Valientes misioneros de Tonga salvan vidas después de la erupción volcánica y el tsunami

Misioneros en Tonga salvan vidas

Toda la nación de Tonga se ha visto afectada por los acontecimientos del 15 de enero del 2022, cuando una erupción volcánica submarina expulsó cenizas y rocas sobre las islas cercanas, y también desencadenó un devastador tsunami .

Nomuka-Island-in-the-Ha'apai-group-in-Tonga-was-heavily-damaged-by-the-tsunami-and-ash-caused-by-the-volcanic-eruption-on-15-January-2022.

Las casas en Tonga después del 15 de enero del 2022. Imagen: La Iglesia de Jesucristo.

Las casas han sido dañadas o destruidas. Las familias y comunidades continúan limpiando y reconstruyendo, a menudo echando una mano a los vecinos, las familias y los miembros de sus congregaciones. Cuatro personas murieron y 18 resultaron heridas como resultado del desastre natural. La comunicación sigue siendo intermitente e irregular, y todavía se necesita ayuda para sostener la vida y ayudar a las comunidades a reconstruirse.

Cómo los misioneros de la Iglesia de Jesucristo salvaron vidas

En medio de la tragedia de estos terribles acontecimientos, hay historias de valentía y heroísmo. Dos de esas historias involucran misioneros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

La erupción ocurrió a 65 kilómetros de la isla principal de Tongatapu, que fue golpeada por un tsunami y cubierta de cenizas. Los sitios a lo largo de la costa oeste sufrieron graves daños. Otras islas al norte del volcán también estaban en el camino directo del tsunami que las golpeó con terrible fuerza.

La Iglesia tiene dos misiones en Tonga, una para la isla principal y otra para las islas exteriores. Sitiveni Fehoko es el presidente de la misión de las islas exteriores, que cuenta con unos 135 misioneros.

Cuando se enteró del volcán, supo que habría un peligroso tsunami. El presidente Fehoko agarró su teléfono celular y comenzó a llamar a cada grupo de misioneros en las islas más cercanas al volcán para advertirles y decirles que se dirigieran al terreno más alto lo antes posible.

Anciano-Sefita-Polata-(izquierda)-y-Anciano-Moisés-Foliaki-habla-sobre-sus-experiencias-cuando-un-tsunami-hit-Nomuka-Isla-el-15-Enero-2022.-Tonga

El élder Sefita Polata (izquierda) y el élder Moses Foliaki hablan sobre sus experiencias cuando un tsunami golpeó la isla Nomuka el 15 de enero de 2022. Imagen: La Iglesia de Jesucristo.

Correr a terrenos más altos

El élder Malakai Ika y el élder Richard Tu’l’onetoa estaban en su apartamento misional en la isla de Kotu, a unos 90 kilómetros del volcán. Recibieron el llamado del presidente Fehoko, quien les dijo que se fueran de inmediato y corrieran a terrenos más altos.

Los misioneros hicieron precisamente eso y llamaron a otros a subir la colina. No todos prestaron atención a su advertencia, ya que tenían curiosidad y querían ver lo que estaba sucediendo en el océano. El élder Ika reconoció a un padre y a dos niños pequeños que intentaban apresurarse cuesta arriba.

Agarró a los niños y los llevó a la cima. El élder Tu’l’onetoa escuchó un grito de ayuda y corrió de regreso para encontrar a una anciana llorando y luchando por avanzar cuesta arriba. La recogió y comenzó a subir de nuevo la colina.

A medida que se acercaba a la cima, se dio la vuelta y vio una enorme ola que se dirigía hacia ellos y pensó que serían alcanzados. De repente, la ola se alejó y ni siquiera los tocó.

Cuando llegó a la cima, se dio cuenta de lo ligera que se sentía la mujer al llevar, casi tan ligera como un bebé. Ambos misioneros se quedaron y ayudaron a otros hombres a llevar a los residentes de la isla a la cima. La Armada de Tonga estimó más tarde que el tsunami que azotó Kotu tenía más de 15 metros de altura.

Ir a lugares peligrosos para rescatar a más personas

Veinte kilómetros al sur de la isla de Nomuka, el élder Moses Foliaki y el élder Sefita Polata estaban en la playa y habían estado observando el extraño comportamiento del océano con las olas retrocediendo lejos en la bahía.

Mientras observaban el océano, recibieron una llamada del presidente Fehoko diciéndoles que abandonaran la costa y se dirigieran tierra adentro. Inmediatamente agarraron sus escrituras y se dirigieron a terrenos más altos. Mientras corrían, miraron a su derecha y vieron la ola de tsunami pasar por encima de la cercana isla Nomukeiki y vieron que se dirigía hacia ellos.

Siguieron corriendo y se encontraron con una madre y dos niños pequeños. Recogieron a los niños y los llevaron a la cima de la colina.

En la parte superior, miraron hacia atrás y vieron una ola subiendo por la isla, pero parece que se dividió justo cuando llegó al centro de reuniones Nomueka de la Iglesia, dejándola intacta. Desde este punto de vista observaron cómo la ceniza volcánica comenzaba a caer y la gente corría a buscar refugio.

Los jóvenes misioneros se dieron cuenta de que todos tendrían sed. Recordaron un gran número de botellas de agua que su presidente de misión les había enviado antes para almacenarlas en el edificio de la Iglesia. Fueron al edificio, consiguieron el agua y comenzaron a repartirla a los presentes.

Una de las personas allí les dijo que un miembro de la Iglesia estaba atrapado en un lago profundo tierra adentro, por lo que se apresuraron al sitio. Estaba lleno de escombros, incluidos animales muertos, y nadie entraba, debido al peligro. Un hombre estaba luchando por mantener la cabeza fuera del agua, por lo que los misioneros saltaron, llevándolo a un lugar seguro.

Los misioneros tonganos vieron a otras dos personas atrapadas en los escombros y también las sacaron. Un hombre resultó herido, uno se había ahogado.

Moisés-Foliaki-ayudado-traer-a tierra-emergencia-suministros-en-Nomunka-Isla-después del-tsunami-el-15-enero-2022.-Tonga

El élder Moses Foliaki ayudó a llevar suministros de emergencia a la isla de Nomunka después del tsunami del 15 de enero de 2022. Imagen: La Iglesia de Jesucristo

Una ola de gratitud

Mientras estaban allí, pensaron en todo el dolor y la angustia que habían visto y oído ese día. A su alrededor, podían escuchar a la gente quejarse de lo que había sucedido y lo terrible que era. Los misioneros se arrodillaron y comenzaron a orar, dando gracias a Dios por mantenerlos a salvo.

Más tarde explicaron que mientras hacían esto, una ola de gratitud y amor los arrasó, y sabían que su oración había sido respondida.

misioneros en Tonga

Al élder Moses Foliaki (izquierda) y al élder Sefita Polata (derecha) se unen a otros voluntarios mientras ayudan con la limpieza de la isla de Nomuka en Tonga después del tsunami allí el 15 de enero de 2022. Imagen: La Iglesia de Jesucristo.

 

Fuente: news-nz.churchofjesuschrist.org

| Noticias, trending
Publicado por: Melody Mejia
Con estudios en Comunicaciones y leyes. Apasionada por el teatro, el cine, y la fotografía. Es directora de los escritores en español para More Good Foundation en Latinoamérica.
Lecciones de Abraham y Sara: Cómo el sufrimiento puede ayudarnos a...
perdonar
6 cosas que debes considerar cuando se te haga difícil perdonar a...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *