Pregunta

Entiendo y creo en el mandamiento de Dios de que un matrimonio debe estar conformado por un hombre y una mujer, y no tengo problemas con eso. Asimismo, sé que Dios quiso que tuviéramos el libre albedrío.

Sin embargo, tengo una duda, ¿le faltaría el respeto a Dios si votara para permitir que dos adultos del mismo sexo, que tienen el libre albedrío, entablen una relación sentimental? De ser así, ¿puedes explicarme la razón?

No quiero hacer nada que ponga en peligro mi recomendación para el templo. Sin embargo, quiero apoyar a todos los oprimidos, incluidos aquellos que pertenecen a la comunidad LGBTQ.

Con mucha frecuencia, ellos son víctimas de crímenes por odio y quiero ser una aliada, pero no estoy segura de cuál es el límite. Supongo que no puedo votar para que se casen o tengan hijos, pero no entiendo bien la razón. ¿Me puedes ayudar a entender?

Marcella, EE.UU.

Respuesta

boda

También te puede interesarQué hacer si tu cónyuge te confiesa que es homosexual

Marcella,

¿Cómo se supone que debemos tratar a la comunidad LGBTQ? Prefiero tratar a cada individuo como un hijo de Dios.

Si vemos a los demás como hijos de Dios, mostramos respeto y cortesía mutuos. Asimismo, le decimos la verdad a la gente, con tacto si es posible, por supuesto. Eso no significa que saquemos a relucir sus pecados cada vez que entremos en contacto con ellos.

Tampoco mencionamos los pecados de los heterosexuales cada vez que hablamos con ellos. Solo tratamos de alentar a las personas a hacer lo mejor que puedan sin importar quiénes sean. No obstante, eso no significa que les mintamos y les digamos “no hay nada malo en lo que estás haciendo”.

boda

¿Deberías “votar por ello”? Ya no existe tal cosa como “votar para aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo”. El matrimonio entre personas del mismo sexo se hizo legal en California en 2013. La mayoría de los otros estados hicieron lo mismo en los meses siguientes.

No me gusta la idea de tratar a aquellos que sienten atracción por personas de su mismo sexo como una “comunidad”. No son una comunidad al igual que la población heterosexual no es una “comunidad”. Hay personas heterosexuales y hay personas homosexuales. Pero, lo importante es que todas son personas, hijos de Dios.

Desafortunadamente, hay personas que guardan mucho odio allá afuera. La verdad sobre esas personas es que realmente no necesitan una razón. Ellos simplemente odian.

Las personas piensan que odian a “este grupo” o “ese grupo”. Pero, el hecho es que un número muy pequeño de esas personas es muy selectivo con respecto a quién odian. Solo necesitan una excusa para justificar su odio y eso no cambia debido a la legislación. No puedes legislar el amor. Aquí tenemos una prueba:

Nota que la tendencia ya estaba bajando en 2013 y después de eso, se estabilizó. Pero, estos datos provienen de un informe que indica que tales crímenes por odio estaban en aumento (estadísticas de delitos del FBI). Entonces, ¿legalizar el matrimonio homosexual hizo una diferencia en los corazones de los que odian? Realmente no hizo nada.

Las personas odian porque dejan de tener caridad por los demás. No tiene nada que ver con el estado legal. Las personas homosexuales son seres humanos y tienen derechos humanos como se describe en la constitución. Eso no tiene nada que ver con que se les permita casarse o no.

Mantente firme en la fe. Escucha las palabras de nuestros apóstoles y profetas. Comprende en qué dirección apuntan y haz tu mejor esfuerzo para buscar en espíritu de oración la voluntad del Señor.

Fuente: Ask Gramps