Los Santos de los Últimos Días y sus vecinos en Puerto Rico estaban despiertos hoy por la mañana, cuando un terremoto de 6,4 grados de magnitud sacudió la isla caribeña.

El evento del 07 de enero del 2020 siguió a un terremoto menor el lunes en Puerto Rico de magnitud 5.8.

terremoto en Puerto Rico

Fotografía: Jorge A. Ramirez Portela.

Sin embargo, todos los misioneros se encuentran a salvo

Todos los misioneros que sirven en Puerto Rico están seguros y estuvieron en contacto con sus familias a través de mensajes de texto. Mientras tanto, no hubo informes tempranos de lesiones a miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

El presidente de la misión de Puerto Rico, San Juan, David Smart, declaró a Church News poco tiempo después del terremoto que los élderes y las hermanas que servían en la isla estaban contabilizados, en buenas condiciones y con buen ánimo.

“Todos los misioneros pudieron obtener teléfonos inteligentes justo antes de Navidad, por lo que todos estamos conectados ahora”, dijo. “Alrededor de las 4:30 o 5:00 am de esta mañana, comenzamos a recibir mensajes de los misioneros que decían que sintieron el terremoto, pero que no hubo heridos ni problemas”.

Agregó que todos los misioneros enviaron mensajes de texto a sus padres para informarles que estaban a salvo.

terremoto en Puerto Rico

Fotografía: Carlos Giusti.

La Iglesia de Jesucristo después del terremoto en Puerto Rico

El presidente de la Estaca Ponce, Puerto Rico, Franki Ruiz, dijo que violentos temblores lo empujaron de la cama hoy, poco después de las 4 de la mañana. Esperaba un gran terremoto debido a la frecuente actividad sísmica en la isla en los últimos días.

“Me desperté y le dije a mi esposa, padres e hijos que este era el [grande], así que salgamos de la casa”, comentó. “Caminamos con calma afuera, y todos mis vecinos también estaban saliendo de sus hogares”.

terremoto en Puerto Rico

Fotografía: Carlos Giusti.

Inmediatamente, el presidente Ruiz comenzó a contactar a otros líderes de la Iglesia en el área.

“No tenemos informes de miembros heridos o informes de daños graves en sus hogares”, dijo. “Todavía estamos tratando de dar cuenta de todos, pero hasta ahora, las cosas parecen estar bien para los miembros”.

El terremoto principal y las réplicas frecuentes han dejado a algunos en la región de Ponce histéricos de miedo, dijo el presidente Ruiz.

“La gente estaciona en las carreteras principales y autopistas y solo espera. Todavía estamos en una situación de emergencia en este momento”.

Mientras tanto, los líderes locales en la estaca de Ponce hicieron evaluaciones estructurales preliminares de los edificios locales de la Iglesia y no descubrieron ningún daño obvio.

 

(Noticia en desarrollo)

 

Fuente: The Church News