A Escarly Albujar le quedaban solo cinco meses para terminar su servicio misional en La Paz, Bolivia, cuando los médicos encontraron un tumor del tamaño de una pelota de fútbol en medio de sus pulmones.

Su vida empeoró cuando escuchó la noticia de que tendría que abandonar su misión para regresar inmediatamente a su país de origen, Perú, para recibir tratamiento.

“No podía creerlo”, dijo Escarly. “Seguí pensando, ‘¿Por qué yo?'”

A pesar de su diagnóstico, le rogó a su presidente de misión, el presidente de la misión de Bolivia La Paz, Fabián Vallejo, que le permitiera continuar sirviendo, pensando que podría buscar tratamiento después de que se completara su misión.

misionera con cáncer

La hermana Albujar en primera fila (vestido azul) durante una conferencia con élder Renlund.

Afortunadamente, la joven misionera entendió la gravedad de su enfermedad y al día siguiente, 10 de diciembre de 2018, la hermana Albujar tomó el primer vuelo a Lima, Perú, para comenzar el tratamiento y diagnosticar el tipo de cáncer que tenía.

En Lima, Escarly fue llevada inmediatamente a una clínica especializada. Después de muchas pruebas, los médicos determinaron que ella tenía cáncer de linfoma no Hodgkin y que se estaba propagando rápidamente. Le dijeron que necesitaría comenzar los tratamientos de radioterapia y quimioterapia lo antes posible.

La madre de Escarly, Martha López, que no es miembro de la Iglesia, dejó todo atrás en su natal Chincha, Perú, para viajar a Lima y dedicar todo su tiempo al cuidado de su hija.

Los milagros de la ministración

Los miembros de la iglesia en el área de Lima fueron notificados de la situación de Escarly y no dudaron en ministrar como lo haría el Salvador. El Barrio de Santa Cruz de la Estaca Limatambo Lima Perú demostró que no solo estaba preocupado por la mejora de Escarly sino también por el cuidado espiritual y temporal de toda su familia.

El obispo Yuichiro Shindo explicó que varias clínicas están ubicadas dentro de los límites del barrio, por lo que los miembros del barrio tenían cierto conocimiento y experiencia de lo que necesitarían familias como los Escarly. El obispo, el presidente del quórum de élderes y el presidente de la Sociedad de Socorro dividieron las tareas de coordinación médica, vivienda, alimentación y, lo más importante, el bienestar espiritual de la familia.

Gregoria Huaz, que acababa de mudarse al área, fue asignada como la hermana ministrante de Escarly. “Inmediatamente fui a la clínica para visitar y la vi tan indefensa y joven que sentí un dolor inmenso. Llegué a casa y me arrodillé y le supliqué al Padre Celestial (que bendijera) a Escarly”, dijo Huaz. Desde ese momento, se sintió inspirada de cómo podría ministrar mejor a Escarly y a su familia.

Cuando Escarly Albujar comenzó la quimioterapia, su madre no tenía dónde dormir. Dormiría en las camas de las habitaciones vacías de la clínica hasta que estas sean ocupadas. El quórum de élderes ayudó a pagar un hotel cerca de la clínica para que Martha Albujar pudiera encontrar el descanso que necesitaba.

Las hermanas de la Sociedad de Socorro compartían el desayuno, el almuerzo y la cena. Y debido a que la familia Albujar no sabía mucho sobre el seguro de salud, los miembros del barrio y misioneros mayores se turnaban en largas filas en las clínicas con ella. Finalmente la ayudaron a trasladarse a un departamento.

Un amor como el del Salvador

Durante Navidad y Año Nuevo, la familia Albujar nunca se sintió sola. Los miembros decoraron un pequeño árbol de Navidad en la habitación de Escarly, y los misioneros mayores recaudaron dinero para darle un iPad para que pudiera leer las Escrituras, escuchar música de la Iglesia y comunicarse con su familia en Chincha.

Los hombres y mujeres jóvenes del barrio también fueron incluidos en las oportunidades de ministrar. Invitaron a los hermanos gemelos más jóvenes de Albujar a actividades juveniles, recogiéndolos y dejándolos después de las actividades. Martha Albujar dijo que estaba muy agradecida de que sus otros hijos pudieran salir y distraerse mientras su hija se recuperaba.

Otro acto ministerial memorable fue cuando César Augusto Ontero, quien recientemente regresó de la Misión Perú Iquitos, viajó con toda su familia desde Piura (15 horas al norte de Lima), para visitar los Escarly Albujar. También le habían diagnosticado cáncer mientras se desempeñaba como misionero y fue tratado en la misma clínica, con resultados milagrosos. La visita de él y su familia dio esperanza y fortaleza a la familia Albujar.

Durante los 7 meses de lucha y temores, el barrio se convirtió en una segunda familia para la familia Albujar. Escarly estuvo en coma durante dos de los últimos siete meses de tratamiento, momentos en los que su nueva familia (el barrio Santa Cruz) se unió al ayuno y la oración por su bienestar.

misionera con cáncer

Ahora, cuando las personas que dicen ser un hermano o hermana de la Iglesia llegan a la puerta del departamento de Escarly, su madre les deja entrar, sabiendo que vienen a visitar y orar por su hija.

Incluso con toda la ministración que el Barrio Santa Cruz ha proporcionado, “la tarea no ha terminado”, dijo el obispo Shindo. “Hay aún más compromiso de ministrar en el barrio”. Un gran espíritu de servicio ha inundado el barrio, dijo, especialmente aquellos que han estado involucrados en el cuidado de Escarly. Han sentido el amor del Salvador al ministrar, una experiencia que los ha inspirado a continuar sirviendo.

Lecciones aprendidas

Aunque Escarly no entendió inicialmente por qué tuvo que pasar por esta prueba, siente que el Señor nunca la abandonó. “Sé que Él vive y que siempre estará allí para mí”, dijo. “Debido a esta prueba, me he fortalecido y aprendido. Estoy muy agradecido de que el Señor me haya dado otra oportunidad”.

“No sé si viviré un poco o mucho tiempo”, dijo, “pero todo lo que le pido (a Dios) es que yo no pierda la esperanza o la fe… Anhelo vivir, casarme y tener una familia, pero sea cual sea su voluntad, la acepto. He aprendido a disfrutar, sonreír y vivir lo mejor que puedo todos los días, como si fuera el último”.

Escarly Albujar está esperando su última tomografía por emisión de positrones (PET), con la esperanza de que sea declarada libre de cáncer.

Ella dijo que también ha visto la diferencia con su madre, que ahora lee El Libro de Mormón, ora constantemente y asiste a la iglesia con ella siempre que sea posible. En cuanto a ella, dijo que se ha fijado metas para aprender inglés y estudiar el manual “Ven, sígueme” con su madre.

 

Artículo escrito por Melina Gálvez para The Church News