Mientras pasaba la miraba por el mar de caras al comienzo del Seminario 2018 para nuevos Presidentes de Misión y sus esposas, el Presidente Russell M. Nelson reconoció el anhelo en los nuevos Presidentes  y sus esposas de que él pudiera decir algo que pueda ayudarles para cuando comiencen sus nuevas asignaciones.

La ayuda del Presidente Nelson vino en la forma de sus propios anhelos.

“Estos son los deseos de mi corazón para ustedes, mis queridos Presidentes y hermanas. Tengo grandes esperanzas para su matrimonio, su familia, sus misioneros, sus líderes locales y los miembros que los admirarán. Espero que conozcan y enseñen la doctrina pura de Cristo, disfruten y proporcionen bendiciones del sacerdocio, ayuden en el recogimiento de Israel y preparen el mundo para la Segunda Venida.”

seminario de nuevos presidentes de misión 2018

El Presidente Russel M. Nelson y su esposa la Hermana Wendy Nelson saludan a los nuevos presidentes de misión en el seminario para nuevos presidentes de Misión en el Centro de Capacitación Misional de Provo Utah. Créditos: LDS Church News

Con sus observaciones en la reunión sacramental, el domingo 24 de junio, comenzó el seminario de tres días en el Centro de Capacitación Misional de Provo, Utah. La congregación incluyó 112 parejas de nuevos Presidentes de misión y sus esposas, provenientes de 23 países llamados a presidir misiones en todo el mundo que van desde Argentina hasta Zimbabwe.

Junto al Presidente Nelson estuvo su esposa, la hermana Wendy Nelson, a quien reconoció en sus comentarios, así como a toda la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles y sus esposas. También asistieron la Presidencia de los Setenta, muchas Autoridades Generales de los Setenta, Presidencias auxiliares generales y el personal del Departamento Misional y sus respectivos cónyuges.

Cónyuge y familia

Al decir “su mayor prioridad personal es su cónyuge”, el Presidente Nelson alentó a las parejas líderes de la misión a mantenerse lo más cerca posible de los hijos y nietos a pesar de las grandes distancias, para que les hagan comprender y apreciar el servicio misional.

Presidente Russel M. Nelson seminario de nuevos presidentes de misión 2018

El Presidente Russel M. Nelson y su esposa la Hermana Wendy Nelson saludan a los nuevos presidentes de misión en el seminario para nuevos presidentes de Misión en el Centro de Capacitación Misional de Provo Utah. Créditos: LDS Church News

“La lealtad al Señor y el amor por su familia no son compromisos que compiten. ¡Son sinérgicos!”, Dijo con énfasis, y agregó que “una familia eterna es el objetivo por el que todos nos esforzamos. Estamos edificando familias eternas. Eso no puede suceder sin la Iglesia y sus sagradas ordenanzas y convenios. Ese es uno de los objetivos por el que trabaja la Iglesia.”

Misioneros

seminario de nuevos presidentes de misión 2018

Al llamar a los misioneros “el alma de la próxima generación” y los futuros líderes de la Iglesia, el Presidente Nelson animó a los nuevos líderes a ayudarlos a ser obedientes a las leyes de Dios y del hombre.

“Si lo hacen, ellos estarán protegidos, tanto física como espiritualmente. Enséñenles que, a pesar de los riesgos siempre presentes, ellos estarán mucho más seguros que sus compañeros de clase y amigos que no fueron llamados a servir una misión; la misión es el lugar más seguro del mundo para ellos en este momento.”

El Presidente Nelson recordó a los nuevos líderes que sus misioneros verán y aprenderán de sus palabras y acciones, que cada misionero debe tener al menos un converso, ella o él mismo, y que la influencia de toda una vida por parte de los líderes continuará aún después de que los misioneros hayan regresado a casa.

“Ese progreso es ascendente –esa dimensión multi generacional–  es la medida final por la cual se medirá su trabajo y esfuerzo. Su éxito puede estar determinado por la cantidad de nietos de sus misioneros que sean bendecidos por las ordenanzas y los convenios del templo.”

Líderes locales y miembros

seminario de nuevos presidentes de misión 2018

El Presidente Nelson dijo que esperaba que los nuevos Presidentes de misión y sus esposas amaran e inspirarán a los líderes locales y a los miembros.

“Su capacidad para vincular el entusiasmo de los misioneros con la estabilidad amorosa y los esfuerzos útiles de los miembros no puede exagerarse. Su éxito se multiplicará exponencialmente a medida que aprovechen el poder de los miembros con los que sirven.”

El Presidente agregó que el mejor amigo de un misionero en la unidad local es el líder misional del barrio o rama y el asesor del templo e historia familiar del barrio o rama. El primero, ayuda a los misioneros a obtener oportunidades de enseñanza más significativas, y el segundo a ayudar a las personas nuevas en la Iglesia a aprender los nombres de sus antepasados, “muchos de los cuales anhelan que las ordenanzas exaltadoras del Evangelio se hagan por por su posteridad viviente.”

La doctrina de Cristo

Los mormones creen en Jesucristo

Pasando más tiempo en este “anhelo” que en los demás, el Presidente Nelson dijo que la mejor manera de aprender la doctrina de Cristo era enseñándola.

Repasó el propósito de Dios: llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna de Sus hijos, y las bendiciones de la expiación de Jesucristo. El regalo incondicional para cada individuo es la resurrección después de la muerte; mientras que el regalo condicional, basado en la obediencia a las ordenanzas y los convenios esenciales, es la posibilidad de la vida eterna.

El Presidente Nelson pidió que los misioneros y los miembros llamen a la Iglesia por su nombre correcto. “No es la Iglesia Mormona. No es la Iglesia SUD. Por decreto divino, es la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.”

Les recordó a los nuevos líderes misioneros “dos promesas fundamentales e imperativas” de nuestro Padre Celestial y de Su amado Hijo, que aún no se han cumplido en los misioneros: el recogimiento de Israel en los últimos días y el regreso de Jesucristo nuevamente a la tierra.

“Es nuestro glorioso privilegio y responsabilidad sagrada como misioneros ayudar a preparar al mundo para estas dos promesas aún por cumplir. El Libro de Mormón es el instrumento por el cual se logrará el recogimiento prometido de Israel, que fue escrito para nuestros días. Así mismo el Libro de Mormón es también es la evidencia tangible e irrefutable de que José Smith es el Profeta de esta última dispensación: la dispensación del cumplimiento de los tiempos, la dispensación en la que el mundo debe estar preparado para la segunda venida del Señor Jesucristo.”

Uno no puede hablar de Dios sin que se le recuerde el Espíritu Santo: “el verdadero maestro”, dijo el Presidente Nelson. “No hay conversión verdadera sin la influencia testificadora, confirmante y reconfortante del Espíritu Santo.”

Bendiciones del sacerdocio

restricción del sacerdocio

El Presidente Nelson dijo que el sacerdocio fue restaurado para que las ordenanzas esenciales para la salvación y la exaltación se realicen con la autoridad apropiada.

“La bondad por sí sola no es suficiente para brindar a sus hijos e hijas las bendiciones mayores de Dios. Se requieren ordenanzas del sacerdocio.”

El Presidente Nelson concluyó sus comentarios usando su autoridad del sacerdocio para dar una bendición sobre los Presidentes y sus esposas: de salud, fortaleza y seguridad; de éxito en el ministerio; de salud y sanación para los miembros de su familia y su acercamiento a Dios a través del próximo servicio misional como pareja; y de influencias sagradas en los misioneros, miembros y comunidades.

Al finalizar la reunión, la Primera Presidencia solicitó estrechar la mano de todas las nuevas parejas de líderes de misión.

Este artículo fue escrito originalmente por LDS ChurchNews Staff, y fue publicado por LDSChurchNews.com bajo el título: “President Nelson speaks on Book of Mormon, priesthood blessings, doctrine of Christ at MTC seminar