El presidente Russell M. Nelson, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, se reunión con más de 60,000 Santos de los Últimos Días e invitados en un estadio de fútbol en Arizona y les invitó a convertir sus hogares en centros de aprendizaje y espiritualidad.

Reconociendo que esto se verá un poco diferente para todos, los invitó a “orar cada día intencionalmente” sobre cómo hacer esto. Tal causa, dijo el presidente Nelson, “es la de Dios Todopoderoso”.

Presidente Nelson en Arizona con 60 mil

Se cree que la visita histórica del presidente Nelson es la reunión más grande de los Santos de los Últimos Días en Arizona y una de las multitudes más grandes para escuchar a un presidente de la Iglesia en sus 189 años de historia.

El presidente Nelson estuvo acompañado de su esposa, Wendy, y el presidente Dallin H. Oaks, Consejero en la Primera Presidencia y su esposa, Kristen.

Entre los invitados del domingo se encontraban más de tres docenas de líderes locales religiosos, cívicos y gubernamentales. Antes del devocional, el presidente Nelson se reunió personalmente con varios de ellos, entre ellos Doug Ducey, gobernador de Arizona; Thelda Williams, alcaldesa de Phoenix; el Reverendísimo Thomas J. Olmsted, Obispo católico romano de Phoenix; Michael M. Crow, presidente de la Universidad Estatal de Arizona; y Spencer Blake de la televisión CBS 5 de Arizona.

Presidente Nelson en Arizona con 60 mil

El Gobernador Ducey llamó a la reunión del domingo por la noche “una celebración no solo del pluralismo de nuestro país, sino de lo que es un lugar cálido y acogedor en Arizona para personas de todos los orígenes y credos”. Agradeció al Presidente Nelson y a la comunidad Santo de los Últimos Días por ayudar a “solucionar los problemas intratables que encontramos en todo nuestro país”.

“No fue lo que esperaba. Fue mucho mejor”, dijo el alcalde Williams sobre la reunión previa al devocional con el presidente Nelson. “Es un hombre compasivo, sabio, aventurero. Respeto mucho sus opiniones. Me impresionó mucho su itinerario para este año; pensé que el mío era complicado, pero no es nada comparado con el suyo y si comparas las edades [el presidente Nelson tiene 94 años], es notable”.

Presidente Nelson en Arizona con 60 mil

El obispo Olmsted dijo que estaba complacido de escuchar ideas comparables al catolicismo cuando el presidente Nelson explicó sobre la búsqueda de la verdad del Santo de los Últimos Días. “No solo buscamos la verdad a través de la fe revelada, sino que también lo hacemos a través de la ciencia”, dijo el obispo Olmsted. “Y esta es una de las convicciones firmes que tenemos como católicos también. San Juan Pablo II dijo que hay dos alas en las que volamos hacia la búsqueda de la verdad: la fe y la razón. Ciencia y religión juntas. Si realmente estamos buscando la verdad, la buscamos de cualquier manera que podamos tenerla. La verdad siempre está unida”.

Presidente Nelson en Arizona con 60 mil

El presidente Crow expresó sentimientos similares sobre el enfoque del presidente Nelson a la verdad y la vida. “Habló tan positivamente sobre el futuro y hacia dónde nos dirigimos, y sobre la creatividad y el vínculo entre la fe y la ciencia, y cómo debemos reunir todas estas ideas para que podamos crear este lugar mejor para todos nosotros”.

Un resumen de los otros oradores del domingo

Al notar los muchos cambios que la Iglesia ha hecho a las políticas y procedimientos durante el año pasado, el presidente Oaks advirtió a los Santos de los Últimos Días que recuerden que lo más importante es un cambio de corazón.

“El cambio es casi siempre emocionante”, dijo el presidente Oaks. “Los cambios que hemos experimentado en nuestras reuniones y políticas de la Iglesia deberían ayudarnos, pero por sí solos no llevarán a nuestros miembros a donde nuestro Padre Celestial quiere que estemos. Los cambios que hacen una diferencia en nuestra posición en el camino del convenio no son cambios en las políticas o prácticas de la Iglesia, sino los cambios que hacemos en nuestros propios deseos y acciones”.

Presidente Nelson en Arizona con 60 mil

Con el día de San Valentín a solo unos días, la hermana Nelson habló de cómo ese día puede ser grandioso y terrible, excelente para aquellos que tienen a alguien a quien amar, pero terrible para quienes sufren en la soledad.

“Nuestro Padre Celestial y Jesucristo quieren que sintamos el amor que tienen por cada uno de nosotros y el Salvador nos dice a ti y a mí: ‘Si me amas, guarda mis mandamientos’”, dijo la hermana Nelson. “Qué maravilloso regalo de San Valentín podemos dar a nuestro Padre Celestial y a nuestro Salvador, al humillarnos y abrir nuestros corazones para recibir Su amor y al guardar los mandamientos del Señor con una precisión cada vez mayor”.

Presidente Nelson en Arizona con 60 mil

La hermana Oaks habló de un amigo y compañero Santo de los Últimos Días en Chicago que, a través de su diagnóstico y tratamiento de cáncer, le ha enseñado el verdadero significado de confiar en Jesucristo durante los momentos difíciles.

“Cuando nos conocimos, no sabía nada de su condición”, dijo la hermana Oaks. “Solo sentí la grandeza de su alma, su deseo de servir al Señor y su gran gratitud hacia Él por el regalo de la vida y su familia. Solo más tarde, cuando me confió sus desafíos y cómo el Señor la había llevado, protegido y confortado, me di cuenta de que estaba observando el poder de la Expiación en acción. En nuestros tiempos de prueba, cuando nos dirigimos a Cristo, Él nos sostendrá”.

Un artículo de Opinión del Presidente Nelson para un conocido periódico en Arizona

Antes de su visita, el presidente Nelson escribió un artículo de opinión a petición del periódico Arizona Republic. Su mensaje a los lectores se refleja en su visita de enero a Paradise, California, donde él y su esposa, Wendy, atendieron a los afectados por el devastador incendio forestal. Los Nelson descubrieron que las mismas personas que trataban de consolar los estaban consolando después de haber perdido a su hija Wendy solo 40 horas antes de su visita.

El vínculo de fe compartido entre los Nelson y los Santos de los Últimos Días en California, una fe en que Dios puede sanar los corazones, llevó al presidente Nelson a regresar a casa “reconfortado por la tranquilidad de que Dios cuida a sus hijos cuando sufren”.

 

Fuente: Mormon Newsroom