La Iglesia de Jesucristo expulsa a obispo acusado de posesión de pornografía infantil

obispo acusado

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días tiene tolerancia cero para con los líderes que atenten contra los niños o personas inocentes. 

Un ex obispo Santo de los Últimos Días, fue acusado por posesión de pornografía infantil en su teléfono celular en un tribunal federal en Estados Unidos.

Timothy James Hallows, de 62 años, de Kaysville, Utah, se declaró culpable de posesión de pornografía infantil de acuerdo con los fiscales federales. Hallows admitió tener imágenes de niños agredidos sexualmente por adultos en su teléfono móvil y de haberlas enviado a una mujer en Filipinas en noviembre de 2019.

También te puede interesar:La Iglesia lanza capacitación para líderes sobre el abuso de niños y jóvenes

El juez federal de distrito, Howard Nielson, condenó a Hallows a 46 meses en una prisión federal. Asimismo, le impuso cinco años de libertad supervisada y que sea registrado como un agresor sexual.

“Soy plenamente consciente de mi culpabilidad y asumo toda responsabilidad por las cosas que he hecho y por las acciones que he tomado. No hay nadie más responsable que yo”, dijo, compareciendo ante el tribunal desde la cárcel del condado de Davis por videoconferencia.

Hallows era obispo del Barrio Wellington en la Estaca Kaysville, Utah de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días cuando fue arrestado el año pasado y luego acusado de ocho cargos de explotación sexual de un menor en el Tribunal del Segundo Distrito.

Los cargos estatales fueron desestimados en junio de 2020 después de que la Fiscalía Federal de los Estados Unidos y la Fiscalía del Condado de Davis decidieron llevar el caso a un tribunal federal.

La fiscal federal adjunta Carol Dain dijo que los fiscales tuvieron preocupaciones “graves” de que la posición de Hallows en la Iglesia le hubiera dado acceso a niños. Hallows fue sometido a la prueba de polígrafo que demostró que no había cometido ningún delito “práctico”, según la fiscal.

Una queja de las Operaciones de Seguridad de Microsoft al Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados, llevó a los investigadores a un usuario que subió y puso a disposición del público material de explotación sexual infantil en una cuenta de Skype. 

Inicialmente, la policía de Phoenix investigó los casos debido a que la dirección IP rastreada los llevó hasta un establecimiento de hospedaje en Arizona. Más adelante los investigadores determinaron que la dirección IP pertenecía a Hallows.

Eric Hawkins, portavoz de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, calificó las acusaciones de serias y profundamente preocupantes después del arresto de Hallows el año pasado.

“Cuando los líderes locales se enteraron de estas acusaciones, este individuo fue retirado inmediatamente de cualquier posición que lo pusiera en contacto cercano con jóvenes o niños. Esto se hace para garantizar la seguridad de los demás y permitir que esta persona aborde estas graves acusaciones”, dijo en un comunicado.

Hawkins dijo que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días no tolera el abuso de ningún tipo, incluida la pornografía infantil, y les enseña a sus miembros y líderes que tal comportamiento es ofensivo para Dios y su Iglesia.

Fuente: deseret.com

| Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *