Dos misioneros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días salvaron recientemente la vida de cuatro hombres cuyo automóvil cayó a un lago en la isla de Kiribati, en la isla del Pacífico.

El élder Ulas y el élder Patane, ambos de la Misión de las Islas Marshall, Kiribati, iban en sus bicicletas en una carretera poco transitada en la isla de Tarawa cuando vieron que un automóvil avanzaba a toda velocidad hacia ellos.

Los misioneros se detuvieron y observaron el desvío del auto en la carretera, de pronto se volcó y cayó en un lago cercano.

Como se puede ver en la fotografía, el compartimiento de pasajeros del automóvil se sumergió casi totalmente en el agua turbia.

misioneros salvan vidas

Los dos misioneros corrieron instantáneamente hacia el auto que se encontraba medio sumergido y el élder Ulas entró al lago mientras su compañero, el élder Patane, se quedó en el banco para pedir una ambulancia.

Una de las puertas traseras del auto estaba atascada pero, afortunadamente, se podía abrir una puerta delantera y el élder Ulas pudo sacar a los cuatro hombres uno por uno a la seguridad de la orilla del lago.

Para cuando el cuarto hombre fue sacado del vehículo sumergido, los otros tres hombres ya estaban a salvo. Sin embargo, el conductor había sufrido lesiones graves y estaba sangrando.

Actuando rápidamente, el élder Ulas usó un pedazo del parabrisas roto para cortar las correas de su mochila para hacer un torniquete y así disminuir la pérdida de sangre.

Después de varias llamadas telefónicas y una larga espera, llegó una ambulancia con apoyo médico.

El conductor lesionado agradeció a los misioneros por su acción desinteresada y valiente y comentó que los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días “viven realmente lo que predican”.