Mitt Romney, el millonario y su diezmo

Mitt Romney

Por Terrie Lynn Bittner

Mitt Romney MormonHa habido gran cantidad de especulación acerca de los impuestos de Mitt Romney, particularmente del monto de dinero que dona a los mormones. Mormón es un apodo para los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, la iglesia a la que Romney pertenece.

A los mormones se les enseña a pagar el diez por ciento de sus ingresos obtenidos, como diezmo. Esto es un mandamiento tomado directamente de la Biblia. La palabra diezmo significa la décima parte y Dios ordena a Sus seguidores a pagarle un diezmo. Esto, por supuesto, se realiza al donarlo a la Iglesia de los creyentes.

“Traed todos los diezmos al alfolí, y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde” (Malaquías 3:10). En Génesis 14:18’20, aprendemos que Abraham, quien aún era conocido como Abram en ese momento, pagó diezmos sobre todo lo que poseía.
Durante toda la Biblia, desde ese momento en adelante, leemos de gente siendo ordenada a pagar diezmos.

Jesucristo elogió a la viuda cuyo diezmo ascendía a un tanto, una pequeña cantidad de dinero. Él indicó que, para ella, pagar su diezmo completo requería un sacrificio mucho mayor de lo que era para una persona adinerada que podría estar pagando más, pero con un menor sacrificio. Aunque el diezmo siempre es requerido, Dios no valoriza el diezmo de una persona adinerada más que lo que valoriza el pequeño diezmo de los pobres. Lo importante es que estemos guardando el mandamiento.

Dado que Mitt Romney es un mormón activo, paga un diezmo completo. También realiza donaciones adicionales y ya que puede costearlo, es probable que sus donaciones sean bastante considerables. Todo el que cree en Dios estará naturalmente dispuesto a participar en Su obra de toda forma posible; por medio de diezmos y ofrendas, y del tiempo entregado al servicio.

El diezmo mormón es utilizado para expandir la obra de Dios. Por supuesto, paga los gastos básicos del funcionamiento de la iglesia; edificios, suministros educativos, obra misional, costos se servicios, y gastos de la congregación. Dado que los mormones tienen un ministerio laico, el dinero no es utilizado para pagar salarios a los líderes de la iglesia. Cuando Mitt Romney sirvió como obispo (pastor laico) y presidente de estaca (un líder sobre una cantidad de congregaciones que asiste y dirige a los obispos en sus servicios) no fue remunerado. Él sostuvo a su familia por medio de su empleo secular e hizo su trabajo en la iglesia en su tiempo “libre”. Aunque algunos apóstoles y profetas reciben un estipendio modesto dado que su trabajo es de tiempo completo y algunos empezaron muy jóvenes a recibir pensiones o carecen de otras fuentes de ingresos, ese dinero es pagado por medio de otros recursos. A diferencia de muchas religiones, los mormones no ponen todos sus negocios bajo la sombra de un ministerio. Ellos realizan negocios prósperos separadamente y pagan impuestos por ellos.

Este dinero es utilizado para los pequeños estipendios. Independientemente de cuánto diezmo se ha pagado, los líderes no se benefician financieramente. Aunque muchas religiones tienen líderes que se vuelven adinerados por medio de su ministerio, los líderes mormones que tienen riqueza la han obtenido en sus empleos privados antes del servicio de tiempo completo en la iglesia.

El diezmo es utilizado para educar a los miembros y visitantes de la Iglesia acerca del evangelio. Los maestros reciben manuales de las lecciones y en algunas clases, los estudiantes también. Ya que todos son voluntarios, se les dice a los miembros que no utilicen su propio dinero para su trabajo voluntario, conocidos como llamamientos. Esto significa que los gastos para las actividades y los programas vienen de los fondos de diezmos. Hacer esto asegura que aquellos que no pueden costear una donación no sean tentados a gastar el dinero que no pueden donar y no se sientan incómodos debido a que no pueden hacer tanto como otros.

Además del servicio dominical, los mormones realizan una serie de otros programas para sus miembros para ayudarlos a aprender y progresar y proveer de actividades significativas para los jóvenes. Los niños desde los 8 hasta los 11 años de edad participan en programas de “Cub Scouts” o de Mi Fe en Dios, en los que se les establece y cumplen metas que ponen en práctica sus enseñanzas espirituales o mejoran su habilidad para vivir una vida con propósito. Los adolescentes tienen un programa semanal también. Los chicos participan en los Boy Scouts y las chicas tienen un programa propio, nuevamente enfocado en establecer metas y vivir una vida con propósito. También asisten a clases los días de semana en los que estudian las escrituras profundamente. Dos años de la rotación tetra-anual enseñan la Biblia y un año es dedicado al Libro de Mormón. El año último se estudia sobre la historia de la iglesia y un libro de revelación moderna, conocido como la Doctrina y Convenios Los estudiantes universitarios tienen un programa de escrituras y estudio del evangelio de nivel universitario.

Aunque los misioneros pagan sus propios gastos durante su misión voluntaria, los suministros que utilizan son costeados por medio de fondos de la Iglesia. Los costos de la misión son los mismos para todas las misiones, por lo que las misiones más caras requieren de apoyo suplementario por parte de la Iglesia.

El dinero del diezmo ayuda a construir templos mormones. Estos son considerados literalmente como la casa de Dios y por eso los mormones demuestran su amor a Dios creando hogares encantadores para Él. A lo largo de la Biblia, vemos que Dios periódicamente mandó a Sus hijos a crear lugares especiales para realizar ordenanzas sagradas. Finalmente, Él les ordenó crear templos. Estos fueron tan importantes que cuando David quiso construir uno debido a que le parecía mal que David viviera en un palacio mientras que la casa de Dios era una tienda, Dios lo rechazó. David no había sido perdonado por su grave pecado. Dios le permitió a David empezar a preparar los materiales, pero su hijo Salomón fue a quien se le permitió construirlo. Cuando Salomón también se volvió malvado, el templo no fue más santificado ni aprobado por Dios.

Jesucristo, comprendiendo la santidad de los templos, estuvo comprensivamente airado al verlos maltratados por mercaderes, convirtiendo lo sagrado en un mercado ordinario. Su obra al limpiar el templo demuestra la extrema importancia de tratar estos templos y la obra realizada dentro de ellos con el mayor respeto y santidad. Los mormones le dan bastante cuidado a la construcción de las casas de Dios  lo que demuestra gran amor y tratan estos templos con el respeto que Jesús nos mandó tener por los templos construidos en honor a Dios.

Los mormones también utilizan los fondos para llevar a cabo obras humanitarias. Hay una serie de programas para ayudar a aquellos necesitados. Algunos asisten a aquellos que son miembros de la iglesia y otros ayudan a las personas sin importar su religión.

El programa de ayuda humanitaria ayuda a gente y comunidades de todo el mundo. Cuando un desastre golpea, los mormones a menudo están en el lugar antes que los demás. En otras situaciones, esperan saber primero lo que se necesita. Llevan alimentos, suministros de medicina e higiene y otros equipos solicitados. Esto siempre va para aquellos necesitados, independientemente de su fe. El programa también provee de socorro humanitario de maneras que alientan el auto-respeto y la autosuficiencia. Por ejemplo, a menudo un grupo humanitario llegará, construirá un sistema de agua potable y se irá. Si deja de funcionar, la gente volverá a utilizar el agua impura hasta que el donante regrese. Cuando los mormones crean tal sistema, esperan que los habitantes participen. Esta gente entonces es ayudada a encontrar la manera de financiar el mantenimiento necesario y aprender cómo cuidarlo por sí mismos. El sistema es entonces verdaderamente de ellos y ya no son dependientes de los extranjeros. Con frecuencia, esto lleva al empleo para aquellos responsables de cuidar los equipos. También permite a la Iglesia avanzar y ayudar a otra aldea, lo que significa que puede ayudar a la mayor cantidad de personas posible, más que sólo enfocarse en sólo algunas localidades.

Además del agua potable, hay programas en ejecución en una variedad de áreas humanitarias, incluyendo sillas de ruedas, inmunizaciones, resucitación neonatal, y agricultura eficaz. Todas las donaciones realizadas a este fondo van directamente a ayudar a aquellos necesitados. Los costos administrativos son costeados por medio de otros fondos.

En un programa único diseñado para ayudar a los miembros de una congregación mormona, a los mormones se les pide ayunar por veinticuatro horas. Este es un ayuno completo sin comida o bebida de cualquier tipo, incluso agua, y se les pide a todos los que sean capaces físicamente de hacerlo. Al final del ayuno, los miembros donan por lo menos la cantidad que ahorraron al no comer o beber y lo donan como una “ofrenda de ayuno”. Este dinero va a la gente dentro de su propia congregación que están enfrentando dificultades temporales. Es utilizado para proveer las necesidades vitales básicas; comida, refugio y asistencia médica; mientras se le ayuda a los miembros a volver a ser autosuficientes por medio de distintos programas de la Iglesia. Aquellos que reciben asistencia son alentados a donar su tiempo a varios proyectos de servicio, con el fin de ayudarlos a mantener su autoestima y contribuir a su propio sostenimiento.

Cuando se analicen las declaraciones de impuestos de Mitt Romney, es probable que demuestren que participa en la obra de Dios y en esfuerzos humanitarios en todo el mundo al pagar su diezmo completo, como se ordena en la Biblia y honrando su promesa a Dios.

 

| Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *