Porqué este líder internacional de la Iglesia de Jesucristo ha pedido disculpas por su “grave error” sobre la gente negra

Brad Wilcox

Un líder internacional de la organización Hombres Jóvenes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se disculpó por las declaraciones que hizo sobre los negros, el domingo por la noche durante un devocional regional en Alpine, Utah.

El hermano Brad Wilcox, segundo consejero de la presidencia general de los Hombres Jóvenes y profesor de escritura antigua en la Universidad Brigham Young en Provo, Utah, publicó la disculpa en su página oficial de Facebook, el lunes por la noche.

“Mis queridos amigos, cometí un grave error anoche, y lo siento mucho”, escribió el hermano Wilcox. “La ilustración que intenté usar sobre el momento de la revelación sobre el sacerdocio para los miembros negros estaba equivocada. He revisado lo que dije y reconozco que lo que esperaba expresar sobre confiar en el momento de Dios NO llegó como pretendía. A aquellos a los que he ofendido, especialmente a mis queridos amigos negros, les ofrezco mis sinceras disculpas y les pido perdón. Estoy comprometido a hacerlo mejor”.

Hermano Wilcox. Los miembros de la presidencia general de los Hombres Jóvenes llevan el título de hermano. Imagen: La Iglesia de Jesucristo.

El hermano Wilcox habló el domingo por la noche en una Charla Fogonera para tres estacas en Alpine. Este evento es un devocional vespertino. Una estaca es una agrupación regional entre 5 y 16 congregaciones.

Conocido por sus mensajes con los jóvenes, y por los discursos ampliamente vistos sobre la expiación, la gracia y su reciente discurso de la conferencia general de la iglesia, “La dignidad no es ilegalidad”, el hermano Wilcox pasó parte de la charla abordando las preguntas que recibe de los jóvenes sobre el sacerdocio. Habló específicamente de las preguntas relacionadas con la historia de la prohibición de la iglesia en el pasado (1852-1978) de que los hombres negros tuvieran el sacerdocio y recibieran las bendiciones del templo que estaban disponibles para otros.

“Ahora, lamentablemente, se vive en una época en la que mucha gente se pone tensa con los temas del sacerdocio. Una de las cosas más gloriosas que tenemos en la Iglesia, y sin embargo la gente quiere sentarse y pelearse por ello y ponerse tensa”, dijo durante la charla.

Luego continuó:

“No pretendo simplificar en exceso una cuestión compleja. Creo que lo hacemos un poco más difícil de lo que debe ser”, dijo, refiriéndose a las preguntas que recibe sobre el tema.

“Tal vez nos estemos equivocando de pregunta. Tal vez, en lugar de decir por qué los negros tuvieron que esperar hasta 1978, lo que deberíamos preguntar es: “¿Por qué los blancos y otras razas tuvieron que esperar hasta 1829? Esperaron mil ochocientos veintinueve años. ¿Por qué los gentiles tuvieron que esperar hasta después de los judíos? Y por qué todos los de la casa de Israel, excepto la tribu de Leví, tuvieron que esperar hasta …”

Lo que dijo BYU frente a lo ocurrido

La Universidad Brigham Young (BYU) emitió un comunicado el martes por la tarde en su cuenta oficial de Twitter.

“Estamos profundamente preocupados por las palabras utilizadas recientemente por el Dr. Brad Wilcox”, dijeron los líderes de BYU. “Apreciamos su sincera disculpa y creemos que está comprometido a aprender de esta experiencia. La BYU sigue comprometida a mantener el encargo del presidente Nelson de erradicar el racismo en nuestras instituciones”.

“Estamos llevando a cabo los principios rectores esbozados por el presidente Worthen en la evaluación e implementación de las recomendaciones proporcionadas por el Comité de Raza, Equidad y Pertenencia, incluyendo la creación de una nueva Oficina de Pertenencia”.

El lunes aparecieron en las redes sociales vídeos de la charla, acompañados de ira, frustración y peticiones de disculpas y consecuencias para el hermano Wilcox.

Algunos se sintieron decepcionados porque el hermano Wilcox no señaló que los miembros negros de la iglesia sí tenían el sacerdocio durante las dos primeras décadas de la historia de la iglesia. Los registros oficiales de la iglesia muestran que en 1836, por ejemplo, el fundador José Smith declaró que un hombre negro llamado Elijah Abel (o Able) tenía “derecho al sacerdocio y a todas las bendiciones”.

¿Que se sabe de la raza y el sacerdocio?

En 2013, la iglesia publicó un ensayo oficial titulado “La raza y el sacerdocio” en lds.org. El ensayo afirma que “no hay evidencia confiable de que a ningún hombre negro se le negara el sacerdocio durante la vida de José Smith.”

Después de la muerte de José Smith en 1847, su sucesor, el presidente Brigham Young, elogió a un poseedor del sacerdocio negro.

Luego, en 1852, el presidente Young anunció a la Legislatura Territorial de Utah mientras se legalizaba la esclavitud que, como dice el ensayo de la iglesia, “los hombres de ascendencia negra africana ya no podrían ser ordenados al sacerdocio”. Ni los hombres ni las mujeres de raza negra volverían a recibir las bendiciones del templo hasta junio de 1978, cuando la iglesia anunció que el presidente Spencer W. Kimball había recibido una revelación que abría el sacerdocio a todos los varones dignos y las bendiciones del templo a todas las personas dignas.

“Hoy”, dice el ensayo, “la iglesia rechaza las teorías avanzadas en el pasado de que la piel negra es un signo de desfavorabilidad o maldición divina, o que refleja acciones en una vida premortal; que los matrimonios mestizos son un pecado; o que los negros o las personas de cualquier otra raza o etnia son inferiores en cualquier forma a cualquier otra persona. Los líderes de la Iglesia condenan hoy inequívocamente todo el racismo, pasado y presente, en cualquier forma”.

En los últimos cuatro años, el presidente Russell M. Nelson ha abierto nuevas relaciones con la NAACP y la UNCF (United Negro College Fund), y la iglesia ha donado más de 9 millones de dólares a esas organizaciones. También ha hecho invitaciones en las conferencias generales de la iglesia y en otros lugares para que los Santos de los Últimos Días lideren la erradicación y el abandono de actitudes, prejuicios y sistemas racistas.

 

Fuente: Deseret News

| Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *