados y agradecidos por preparar y ofrecer a sus hijos para que sirvan como representantes de Jesucristo.

 

 

Fuente: Sala de Prensa en México