La persona más rica de Utah ha renunciado a la Iglesia de Jesucristo y esta es nuestra respuesta

Jeff Green

En los últimos días la noticia de que un reconocido empresario ha decidido renunciar oficialmente a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha traído cierto interés por parte de algunos medios estadounidenses que han calificado la noticia como una “bomba” o un duro golpe para la religión que pregona el Libro de Mormón.

Jeff Green, director ejecutivo de Trade Desk, una empresa de marketing de software, escribió una carta al presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Russell M. Nelson, esta semana, pidiendo que la iglesia elimine sus registros y confirme que ya no es miembro, informó el diario The Salt Lake Tribune.

La carta contiene no solo la petición al presidente Nelson de que los registros de Green sean borrados sino de que califica a la iglesia de Jesucristo como una organización poco transparente y que obstaculiza el progreso global de los derechos de las mujeres, los derechos civiles, la igualdad racial, y los derechos LGBTQ +” según informó el Tribune.

El edificio de administración de la Iglesia. Créditos: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

La iglesia de Jesucristo no ha hecho ningún comentario oficialmente y tal vez no lo haga, sin embargo, nosotros como miembros de dicha iglesia podemos comentar sobre este tema porque el Señor Green habla de nuestra religión y consideramos prudente que contextualicemos de manera objetiva la noticia que ha puesto en “jaque” a la “iglesia mormona”.

Public Square, un sitio web hermano de masfe.org ha dado un respuesta para entender este caso no solo desde la perspectiva del Señor Green sino que ha dado puntos que dejaremos al lector sacar sus propias conclusiones.

Public Square ha publicado una serie de ensayos este mes para ayudarnos a todos a prepararnos para una Navidad más significativa. Incluso para aquellos que no están seguros de lo que creen sobre el bebé en Belén, la temporada navideña todavía representa un momento para la unión, la quietud y la felicidad. Es como si hubiéramos realizado un acuerdo tácito para dejar de lado nuestros pequeños agravios y renovar nuestro compromiso de vivir en amor y paz con nuestros semejantes.

Esta semana también es la época más oscura del año en el hemisferio norte (están en invierno), un telón de fondo apropiado para la Navidad. En realidad, esta metáfora climática nos recuerda por qué todos necesitamos tanto la luz. Un fuego cálido nunca es tan milagroso como en una noche fría y oscura. Y vaya, cuán oscura y fría se ha vuelto la atmósfera en Estados Unidos y Latinoamérica, con la necesidad de más generosidad.

En este momento de gran necesidad, ¿qué se comparte con las masas temerosas del futuro?

Por supuesto: más ira. Más motivos para el miedo y la desesperación. Y más acusaciones.

Las últimas noticias de “titulares” del empresario tecnológico que ha decidido retirar formal y públicamente su membresía de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días no hacen mas que tratar de desprestigiar a una organización religiosa que es considerada por 16 millones de personas como una organización inspirada y organizada por Dios para ayudar al mundo, sin embargo parece que a la prensa lo que piensan casi 17 millones de personas no importa mucho cuando se compara a lo que piensa un millonario que decide despotricar de la religión que una vez abrazo.

El Señor Green no ha estado activo en la iglesia por muchos años y discrepa con la Iglesia de Jesucristo sobre varios problemas sociales e históricos. Sin embargo, su considerable riqueza económica proporciona ese ángulo intrigante que convierte una historia sin complicaciones en otra oportunidad para difundir más agravios sobre una comunidad de creyentes justo a tiempo para la Navidad.

La cortesía es el camino a seguir y representa nuestro compromiso más profundo en masfe.org. Y nuestra esperanza es extender esa cortesía al señor Green y a todos los que se encuentran considerando separarse de una fe que alguna vez profesaron. Pero importa cómo exactamente estas experiencias dolorosas y personales se presentan en los medios de comunicación, con una influencia en muchos otros en circunstancias similares. Nos entristece ver la voluntad de algunos para usar historias cómo esta para promover una crítica fulminante hacia una fe que amamos.

El humor a veces puede revelar verdades tristes. Y un titular satírico alternativo, en este caso, podría decir: “Escandaloso: un hombre que no ha ido a la iglesia por más de diez años anuncia que ya no le gusta ir la iglesia”. Para una carta denominada como “explosiva” y “vilipendiada” en su lenguaje, algunos medios de comunicación parecen bastante complacidos consigo mismos por publicar lo que equivale a “He decidido unilateralmente que este divorcio no será amistoso, pero estoy muy al tanto sobre los problemas reales de nuestro matrimonio por lo que yo diga debe ser tomado como la única verdad”. En unos pocos días, esta noticia se ha extendido por todo el mundo a través de publicaciones en medios estadounidenses e internacionales aunque sinceramente mas allá de Univisión u otro medio latino en Estados Unidos tal vez para muchos en Hispanoamérica esta sea la primera vez que escuchan sobre esta “noticia”.

Convertir algo bueno en algo malo.

Decoración de luces navideñas en la Manzana del Templo de Salt Lake City, Utah. Fuente: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

No estamos de acuerdo en que la Iglesia de Jesucristo sea una organización que obstaculice el progreso global de derechos a ciertos grupos aveces marginados pero somos conscientes que muchos podrían pensar diferente. Sin embargo, informes periodísticos respetables deben al menos intentar transmitir cierto grado de imparcialidad sumando ambos lados de la historia. En lugar de detallar, por ejemplo, los perfiles de los miembros de la familia Green que han abandonado la Iglesia, los lectores podrían haber apreciado algunos requisitos para tomar como una afirmación casi intrínseca de que una iglesia global de más de 16 millones de miembros está dañando o obstaculizando el progreso del mundo.

Completamente ausente en las noticias sobre la carta del Señor Green acusando a la Iglesia de Jesucristo como una organización casi diabólica esta la mención de los proyectos anuales de la Iglesia  de:

  • 400.000 paquetes de comida entregados a personas hambrientas en el mundo.
  • 300.000 personas en 35 países que reciben atención oftalmológica.
  • 50.000 personas en docenas de países que reciben sillas de ruedas.
  • Miles de madres en 39 países que reciben atención neonatal.
  • Más de 100 proyectos de ayuda en casos de desastre en todo el mundo que ayudan a las víctimas de huracanes, incendios, inundaciones, terremotos y otras calamidades.

Parece que vende más un titular llamativo que descalifique una religión mundial a buscar una historia donde el lector pueda tener las dos caras de la moneda.

También podría haber sido inconveniente para los medios de comunicación recordar a los lectores que los Santos de los Últimos Días estadounidenses realizan nueve veces más horas de servicio al mes que otros en los EE. UU., Se gradúan de la universidad a un ritmo más alto que el promedio nacional, y que Utah ( estado con más del 68% de población mormona) tiene los niveles más bajos de consumo de alcohol y consumo excesivo de estas sustancias en dicho país. Además, seguramente no es útil mencionar las investigaciones que confirman que las mujeres y los hombres Santos de los Últimos Días activos viven de 5 a 10 años más en promedio.

¿Suena todo esto como una organización que “hace daño” o “obstaculiza” el progreso del mundo?

Si el evangelio restaurado ya no tiene un beneficio personal para alguien, no tenemos ninguna disputa con ellos. Sin embargo, pretender hablar por aquellos por quienes sí lo hace, es injusto e incongruente, especialmente en medio de la coyuntura que vive el mundo.

Es evidente que reconocer algo positivo de una de las partes podría causar un daño irreparable a la narrativa simplista y acusadora que se pretende dar a la iglesia de Jesucristo.

Predicando a nosotros contra ellos.

La gente se aleja de la Iglesia de Jesucristo todos los días. Si bien esto duele a algunos y reivindica a otros, generalmente no se considera de interés periodístico. Es uno de los muchos tipos de eventos que son trágicos en privado (o triunfantes, según su perspectiva), pero que no tienen nada de particular en público. A pesar de su riqueza económica, el Sr. Green no es un miembro de la iglesia de un alto perfil y sus razones para dejar la Iglesia no son nuevas.

Sin embargo, podríamos argumentar que la historia del Sr. Green es interesante porque sirve fácilmente a una narrativa emocionante  y llamativa.  La historia de Green difiere en los detalles, pero el formato básico está probado y es verdadero. Los detalles específicos importan menos porque el punto es involucrar al corazón, que luego hará que la mente se ponga firme. Ni los creadores de contenido ni los consumidores de narrativas necesitan ser conscientes de este proceso en ningún momento. Una narrativa poderosa puede generar una gran cantidad de convicción sincera sin una conexión certera con los hechos reales. Aquí, la historia general es que el Sr. Green quiere representar lo que la mayoría de los lectores anima: “el rebelde heroico abandona una iglesia malvada que gana millones de adeptos pobres sobre todo en naciones en vías de desarrollo”.

El impacto emocional de todo esto hace que las narrativas sean vehículos muy efectivos para cambiar nuestra visión del mundo, incluso sin que nos demos cuenta. Puede precargarnos con mensajes implícitos que permanecerán por debajo del umbral de nuestra conciencia porque operan en nuestros sentimientos, no en nuestro razonamiento consciente. Se pueden adaptar para servir a una causa particular dependiendo de qué valores / personajes sean elegidos como villanos o héroes. Y si no somos conscientes de estos subtextos, absorbemos, sin saberlo, los valores que promueven estas narrativas debido a nuestra inversión emocional en la historia, más que porque hayamos examinado críticamente los mensajes que contienen.

¿Y cuáles son los mensajes implícitos que se transmiten a través de la historia del Sr. Green? Una pista proviene de la cobertura desigual que se le ha dado. Entre el Salt Lake Tribune y el Washington Post, a los lectores se les ofrecen solo las perspectivas del Sr. Green y un puñado de miembros progresistas de la Iglesia que están en gran parte en la misma línea política y teológica.

Esta noticia unilateral es parte de un patrón que se ha repetido regularmente cuando se quiere acusar a la Iglesia de Jesucristo. En una iglesia de 16 millones de miembros, con más de 2 millones solo en Utah, hay una variedad de miembros prominentes, respetados e imparciales de la Iglesia que fácilmente podrían haber ofrecido una perspectiva equilibrada pero ese no ha sido el caso, solo se ha presentado la noticia de la “carta” que “desenmascara” a una iglesia mala que oprime a sus miembros.

¿Por qué presentar solo una perspectiva? Porque da la impresión de que el problema en sí es simple: los miembros educados y exitosos quieren que la Iglesia transforme sus puntos de vista sobre la sexualidad, pero primero se debe enseñar una lección al liderazgo y a las masas no ilustradas.

Esta perspectiva es retóricamente efectiva porque deja que los líderes de la iglesia de Jesucristo sean vistos como malvados y conspiradores, al igual que retrata a los miembros de la iglesia como víctimas y/o rufianes: impotentes y bien intencionados, pero en última instancia manipulados y lamentablemente ingenuos. Excepto que ambas proposiciones son fantasía.

¿Qué apóstol es el que se ríe maniáticamente mientras acaricia a un gato negro? Esto sería fantasioso si se apuntara contra Jeff Bezos, pero ¿hacerlo contra un grupo de predicadores, con vidas antes de ser llamados a liderar la iglesia llenas de éxito, generosidad, amabilidad y competencia?

Ese es precisamente el ángulo, con algunos periodistas muy felices de reciclar y amplificar las amargas acusaciones hacia los líderes de la Iglesia francamente “deshonestos” e intencionalmente “explotando” a miembros pobres.

¿En serio?

Los periodistas deberían saber que no deben mostrar un fanatismo educado al pintar a una comunidad religiosa importante y a sus líderes de esa manera. El poder del cuarto poder está en su capacidad de transmitir mensajes valiosos e imparciales. En cambio, ciertos medios parecen optar constantemente por provocar acritud para impulsar las ventas de suscripciones entre los que están  descontentos con la iglesia.

La Iglesia seguirá adelante sin el Sr. Green. Será como cualquier otra historia de alguien que decide desafiliarse y no volver. Mientras tanto, el consumo generalizado de historias que promueven el odio escondido hacia la iglesia de Jesucristo seguirá proporcionando una justificación de alivio para cualquiera que albergue un resentimiento latente y una animosidad hacia nuestra comunidad religiosa, (“mira, ¡ya vez, no soy solo yo, esta vez ha sido la persona mas rica de Utah que lo dice!”).

En términos más generales, por supuesto, es probable que la Iglesia continúe sintiendo el apretón cultural para adoptar la moral secular tan prevalente en la actualidad. Pero esa es una buena señal. Después de todo, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días está comprometida con una visión para la humanidad que con frecuencia se apartará de las narrativas populares. Para ser claros, el dolor que tanto los líderes como los miembros sienten por alguien que se va es el mismo independientemente de su riqueza. Lo que más nos seguirá angustiando es que los corazones se endurezcan y se vuelvan en contra del mensaje de Cristo.

Sí, al mismo tiempo que necesitamos la reconciliación, los artículos de primera plana como el del Sr. Green exacerban nuestro sentido de división y hostilidad. Generan aún más sospechas. Y estereotipos así como una indignación innecesaria.

¿Alguno de nosotros realmente cree que necesitamos más de esto en este momento?

Por supuesto que no.

Gracias a Dios por enviar a su Hijo para mostrarnos algo mucho mejor. Como Isaías pronosticó bellamente, “El pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz”.

Mensaje de Navidad 2021 Primera Presidencia

Quizás haya otra lección para nosotros aquí. Por un lado, algunos pueden creer que la Iglesia necesita el dinero del Sr. Green y que un empresario tecnológico millonario está en mejores condiciones de identificar y remediar las verdaderas fuentes de los males del mundo que nosotros, los ciudadanos de a pie. Pero considera que cuando Dios quiso salvar a su pueblo, envió un bebé pobre y de una familia casi insignificante al mundo. Estamos siendo testigos en tiempo real de dos visiones de salvación en competencia, con dos protagonistas y tramas muy diferentes. ¿A cuál de estas te sientes llamado personalmente?

Que esa “gran luz” nos encuentre a todos esta semana, a todos los que lo recibirían, a pesar de los esfuerzos sin precedentes que nos rodean para difundir algo muy diferente a la alegría navideña.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

| Noticias
Publicado por: Isaac Angulo
Isaac Angulo es el Director de masfe.org y dirige todos los esfuerzos de More Good Foundation en Latinoamerica.
Necesitamos dejar de juzgar a los miembros por no ser lo suficiente...
Papá Noel
“¿Papá Noel existe?”: Cómo enseñarles a los niños sobre el...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *