El presidente Nelson recibe la vacuna del COVID-19

presidente Nelson - vacuna COVID19

Ocho líderes de alto nivel de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días recibieron la primera dosis de una vacuna COVID-19, el martes por la mañana en Salt Lake City. Estos líderes califican para la vacuna en Utah porque tienen más de 70 años.

Apóstoles reciben la vacuna del COVID-19

Los trabajadores de la salud, los socorristas y otros receptores de alta prioridad en el estado tuvieron la oportunidad de vacunarse en las últimas semanas.

Apóstoles reciben la vacuna del COVID-19

Los tres miembros de la Primera Presidencia y cinco miembros del Cuórum de los Doce Apóstoles y la mayoría de sus cónyuges recibieron la vacuna: el presidente Russell M. Nelson y su esposa, Wendy; El presidente Dallin H. Oaks y su esposa, Kristen; El presidente Henry B. Eyring; El presidente M. Russell Ballard; El élder Jeffrey R. Holland y su esposa, Patricia; El élder Dieter F. Uchtdorf y su esposa, Harriet; El élder Quentin L. Cook y su esposa, Mary; y el élder D. Todd Christofferson y su esposa, Kathy.

Apóstoles reciben la vacuna del COVID-19

Sobre esta reciente experiencia, el presidente Nelson declaró en sus redes sociales:

“Con la aprobación de nuestro médico, mi esposa, Wendy, y yo fuimos vacunados hoy contra COVID-19. Estamos muy agradecidos. Esta fue la primera semana donde cualquiera de nosotros pudo recibir la vacuna. Estamos agradecidos por los incontables médicos, científicos, investigadores, fabricantes, líderes del gobierno, y otros que han realizado la agotadora labor necesaria para poner esta vacuna a disposición. Hemos orado a menudo por esta ayuda literalmente enviada de Dios.
Como ex cirujano e investigador médico, sé algo del esfuerzo necesario para lograr una hazaña tan notable. La producción de una vacuna segura y eficaz en menos de un año no es nada menos que milagrosa. Yo era un joven cirujano cuando, en 1953, el Dr. Jonas Salk anunció que había desarrollado una vacuna contra la cruel y paralizante enfermedad de la polio. Luego vi el dramático impacto que tuvo la vacuna en la erradicación de la polio, ya que la mayoría de la gente de todo el mundo estaba vacunada.
Durante generaciones, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha donado recursos considerables para poner vacunas a disposición de personas en los países en desarrollo. Las vacunas han ayudado a eliminar enfermedades como difteria y viruela. Mis experiencias profesionales y eclesiásticas me convencen de que las vacunas administradas por profesionales médicos competentes protegen la salud y conservan la vida.
Recibir la vacuna hoy fue parte de nuestros esfuerzos personales para ser buenos ciudadanos globales ayudando a eliminar el COVID-19 del mundo.”
Apóstoles reciben la vacuna del COVID-19

El apoyo de la Iglesia a la inmunización

La Iglesia de Jesucristo ha reconocido la importancia de las vacunas y la inmunización durante décadas. “Instamos a los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días a proteger a sus propios hijos mediante la inmunización”, dijo la Primera Presidencia en 1978 .

Desde 2002, a través de su organización humanitaria Latter-day Saint Charities, la Iglesia ha ayudado a financiar 168 proyectos en 46 países para bendecir a unas 116,819,870 personas.

Latter-day Saint Charities brinda apoyo monetario a destacados socios mundiales de inmunización para obtener y administrar vacunas, monitorear enfermedades, responder a brotes, capacitar a los trabajadores de la salud y desarrollar programas de eliminación y erradicación. Los resultados incluyen más niños inmunizados y menos vidas perdidas por sarampión, rubéola, tétanos materno y neonatal, polio, diarrea, neumonía y fiebre amarilla.

 

Fuente: newsroom.churchofjesuschrist.org

| Noticias, Titulares, trending

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *