La Iglesia de Jesucristo da pautas para reanudar sus actividades de manera segura durante la pandemia de la COVID-19

la Iglesia de Jesucristo reuniones

La Primera Presidencia de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha proporcionado pautas actualizadas para ayudar a los líderes y miembros de la Iglesia a aumentar de manera segura la participación en la adoración y otras actividades durante la pandemia de COVID-19.

Con respecto a las Conferencias de Estaca y las reuniones dominicales

Las presidencias de área, bajo la dirección de la Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles, tienen la tarea de aprobar reuniones y actividades en sus áreas. La carta de la Primera Presidencia señala que, a partir de noviembre de 2020, las conferencias de estaca pueden celebrarse virtualmente o con un cuidadoso distanciamiento social. Un anexo a la carta dice que las reuniones dominicales se pueden reanudar de inmediato, según las condiciones locales.

“En tiempos difíciles”, dice el anexo, “los discípulos de Jesucristo continúan siguiéndolo participando en su obra de salvación y exaltación”. Este trabajo avanza en todas las circunstancias. Debido a que las condiciones locales varían, el anexo incluye cuatro principios clave para ayudar a los líderes y miembros locales a administrar mejor la Iglesia. Estos principios, así como su aplicación, son los siguientes:

Recuerde a los miembros por su nombre y aliméntelos espiritualmente (véase Moroni 6: 4–5).

Las reuniones de la presidencia y del consejo de adultos y jóvenes pueden realizarse de manera virtual o de forma segura en persona, según lo permitan las condiciones locales.

Fortalezca a los miembros y ayúdelos a sobrellevar sus cargas

(Véanse Mosíah 18: 1–11; Doctrina y Convenios 20:47, 59).

Los líderes pueden continuar ministrando y llevando a cabo entrevistas de ministración con sus compañeros de congregación. Además, mediante prácticas seguras y bajo la guía de su obispo, pueden administrar la Santa Cena con regularidad en los hogares de quienes deseen recibirla.

Elevarse unos a otros y crear unidad mediante actividades

(Véanse Mosíah 18:21; Doctrina y Convenios 121: 9).

Las reuniones de jóvenes, las actividades y los proyectos de servicio se pueden llevar a cabo virtual o en persona de forma segura, según lo permitan las circunstancias locales. Estos pueden tener lugar los domingos o en otros días. Se anima a los líderes a ayudar a los jóvenes a conectarse y crecer a través del nuevo Programa para Niños y Jóvenes de la Iglesia. Aquellos con niños más pequeños pueden seguir usando los recursos de la Iglesia para niños en edad de Primaria.

Reúna a los miembros con frecuencia para ayunar, orar y hablar acerca del bienestar de sus almas

(Véanse Alma 6: 6; Moroni 6: 6).

Dependiendo de las condiciones locales, y con la supervisión del obispo, las reuniones sacramentales semanales se pueden llevar a cabo de forma virtual, en persona de manera segura o mediante transmisiones híbridas en persona y virtuales. No se deben grabar transmisiones. Los líderes también deben apoyar a los Santos de los Últimos Días que necesitan continuar adorando en casa.

Debido a que una transmisión no permite que los espectadores participen de la Santa Cena, se alienta a los líderes a planificar una transmisión ininterrumpida. Esto se puede hacer comenzando la transmisión antes o después de la administración de la Santa Cena.

Los líderes de la Iglesia quieren que el mayor número posible de Santos de los Últimos Días tenga la oportunidad de recibir la Santa Cena del Señor, en persona y de los poseedores autorizados del sacerdocio.

Además de seguir estos cuatro principios, los Santos de los Últimos Días de todo el mundo pueden seguir consultando dos documentos publicados por primera vez en abril de 2020 y actualizados en junio.

 

Fuente: newsroom.churchofjesuschrist.org

| Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *