La humilde historia de los Santos que se congregaban en una zapatería

Santos congregados en una zapatería

“Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18:20)

Muchas personas consideran a los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días como personas adineradas al juzgar por sus cómodos centros de reuniones (capillas) o sus majestuosos templos alrededor del mundo, sin embrago, para los Santos, congregarse es más que un lugar físico.

En los 70s, un grupo de miembros de la Iglesia de Jesucristo empezó a congregarse en una pequeña habitación conocida como la zapatería de una casa en el Barrio Medina, San Pedro Sula, Honduras. Este recinto era el segundo centro de reuniones en toda la ciudad hondureña.

Santos congregados en una zapatería

Este pequeño grupo de Santos fue aumentando en número y al poco tiempo pudieron alquilar una casa de madera pintada de amarillo. En el primer piso se efectuaba la reunión sacramental, una reunión donde los miembros participan de la Santa Cena, se entonan himnos y se comparten testimonios y mensajes. En el nivel superior de aquella casita, se compartían las clases respectivas de segunda y tercera hora.

Santos congregados en una zapatería

Actualmente en San Pedro Sula existen más de una decena de centros de reuniones o capillas de la Iglesia de Jesucristo, gracias al humilde testimonio y la fidelidad de los primeros miembros que aceptaron reunirse en una zapatería.

Santos congregados en una zapatería

El Salvador enseñó desde su nacimiento en un pesebre que la humildad es una característica principal de los hijos de Dios.

 

 

Fuente: saladeprensamormona.hn

| Noticias Latinoamérica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *