Ya sea que es la primera vez que escuchas sobre creencias mormonas (un apodo común para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días), o si estas tratando de encontrar una forma de compartir tu fe, aquí hay un video de JamesTheMormon que explica cinco creencias fundamentales de la iglesia Mormona.

Estas creencias son a menudo mal entendidas o pueden parecer extrañas para algunas personas en un primer momento.  Para aquellos que quieren saber un poco más, aquí hay una mirada más a fondo de estas cinco doctrinas básicas que a menudo atraen a la gente a la fe mormona.

Todos pueden recibir revelación personal

los mormones creen en la revelación personal

Creemos que todos somos hijos de Dios. ¿No se hace referencia a Dios en las escrituras como Dios el Padre? Él es el Padre de Cristo, pero nosotros también lo llamamos Padre, porque Él creó la tierra y cada uno de nuestros espíritus. Así como cada uno de nosotros tiene un padre terrenal, Él es el Padre de nuestros espíritus. El quiere que nosotros le conozcamos, hablemos con Él en oración, el responde, dando revelación personal e inspiración que es específica para cada persona.

Hay varias maneras en la que podemos recibir revelación personal. Puede venir a través de sentimientos tranquilos en el corazón, pensamientos, sueños, la “apacible y delicada voz” (1 Reyes 19:12) del Espíritu Santo, y ocasionalmente para fines muy específicos, en formas más dramáticas tales como visiones o visitas celestiales.

A menudo, la revelación personal viene como consecuencia de alguien buscándola activamente por medio de: la oración, el ayuno y la lectura de las Escrituras en busca de respuestas. Los mormones creen y buscan estos momentos de revelación personal para proporcionar orientación y dirección en sus vidas.

Los mormones tienes un ministerio no remunerado

Los mormones tienes un ministerio no remunerado

Como se mencionó en el video, todas las posiciones en las congregaciones locales mormonas son voluntarias y no remuneradas. Los miembros dan de su tiempo y talento para enseñar lecciones, preparar la música, dar clases en la escuela dominical y la primaria, dar servicio en el templo, ir a la misión, y ayudar a cualquiera que lo necesite, ya sea que sean miembros de nuestra iglesia o no.

Entonces, ¿cómo la Iglesia se mantiene a sí misma? La mayor parte de su apoyo proviene de los miembros fieles de todo el mundo. Siguiendo la ley del diezmo establecida en el Antiguo y el Nuevo Testamento, los miembros dan voluntariamente el diez por ciento de su ganancias para ayudar a construir y mantener los centros de reuniones y templos, imprimir escrituras, proveer ayudas humanitarias, mantener cuatro universidades privadas, y en general el revestimiento necesario de los costos de operación. Básicamente, los mormones se esfuerzan, al igual que todos los demás cristianos, para mejorar este mundo a través del servicio y amor por los demás, tanto dentro como fuera de su fe.

los mormones creen que Dios habla por medio de profetas tal como hizo en la época de la biblia

Dios habla por medio de sus profetas vivientes

Creemos que, además de las oraciones, Dios siempre ha seguido un patrón de hablar a través de profetas. De esta manera, en lugar de Dios tener que dar instrucciones a todas las personas, Él puede actuar por medio de sus siervos escogidos.

Antiguamente, los profetas advertían del peligro, llamaban la gente al arrepentimiento, les enseñaban el Evangelio de Cristo, y escribían las instrucciones que recibían de Dios, que son las Escrituras que nos siguen guiando hoy.

Estas son exactamente las mismas cosas que los profetas y apóstoles modernos hacen, sólo que en lugar de escribir escrituras, testifican y enseñan las doctrinas de Cristo cada seis meses en una reunión masiva conocida como la Conferencia General. Sus enseñanzas se transmiten, son transcritas, impresas, traducidas y puestas a disposición de todo el mundo en 43 idiomas diferentes (y porciones de la misma en 93 idiomas).

Entonces, ¿cómo sabemos que sus enseñanzas son realmente de Dios? Cristo dijo: “por sus frutos los conoceréis.” ¿Sus palabras fortalecen tu fe en Cristo? ¿Viven lo que predican? Después de orar y pedir al Señor, meditar y escuchar sus palabras, podemos recibir un testimonio personal de su vocación, y tener fe en ellos como profetas que viven en la actualidad.

Los mormones creen en una vida después de la vida más allá del concepto de Cielo y el Infierno

 Los mormones creen en una vida después de la vida más allá del concepto de Cielo y el Infierno

Una de las creencias que más apreciamos, es nuestra creencia en el más allá. Pero en lugar de separar la vida futura en sólo dos lugares – Cielo y el Infierno, creemos que hay muchos niveles diferentes de recompensa eterna, en lugar de un sistema de “pasa / no pasa”. Cristo mismo dijo que, “en la casa de mi Padre hay muchas moradas”, sabiendo que todos íbamos a llegar a diferentes niveles de justicia en esta vida.

En última instancia, creemos en la tolerancia. Nosotros creemos en Cristo, como nuestro Salvador, Redentor y Abogado ante el Padre. Creemos que aunque el Señor requiere nuestros mejores esfuerzos para cumplir sus mandamientos, Él sabe que no podemos hacerlo por nuestra propia cuenta. Es por eso que Cristo murió. Es por eso que Él sufrió y expío nuestros pecados, por lo que por medio de su gracia, pueda haber misericordia. Ya que sin su misericordia, todos nosotros terminaríamos echados fuera de la luz y la presencia del Señor. No podemos hacerlo por nuestra cuenta.

Afortunadamente, el Señor nos conoce. Él nos conoce perfectamente. Él conoce nuestras debilidades, pecados y errores, pero también conoce nuestras buenas obras, nuestros deseos, y nuestro corazón. Cada persona en la Tierra es única.

Los mormones creen en tres niveles básicos del Cielo, llamados “reinos” celestial, terrestre y telestial. El reino celestial es un lugar para aquellos que han sido bautizados, se han arrepentido de sus pecados, han hecho todo lo posible para seguir los mandamientos, y tienen un testimonio de Jesucristo. Estos son los que van a ser capaces de habitar para siempre en la presencia de nuestro Padre Celestial y Su Hijo Unigénito.

Los reinos terrestres y Telestial, son reinos más bajos — aún así serán lugares buenos para vivir, pero lejos de la gloria del Padre y el Hijo, que el Señor ha preparado para aquellos que o bien no fueron valientes en su testimonio de Jesús , rechazaron el evangelio, o eligieron vivir una vida de pecado y no se arrepintieron.

El “Infierno” (llamado Oscuridad Exterior) en la fe mormona, está reservado sólo para unos pocos, muy pocos, que han tenido un conocimiento seguro de Jesús a través del Espíritu Santo, y luego optaron por negar y rechazar a Cristo. Sin la gracia salvadora de su expiación, no pueden entrar en el Cielo. Sin embargo, será a causa de su elección intencional y malvado corazón.

¿Qué pasa con los niños que mueren sin Bautismo, a los que eran en realidad nunca se les enseñó el Evangelio de Cristo, o los que cometieron errores pero nunca tuvieron la oportunidad de arrepentirse en esta vida? ¿Que hay de ellos?

Creemos que antes del juicio final, hay y seguirá habiendo un esfuerzo misional masivo en el otro lado, enseñando a los que han fallecido sobre Cristo, y así darles la oportunidad de creer en Él y aceptar Su expiación.

Es por eso que los mormones buscar activamente todos los registros genealógicos disponibles, y efectúan ordenanzas (como el bautismo) por aquellos que han muerto en los templos sagrados, luego aquellas personas fallecidas tienen la opción de aceptar o rechazar. El apóstol Pablo hace referencia a esta práctica, diciendo: ¿qué harán los que se bautizan por los muertos, si en ninguna manera los muertos resucitan? ¿Por qué, pues, se bautizan por los muertos? “(1 Cor 15:29)

Al final, la justicia perfecta seguirá siendo necesaria por un Dios perfecto por los pecados que hemos cometido, pero el punto de vista mormón de la otra vida no es sólo el Cielo y el Infierno. Es un lugar de “muchas moradas”, donde hay muchos niveles y oportunidades diferentes para el trabajo misional, la misericordia y la gracia de un amoroso Padre Celestial.

los mormones creen que las familias pueden ser eternas

Las familias pueden ser eternas

Los mormones creen que algunas de las alegrías más grandes en esta vida están disponibles a través de una vida familiar centrada en Jesucristo. Estas relaciones entre esposos, esposas, padres, hijos y hermanos nos enseñan acerca de la generosidad, el servicio, la paciencia y el amor … todas las características de nuestro Padre perfecto en el cielo.

El Señor mismo se identifica en primer lugar en las Escrituras como “el Padre”,eligiendo un título familiar con más frecuencia que uno mucho mas sofisticado para sí mismo, y se identificó como un Padre tanto para Cristo como para nosotros. La palabra “Padre” aparece casi 1.000 veces en la versión en ingles del Rey Santiago de la Biblia. El título principal de Jesús era a menudo “el Hijo.” Se nos dice en las Escrituras que los que se arrepienten son hijos de Dios y coherederos con Cristo. (Romanos 8:17) El Señor también nos ha dado la institución divina del matrimonio, un mandamiento de las Escrituras, de hecho, Cristo dijo de esta importante ordenanza, “lo que Dios ha unido, que no hombre los separe” (Mateo 19: 6).

Todas estas cosas apuntan a que la familia sea el punto focal de nuestras vidas, tanto aquí en la Tierra, y después. Pablo al hablar a los Efesios dijo: “Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra (Efesios 3: 13-15)

El matrimonio ha sido dado por Dios como una de las bendiciones más excelsas de este mundo, y creemos que estos matrimonios continuarán eternamente. Jesús le dijo a Pedro en Mateo 18:18: “De cierto os digo, todo lo que atéis en la tierra quedará atado en el cielo,” dando a su apóstol mayor el poder de atar y las cosas “sellar” no sólo para esta vida sino para la eternidad . Los matrimonios realizados sin este poder tienen la habilidad de unificar una pareja para la duración de su vida en la tierra, pero creemos que estas relaciones, forjadas por Dios, , no están hechas para ser rotas por la muerte. A través de las ordenanzas selladoras realizadas en el templo, estas están destinadas a durar para siempre

Los mormones pasan mucho tiempo en la búsqueda de los registros de las personas que han fallecido, y haciendo ordenanza bicarias para ellos en los templos (incluyendo los sellamientos de familias por la eternidad), que sinceramente esperamos que acepten al otro lado de la velo. De esta manera, todas las familias dignas pueden estar juntas después de esta vida, incluso si nunca han tenido acceso a un templo durante su vida.

¿Qué pasa con aquellos que son dignos pero nunca recibieron la bendición del matrimonio en este mundo, a pesar de sus deseos? Dios es amor, y creemos que el Señor no negará ninguna bendición eterna de uno de sus hijos fieles. A través del poder sellador disponibles en los santos templos todo se hará según su justicia y misericordia.

Creemos que la familia, que es el centro de nuestras vidas aquí, no termina con la muerte, que los maridos no se separan de las esposas o los hijos de los padres, sino que todos podrán ser exaltados y sellados juntos como una gran familia con Dios al mando. Y las relaciones que son las más apreciadas por nosotros, que dan tanto significado y alegría a nuestra vida, pueden ser eternas, y continuar, incluso en los cielos.

Si tienes más preguntas acerca de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, no dudes en contactarnos aqui