Miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se unieron a un grupo judío para un servicio de Shabat el viernes por la noche en un centro de reuniones mormón en Irvine, California, el viernes 13 de octubre de 2017.

Fue la última vez que la congregación judía se reuniría en el Centro de estaca de la Iglesia donde se había estado reuniendo durante el año pasado, mientras que su sinagoga estaba en proceso de renovación.

“Dar gracias a nuestros amigos mormones” fue el título del sermón del servicio de Shabat del rabino Richard Steinberg de la congregación judía Shir-Ha-Ma’alot (SHM). Más de 200 judíos y mormones se dieron la bienvenida mutuamente con expresiones de gratitud, apretones de mano y saludos de Shabat.

El presidente Tait Eyre de la Estaca Irvine de California escuchó que la congregación judía necesitaba un lugar para reunirse y ofreció el centro de reuniones de la Iglesia como una opción. “Nuestro propósito al hacer esto fue fortalecer nuestra relación entre nuestras creencias”, dijo el presidente Eyre.

La congregación judía se reunía en el edificio los viernes por la noche y los sábados por la mañana como parte de su adoración sabática judía cuando las instalaciones no solían utilizarse. El rabino Steinberg dijo que la congregación mormona “abrió la puerta con amor y bondad”.

Los líderes de la iglesia estarían allí para hospedar a la congregación judía cada vez que se encontraran en el edificio. Los miembros que vinieron a ser anfitriones ayudarían a limpiar, preparar aulas e incluso a unirse a los servicios.

Lo que aprendieron los judíos de los mormones

Durante todo el año, el rabino Steinberg dijo que había adquirido una mayor comprensión de por qué los mormones quieren compartir las verdades que creen. Sin embargo, dijo que se abstuvieron de hacer proselitismo “para alcanzar un mayor valor religioso”. En su sermón de Shabat, el rabino Steinberg señaló que los misioneros mormones que asistieron incluso habían asistido con sus días sagrados.

Como expresión de gratitud, el rabino Steinberg pronunció una bendición sobre los Santos de los Últimos Días presentes. Dijo que SHM planea dedicar un espacio en su nueva sinagoga en honor a la Iglesia como un recordatorio de que su “gentileza, hospitalidad y bondad son un modelo para todas las religiones”. La congregación mormona también fue invitada a asistir a la gran inauguración de la nueva iglesia (sinagoga).

El rabino Steinberg expresó su esperanza de que “el mundo alrededor vería la amistad entre estas dos comunidades como un modelo”.

“Ha sido una notable sensación de cercanía que nunca se ha desvanecido durante todo el año”, dijo Marty Hart de SHM, quien asistió a los servicios de Shabat y al estudio de la Torá regularmente en el centro de reuniones.

Lo que aprendieron los mormones de los judíos

“Lo disfruté cada vez que asistí”, dijo Kenny Giuliani, un mormón que tuvo la oportunidad de servir como anfitrión. “Aunque la forma en que adoramos puede ser un poco diferente, una cosa que definitivamente nos une es el amor y el respeto por los puntos de vista y las creencias religiosas de los demás”.

“Todos tuvimos la oportunidad de aprender, con aprecio y gratitud, que tenemos mucho más en común de lo que muchos sospechamos y más cosas en torno a las cuales podemos unirnos”, dijo Larry Gassin, un Santo de los Últimos Días que coordinó la construcción compartida para el año.

mormones prestan su centro de reuniones a judíos

Créditos: mormonnewsroom.org

El servicio de Shabat terminó con la congregación entrelazando abrazos.

 

 

Fuente: mormonnewsroom.org