La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se une a otras organizaciones comunitarias para responder a quienes experimentan la falta de vivienda. La semana pasada, los líderes de la Iglesia aprobaron una donación de 10 millones de dólares para contribuir a la construcción y el desarrollo de viviendas adicionales en el valle de Salt Lake para aquellos en gran necesidad.

Los fondos para esta donación provienen del Fondo de Ayuda Humanitaria de la Iglesia, que proviene de las generosas contribuciones voluntarias de los miembros de la Iglesia que han designado su donación para fines humanitarios.

“La falta de vivienda afecta a todos los sectores de nuestras comunidades”, dijo el obispo Gérald Caussé, obispo presidente de la Iglesia. “En todo el mundo, unimos nuestras manos y corazones con docenas de socios dedicados a aliviar el sufrimiento en sus respectivas comunidades, y en el proceso señalamos a las personas hacia una mayor autosuficiencia”.

Durante 30 años, la organización sin fines de lucro Shelter the Homeless ha estado coordinando esfuerzos para ayudar a personas y familias sin hogar en Salt Lake City. La donación de la Iglesia les permitirá lograr mejores resultados y, en última instancia, ayudar a las personas con problemas de vivienda a elevar sus circunstancias personales.

La Iglesia se asocia con numerosas organizaciones que comparten el deseo de cuidar a los pobres y a los necesitados buscando formas de apoyar este esfuerzo. Por ejemplo, las discusiones están en curso con respecto a la tienda Deseret Industries en 130 East y 700 South en Salt Lake City. La Iglesia ha ofrecido a la ciudad la opción de comprar esta propiedad para ser utilizada como un futuro centro de recursos para personas sin hogar.

 

 

 

Fuente: mormonnewsroom.org