Los misioneros están a salvo

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha dado a conocer que todos los misioneros de tiempo completo en Guatemala estan a salvo pero que dos miembros se encuentran desaparecidos luego de la erupción del volcán de fuego que mató a más de 33 personas el domingo en el país centroamericano.

Además de los dos miembros no contabilizados, “hay al menos cinco miembros de la Iglesia de Jesucristo que fueron trasladados al hospital con quemaduras graves”, informó el Director de Asuntos Públicos del Área de Centroamérica, Julio Alvarado.

La búsqueda de sobrevivientes fue interrumpida el lunes por otra erupción que envió un flujo caliente de lodo, ceniza y gas desde el volcán. Un flujo piroclástico de fango marrón ha envuelto a la aldea de El Rodeo, según Reuters.

Ubicado a menos de 30 minutos de la ciudad de Guatemala, el volcán entró en erupción justo antes del mediodía del domingo 3 de junio. Una segunda erupción de gran alcance siguió horas después.

Más de 3.200 personas fueron evacuadas, un importante puente fue destruido y el aeropuerto de la ciudad capital estuvo cerrado durante 24 horas.

Mientras tanto, unos dos millones de personas están siendo afectadas por las cenizas del volcán, que se elevaron 15,000 pies en el aire, según el New York Times.

La Iglesia está ayudando a cuidar a las más de 1.100 personas desplazadas por Fuego, lo que significa “fuego” en inglés. El Escuintla Guatemala Stake Center se está utilizando como refugio, y se están adquiriendo alimentos y otras provisiones con fondos locales de ofrendas rápidas, dijo Alvarado.

Los funcionarios de respuesta humanitaria de la Iglesia también se están asociando con organizaciones locales para enviar los recursos necesarios a los centros de ayuda operados por el gobierno cerca del sitio del desastre.

Guatemala es hogar de más de un cuarto de millón de Santos de los Últimos Días. La Iglesia opera seis misiones, dos templos y 440 congregaciones en la nación centroamericana.

Fuente: LDS Church News