¿El mormonismo sigue creciendo? 5 datos sobre el crecimiento y la disminución de los Santos de los Últimos Días

La Conferencia General de abril de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es históricamente el momento del año en que la organización publica sus informes estadísticos sobre el número de miembros, el servicio misional y los nuevos templos del año anterior.

Imagen: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

En el informe de este 2021, uno de los principales hallazgos es que, como se esperaba, el COVID-19 ha puesto un freno a cada medida de crecimiento que no estaba totalmente bajo el control directo de la iglesia. En otras palabras, todas las mediciones están disminuyendo, excepto el número de nuevos templos que la iglesia está construyendo o planeando. Sin embargo, a juzgar por lo que ocurre con otras religiones cristianas en el mundo, podría haber sido mucho peor.

Aquí hay cinco puntos importantes sobre el crecimiento de los Santos de los Últimos Días en todo el mundo durante el 2021.

1. La iglesia en su conjunto sigue creciendo, pero el ritmo de crecimiento sigue disminuyendo

En una época en la que otras iglesias cristianas están informando de pérdidas reales de miembros, el mormonismo se encuentra en territorio positivo, a pesar del COVID-19. En EE.UU., por ejemplo, los bautistas del sur tienen 2 millones de personas menos en las listas que en 2006. Dentro de este entorno desafiante, la Iglesia de Jesucristo sigue creciendo en todo el mundo e incluso dentro de los EE.UU., aunque mucho más lentamente que en el pasado.

élder soares

Créditos: Ale Borge para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

En 2021, la Iglesia en todo el mundo reportó un crecimiento ligeramente inferior al 1%. La buena noticia, desde la perspectiva de la fe misional, es que esto fue una mejora con respecto al sombrío año 2020, cuando el crecimiento fue apenas superior al medio por ciento durante lo peor del cierre durante la pandemia.

La mala noticia es que no fue un rebote tan grande respecto a 2020 como muchos esperaban. La cifra, un 0,85% para ser exactos, parece continuar la desaceleración a largo plazo que ya se estaba produciendo en los años anteriores a la pandemia.

cuadro de membresía

Fuente: RNS Religion News Service.

Según Christian Anderson, un biofísico de Utah que sigue las tendencias de crecimiento de la Iglesia de Jesucristo, más preocupante aún que la disminución de la tasa de crecimiento es el número en bruto de los nuevos miembros que se añaden cada año.

“Las cifras en bruto reales son una caída realmente seria, y parece que va a continuar durante un tiempo”, dijo en una entrevista por Zoom, señalando que la Iglesia no ha añadido tan pocos miembros a sus listas desde la década de 1970. En aquella época, el número total de miembros era sólo una cuarta parte de lo que es ahora (4,17 millones en 1978 frente a 16,8 millones en 2021), por lo que el aumento en bruto representaba una tasa de crecimiento mucho más importante en general.

2. Las principales áreas de crecimiento se encuentran principalmente en África

Para el 2021, la Iglesia ha reanudado su útil práctica de publicar estadísticas por países, por lo que es fácil ver qué regiones del mundo están experimentando el mayor y el menor crecimiento. (La iglesia no proporcionó información país por país para el 2020, el primer año de las interrupciones de COVID-19, por lo que es estupendo ver que esta información vuelve a estar disponible).

primer templo en Africa oriental

Santos de los Últimos Días en África.

Como el investigador Matt Martinich ha señalado en su sitio web de Crecimiento de la Iglesia de Jesucristo, 8 de las 10 principales naciones en términos de crecimiento estaban en África, con el Congo liderando la lista con una tasa de crecimiento del 29,4% en los dos años desde el 2019. Las ubicaciones de los países que están perdiendo miembros son más variables, con algunos en Europa (Bosnia y Herzegovina; Francia), el Caribe (San Cristóbal y Nieves; Granada) y Asia Central (Kazajistán).

En Estados Unidos, el crecimiento se ha reducido esencialmente a la mitad. Estamos viendo una tasa de crecimiento del 0,6% repartida en los dos años, mientras que en cada uno de los dos años anteriores a la pandemia (2018 y 2019), vimos esa misma tasa en el transcurso de un solo año. E incluso eso fue una caída significativa del crecimiento de Estados Unidos de hace una década.

Fuente: RNS Religion News Service.

3. Todavía no hemos visto que los “bebés registrados” repunten hasta los niveles esperados

Una área potencialmente preocupante es el número más bajo de lo esperado de “niños registrados” reportados para el 2021. Esto se refiere a los niños cuyos padres los han “bendecido” como bebés, pero que no serán contados como miembros hasta que sean bautizados después de cumplir 8 años.

Poseedores del sacerdocio ofrecen la ordenanza de Dar nombre y bendecir a un niño.

A nadie le sorprendió que en el 2020, la Iglesia viera una seria caída en el número de niños registrados. Después de todo, las capillas de todo el mundo estuvieron completamente cerradas durante gran parte del año, por lo que muchos padres no pudieron bendecir formalmente a sus hijos en la reunión sacramental.

Algunos padres optaron por bendecir a sus hijos en casa durante la pandemia, pero incluso entonces, existía la duda de cuándo se registraría formalmente dicho ritual en los registros de la Iglesia; muchos aspectos del mantenimiento de registros se vieron interrumpidos por el virus.

Pero las cifras de 2021 todavía no se han puesto al día. De hecho, como señala Martinich, en lugar de que los números de 2021 representen un “doble cohorte”, con el retraso esperado de los bebés de 2020 añadido al número anual habitual, los números de 2021 fueron en realidad más bajos que los de 2019.

4. La fuerza misional ha recibido un golpe

Durante la última Conferencia General anual de la Iglesia, varios oradores enfatizaron la importancia de la obra misional, especialmente para los hombres jóvenes. Y mirando los números, no es de extrañar: En 2019, la iglesia reportó más de 67,000 misioneros de enseñanza (proselitismo) sirviendo alrededor del mundo; en 2021 eso se redujo a solo 54,539.

Anderson se sorprendió de que las cifras de las misiones de 2021 fueran tan bajas. “Esa era la que más esperaba que rebotara”, dijo, pero añadió que es muy posible que en el 2022 muestre un retorno a los niveles pre-pandémicos, si las restricciones de la COVID-19 continúan levantándose.

misioneros en tiempos de COVID

Misioneros en tiempos de COVID. Imagen: The Church News.

“Algunos jóvenes de 18 y 19 años dijeron: ‘Oh, no quiero ir a una misión en la que no vamos a poder salir y hablar con la gente’, y por eso lo pospusieron un año o dos”, dijo. “Puede que aún veamos progresos. Esa es mi respuesta corta. Si el número de misioneros es tan significativamente menor el año siguiente, entonces creo que tenemos un problema”.

5. Más miembros tendrán acceso a los templos que nunca

Por último, una buena noticia para los Santos de los Últimos Días en todo el mundo: Tendrán más posibilidades que nunca en la historia de la Iglesia de vivir cerca de un templo. El presidente Russell M. Nelson sigue anunciando nuevos templos en cada conferencia, incluyendo 17 en la última Conferencia General en lugares tan lejanos como Brazzaville, República del Congo, y Maceió, Brasil.

reapertura de templos

Templo de Sao Paulo, Brasil. Créditos: Jeffrey D. Allred

Con esto, el presidente Nelson llega a un total de 100 nuevos templos anunciados desde que asumió el liderazgo de la denominación en 2018.

 

Fuente: ReligionNews

| Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *