El 02 de febrero, Daniel Woodruff, portavoz de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, emitió la siguiente declaración a los medios:

“Debido a las condiciones económicas en Liberia y las preocupaciones sobre los suministros adecuados, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días está reduciendo el número de misioneros en Liberia. En los próximos días, 23 jóvenes misioneros que se acercaban a su fecha de salida programada regresarán a casa. Otros ocho misioneros que se preparaban para llegar a la misión han sido reasignados temporalmente a otras misiones. Los 99 misioneros restantes en la Misión Liberia, Monrovia tienen suministros adecuados. La Iglesia continuará monitoreando de cerca la situación y hará los ajustes necesarios. Oramos por la gente en Liberia mientras navegan por la situación económica de su país.”

Liberia es el hogar de unos 13.200 Santos de los Últimos Días, repartidos en 48 congregaciones. Los misioneros de la Iglesia han estado en el país desde 1987.

Durante la mayor parte de la década de 1990, Liberia sufrió una guerra civil, que interrumpió el trabajo misional en la nación.

Los líderes de la Iglesia sacaron a los misioneros de Liberia nuevamente en agosto de 2014, luego del brote de ébola. Los misioneros regresaron 13 meses después, en septiembre de 2015, luego de que la Organización Mundial de la Salud declarara que el país estaba libre de ébola.

 

Fuente: The Church News