Dos estudios publicados por Annals of Internal Medicine la semana pasada, sugieren que el consumo de café se ha “asociado con un menor riesgo de muerte”.

Esto es lo que necesitas saber acerca de los estudios, incluyendo las preguntas que Deseret News hizo al Dr. Richard Gilroy, director médico del programa de trasplante de hígado en el Centro Médico Intermountain, así como a la Dra. Julie M. Metos, directora asociada del departamento de Nutrición y Fisiología Integrativa en la Universidad de Utah, con respecto a las implicaciones de los estudios.

  • El primer estudio encuestó a más de 520.000 personas en 10 países europeos y concluyó que el consumo de café está asociado con un menor riesgo de muerte por diversas causas.
  • Mientras tanto, un segundo estudio examinó la asociación del consumo de café con el riesgo de muerte o por causa específica en las vidas de más de 185.000 personas en poblaciones no blancas en Hawai y Los Ángeles.
  • El segundo estudio coincidió con el primer estudio al encontrar que un mayor consumo de café se asoció con un menor riesgo de muerte en el caso de los encuestados, incluso si el café era descafeinado.

Muchas discusiones han continuado, incluyendo algunas sobre advertencias sobre el estudio en sí, y un refuerzo de otros para enfocarse no en el café, sino en la naciente crisis de obesidad en la nación.

Uno de los autores del estudio, Marc Gunter, reconoció que el estudio podría estar atribuyendo la causalidad sin tener en cuenta otros aspectos del estilo de vida del participante, según CNBC.

“Es plausible que haya algo más detrás de esto que está causando esta relación”, dijo Gunter. “Yo no recomendaría que la gente empiece a ir corriendo a beber mucho café, pero creo que lo que sugiere es que beber café no le hace daño”.

  • No se toma en cuenta la situación financiera de los bebedores de café en comparación con los que no lo beben. “Puede ser que la gente que pueda pagar tres tazas de café al día sea más rica y ese dinero extra, de alguna manera, ayude a proteger su salud”, escribió Smitha Mundasad, de la BBC.
  • No está claro si las personas que evitan el café lo hacen debido a condiciones médicas preexistentes.
  • Aquellos que beben café pueden pasar más tiempo socializando, lo que contribuiría a su bienestar.
  • La BBC señala que, si bien el estudio incluyó a un gran número de personas, “los investigadores excluyeron a cualquier persona que tuviera diabetes, ataques cardíacos o accidente cerebrovascular” desde el principio.
  • Al explorar el estudio, el más reconocido hasta la fecha sobre el tema, el profesor Sir David Spiegelhalter dijo a la BBC que “si las reducciones estimadas de muerte realmente se reducen al café, entonces una taza de café extra cada día extendería la vida de un hombre por alrededor de tres meses y de una mujer por alrededor de un mes en promedio”.

¿Es esta una nueva noticia?

Si bien este es un nuevo estudio, Metos de la Universidad de Utah dice que simplemente reafirma lo que los médicos han creído en los últimos años en términos de, los beneficios del café para la salud, pero dice que “no estaría impresionada por vivir tres meses más”.

“Probablemente no es que deba comenzar a tomar café si no lo hace”, dijo Metos. “Y probablemente no significa que deba dejar de tomar café si lo hace, pero refuerza lo que hemos sabido en los últimos años, que es que, el café tiene algunos beneficios para la salud”.

¿Este estudio refleja un cambio drástico?

CNN informa que el debate sobre los beneficios del café para la salud datan ya desde el año 1500 cuando se informó de que los patrones de las cafeterías “se decía que eran más propensos al juego y participar en situaciones criminales sexuales no ortodoxas”, según el autor Ralph Hattox.

Desde entonces, los titulares han variado de lo positivo: “El café te ayuda a trabajar por más tiempo” (1700), “El café disminuye el riesgo de cáncer de hígado” (2007), “El café reduce el riesgo de accidente cerebrovascular y cáncer de próstata” “El café acelera su crecimiento” (1916), “El café le dará hijos con malas calificaciones (1927), y el más científico: “El café aumenta el riesgo de cáncer en el tracto urinario” (2001), “El café y la enfermedad pulmonar van juntos como el café y el tabaquismo” (2010).

¿Qué dicen los profesionales de la salud sobre el café?

“Esos beneficios para la salud tienden a ser antioxidantes”, dijo Metos de beber alrededor de tres tazas de café al día. “Puede aumentar su presión arterial durante un poco de tiempo, no aumenta la hipertensión, pero puede darle un poco de impulso de energía para moverse en la mañana o para participar en algún tipo de actividad, lo que puede ser algo bueno.

“Otro lado bueno del café es que a menudo la gente en los Estados Unidos, en promedio, no consigue bastante calcio, así que el café puede ser una manera de introducirlo”.

¿Hay peligros en tomar café?

Metos dijo que más de tres tazas de café al día pueden ser motivo de preocupación. “Cualquiera que esté bebiendo mucho más que eso lo analizamos para ver si eso los está influyendo en comer una dieta menos saludable o disminuir su apetito.

A veces en personas mayores que beben mucho café o té, este disminuye su apetito y si tienen problemas para ganar un peso saludable, puede que este disminuya su apetito y cuando ya se es una delgada y pequeña persona mayor, puede que sea malo”, dijo Metos, agregando que el café puede tener efectos similares en los niños, así como afectar su concentración y crecimiento.

Otra preocupación relacionada con el café es la creciente popularidad de las bebidas de café en lugar de una simple taza de café.

Las cosas que no son tan útiles con respecto al café, es que el café suele estar envasado con azúcar, solo en forma anecdótica,  el aumento de las bebidas de café en Utah es bastante extremo”, dijo Metos. “La gente bebe muchos frappucinos y cosas de Starbucks donde a veces no se descafeina o a veces ni siquiera contienen café, pero tienen muchas calorías, grasa y azúcar y son más como un batido, por lo que sería un desventaja del café”.

Dirigiendo la mirada hacia los Mormones

Gilroy dijo que Intermountain Healthcare está llevando a cabo actualmente un estudio relacionado con este tema que explorará la población dentro del área de Intermountain de Utah.

El estudio explorará si el consumo de café podría tener un impacto en la enfermedad hepática grasa, la enfermedad hepática más común en el país.

El estudio de Intermountain investigará una demografía que puede que no se haya investigado previamente en relación con el café: la religión.

¿Por qué? El estudio se está llevando a cabo en un área con una alta población de miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

“Las personas de entre 50 a 70 años de edad que son SUD rara vez beben café”, dijo Gilroy. “Pero los SUD tienen un estilo de vida mucho más saludable dado que no fuman y no beben, así que estamos tratando de ver si el café puede ser independientemente predictivo”.

El tiempo dirá si su estudio revela hallazgos adicionales relacionados con el consumo de café o la falta de este en las vidas de los miembros de la Iglesia SUD.

“Ellos llevan un estilo de vida bastante saludable les da el beneficio de supervivencia sobre otras personas que no lo hacen”, dijo Gilroy de los mormones. “Si el café puede proporcionar un beneficio adicional a la vida queda por determinarse. … Pero al final del día, puedo conseguir que usted beba café y lo mismo puede suceder, por lo que todo el mundo tiene una opción”. “Los miembros de la Iglesia SUD siguen La Palabra de la Sabiduría “, una escritura que tiene promesas tanto espirituales y bendiciones físicas a los que fielmente se adhieren a sus principios, incluyendo la abstinencia de tabaco, alcohol, café y té.

Enfocándose en el peso

Gilroy y Metos ambos coinciden en que hay un problema mayor en Utah, uno que merece más atención que dedicar el tiempo y atención a si uno debe beber o no café, y es el tema de la obesidad.

“Para mí, en cuanto a la enfermedad hepática, una forma más importante para compensar los beneficios del café sería abordar las tasas de obesidad mórbida dentro de la comunidad, incluso dentro de la comunidad SUD … si fuera yo, me centraría en las tasas de obesidad y ese elemento de estilo de vida , dijo Gilroy.

Metos ha dedicado su carrera a centrarse en la obesidad y dice que su preocupación por la cafeína y el café como una dietista registrada y nutricionista es casi nula, mientras que el azúcar y las calorías están en el primer lugar de su lista.

“Si vemos nuestra comunidad aquí”, dijo Metos, “generalmente la vemos como una población con un estilo de vida saludable de muchas maneras y tenemos una de las tasas más bajas de obesidad en el país, que es común para los estados de montaña, pero todavía tenemos una tasa creciente de sobrepeso y obesidad, y lo vemos entre nuestros hijos también”.

Metos, que no es SUD, dijo que ha pasado mucho tiempo hablando con congregaciones de la Iglesia SUD y ha notado una preocupación por la salud de los Santos de los Últimos Días. “Mi observación es que la gente usa un montón de golosinas cuando se reúne para hacer las cosas. Veo muchas galletas, dulces y refrescos “, dijo Metos. “Así que creo que es fácil decir a veces: ‘Bueno, no estamos bebiendo bebidas con cafeína, estamos tratando de evitarlas’, pero realmente, esa es la punta del iceberg. Creo que lo que realmente está sucediendo en Utah es que necesitamos llegar a nuestros niños y adultos para hablar sobre la nutrición sana y modelarla también”.

Este artículo fue escrito originalmente por Morgan Jones y fue publicado en DeseretNews.com, con el título Two new coffee studies spark questions: Here’s what you need to know Español © 2017