El 26 de febrero, Sala de Prensa en Tokio, Japón compartió un importante comunicado con respecto al coronavirus:

“En respuesta a la solicitud del Gobierno japonés de minimizar el riesgo de propagación del coronavirus, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha suspendido temporalmente los servicios de adoración en todos los centros de reuniones de la iglesia en todo el país.

Los líderes de la iglesia alientan a los miembros a continuar su adoración en sus propios hogares. La cancelación de reuniones en los centros de reuniones de la Iglesia entra en vigencia hoy, 26 de febrero, y se aplica a los 260 centros de reuniones en todo el país. Esto incluye actividades voluntarias misionales como clases de conversación en inglés y servicios de adoración en los templos de Fukuoka y Sapporo.”

 

Fuente: Sala de Presa en Japón