La policía local rusa arrestó a dos jóvenes misioneros voluntarios de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días durante una reunión en su centro de reuniones.

La detención ocurrió desde el viernes en Novorossiysk, una ciudad en el Mar Negro, según un portavoz de la Iglesia.

“Si bien estamos agradecidos de que estos jóvenes están en buenas condiciones y reciben un buen trato, nos preocupan las circunstancias de su detención”, dijo Eric Hawkins, portavoz de La Iglesia de Jesucristo. “Ambos han hablado con sus padres. Continuaremos trabajando con las autoridades locales y alentaremos la rápida liberación de estos voluntarios”.

Un reportero de Deseret News conversó con el padre de uno de los voluntarios, cuyos nombres no han sido divulgados, mientras continúan los esfuerzos por resolver el problema.

El padre dijo que los dos jóvenes están bien. Explicó que el presidente de la misión viajó a Novorossiysk y se reune diariamente con los misioneros voluntarios. El lunes, al presidente de la misión de la iglesia en Rusia Rostov-na-Donu, donde están sirviendo los jóvenes voluntarios, se le permitió llevar su teléfono celular al centro de detención y hacer que los misioneros voluntarios llamen a casa.

“Estamos un poco mejor”, dijo el padre, que vive en los Estados Unidos. “Hablamos con los élderes, con nuestro hijo, ayer, y fue un gran alivio y una comunicación muy agradable. Fue un momento muy dulce. Él nos confirmó que están bien”.

El padre explicó que una audiencia en la corte del sábado, en la que los misioneros fueron representados por abogados proporcionados por la iglesia, no resolvió el problema. El aparente acuerdo de que los dos voluntarios entreguen sus visas y salgan del país no se concretó, lo que probablemente significó que los dos jóvenes permanecerán detenidos durante la semana.

El padre comentó también que los funcionarios creían que los misioneros voluntarios estaban enseñando inglés sin licencia. Los voluntarios dijeron que solo estaban llevando a cabo una noche de juegos programada en inglés.

“Simplemente están emocionados de estar allí y aman a la gente”, dijo el padre. “Ellos sólo quieren ayudar”.

El servicio misional en Rusia es diferente

En julio de 2016, Rusia implementó una ley antiterrorista que incluía una disposición que prohibía el trabajo misional público. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días cumplió de inmediato, rediseñando a sus jóvenes misioneros como voluntarios y ordenándoles que sigan la disposición de la ley de que todo el proselitismo tenga lugar en los centros de reuniones.

Sin embargo, unas semanas después, en agosto de 2016, los funcionarios rusos locales detuvieron a seis hombres y mujeres estadounidenses voluntarios de la iglesia durante unas horas. Las cortes en Samara finalmente ordenaron a los seis voluntarios como deportados y prohibidos de Rusia por cinco años, pero no por violar la nueva ley. La iglesia transfirió a cinco de los voluntarios a una misión cercana de habla rusa fuera del país. La otra voluntaria estaba cerca del final de su servicio, así que regresó a los Estados Unidos.

La iglesia ha continuado proporcionando voluntarios en el país para apoyar a sus congregaciones.

Novorossiysk está a 930 millas del sur de Moscú.

 

 

Fuente: Deseret News