La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha cambiado sus pautas con respecto a enterrar a las mujeres investidas fallecidas, permitiendo la opción de ocultar sus rostros antes del entierro.

“Colocar el velo en el rostro de una mujer investida antes del entierro es opcional”, se lee en una carta de la Primera Presidencia. “Esto se puede hacer si la hermana expresó ese deseo mientras vivía. En los casos en que no se conocen los deseos de la hermana fallecida sobre este asunto, se debe consultar a su familia”.

Anteriormente, las mujeres investidas fallecidas podían estar sin velo “hasta el momento de cerrar el ataúd, momento en el que el obispo lo aprueba”, de acuerdo con las  “Instrucciones para vestir a los muertos que han recibido sus investiduras”.

Todos los miembros de la Iglesia que no hayan sido excomulgados en el momento de su muerte deben ser enterrados con la ropa del templo cuando mueran, de acuerdo con las “Instrucciones para la ropa de los muertos que han recibido su investidura“. Sin embargo, hay excepciones para cuando “las tradiciones culturales o las prácticas de entierro hacen esto inapropiado o difícil”, en cuyo caso “la ropa se puede doblar y colocar al lado del cuerpo en el ataúd”.

A continuación la carta de la Primera Presidencia en inglés:

mujeres investidas

Fuente: ldsliving