¿Es necesario dar una ofrenda de ayuno cada vez que ayunamos?

diezmo

Pregunta

¿Si ayunas más de una vez al mes es necesario que hagas una ofrenda de ayuno para que éste sea válido ante el Señor? Estoy hablando de ayunar por razones de salud para superar una enfermedad crónica o alguna otra razón especial.

¿Si haces ayunos adicionales es necesario que des una ofrenda de ayuno?

Lloyd

Respuesta

También te puede interesarLo que la vida de Gandhi le enseña a los Santos de los Últimos Días sobre el ayuno y la expiación

Hola Lloyd,

Has hecho una pregunta muy interesante. Estoy seguro de que más personas han pensado en este tema y me complace brindarles alguna orientación.

Después de reflexionar y orar sobre esta pregunta, he sentido la impresión de mencionar que el Padre Celestial está complacido con Sus hijos que observan esta Ley.

El élder L. Tom Perry enseñó que la ley del ayuno tiene tres propósitos:

“En primer lugar, ofrece ayuda a los necesitados por medio de la contribución de las ofrendas de ayuno, que tiene el valor de las comidas de las cuales nos abstenemos. En segundo lugar, un ayuno es beneficioso para nosotros físicamente. En tercer lugar, sirve para aumentar la humildad y la espiritualidad por parte de cada persona”.

diezmo

En el manual Temas del Evangelio, leemos:

El Salvador, Jesucristo, enseñó que debemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Al sacrificarnos y prestar servicio a los demás como lo hizo el Salvador, tanto quienes dan como quienes reciben son bendecidos con compasión, empatía y amor, los cuales conducen a la exaltación y a la vida eterna.

El obispo Dean M. Davis enseñó que “el cuidado del pobre y del necesitado es una doctrina fundamental del Evangelio y un elemento esencial en el eterno Plan de Salvación” (“La ley del ayuno: Una responsabilidad personal de cuidar del pobre y del necesitado”, Conferencia General de octubre de 2014).

Las Escrituras rebosan de dicho mandato de servir a los demás.

“Porque no faltarán menesterosos de en medio de la tierra; por eso yo te mando, diciendo: Abrirás tu mano a tu hermano, al pobre y al menesteroso en tu tierra” (Deuteronomio 15:11).

la ley del diezmo

El ayuno y las ofrendas de ayuno son una manera de ayudar a cuidar de los pobres y los necesitados.

“El Señor ha establecido la ley del ayuno y las ofrendas de ayuno para bendecir a Su pueblo y proporcionarle un medio para que sirva a los necesitados” (véanse Isaías 58:6–12; Malaquías 3:8–12).

“Cuando los miembros ayunan, se les pide que den a la Iglesia una ofrenda de ayuno que, por lo menos, sea igual al valor de los alimentos que habrían comido. Si fuera posible, deberían ser generosos y dar más. Las bendiciones relacionadas con la ley del ayuno son una cercanía al Señor, mayor fortaleza espiritual, bienestar temporal, mayor compasión y un deseo más fuerte de servir” (Manual 2, 6.1.2).

ser mejor persona

Entonces, si seguimos este consejo, cada vez que ayunemos, deberíamos dar ofrendas a la Iglesia de al menos la misma cantidad que hubiéramos invertido en los alimentos que hubiéramos consumido durante ese período de tiempo.

Sin embargo, si podemos hacerlo, debemos ser generosos en nuestras ofrendas. Es importante mencionar que si vamos a ayunar más de una vez al mes, es prudente hacerlo con el mayor respeto y devoción para hacer la voluntad del Padre.

Ahora, también preguntaste si alguien que ayuna por “otra razón especial” necesitaría dar una oferta “adicional” por el ayuno extra que hizo. La respuesta que me inclinaría a darte es . No obstante, depende totalmente de ti.

Al principio, mencioné que la Ley de Ayuno y Ofrendas tiene 3 propósitos: (1) Ayudar a proveer a los pobres y necesitados (2) Obtener algún beneficio de salud física y (3) Probar nuestra fe, en otras palabras aumentar nuestra humildad y espiritualidad.

ayuno

Me gustaría omitir los beneficios físicos y sumergirme directamente en la última parte, aumentar nuestra humildad y espiritualidad.

Verás, cuando somos humildes y estamos en sintonía espiritual, nos damos cuenta de que no habría necesidad de ayunar “con más frecuencia”.

El presidente Joseph F. Smith dijo lo siguiente:

“Se puede llegar a exagerar. Un hombre puede ayunar y orar hasta morir, pero no hay ninguna necesidad de ello ni hay prudencia en hacerlo… El Señor oye la oración sencilla que se ofrece con fe, con media docena de palabras, y reconocerá el ayuno que no se alargue más de veinticuatro horas, tan pronta y eficazmente como contestará una oración de mil palabras y un ayuno de un mes… El Señor aceptará aquello que es suficiente con mucho más placer y satisfacción que aquello que es demasiado e innecesario” (en Conference Report, octubre de 1912, págs. 133–134).

Para concluir, necesito mencionar esto también, así como el ayuno es una forma de humilde súplica al Señor para que nos ayude en todas nuestras necesidades, debemos hacerlo pidiendo que se haga la voluntad del Señor.

Permíteme repetir eso, cuando oramos al Señor por un propósito específico, debemos pedir que se haga Su voluntad.

Nada está garantizado y/o dado. Sí, nuestra fe es fundamental y nuestra humildad determina el nivel de respuesta. Sin embargo, debemos aceptar el hecho de que nuestro Padre Celestial es sabio y nos guía amorosamente a través de este viaje aquí en la Tierra.

Además, si ayunamos para curarnos de alguna enfermedad crónica o cualquier otra razón de salud y no tenemos los resultados que esperamos, no debemos dudar de Dios. Su tiempo es perfecto y debemos confiar en eso. ¡Ayunar con más frecuencia no equivale a tener “más fe”!

“El Señor aceptará aquello que es suficiente con mucho más placer y satisfacción que aquello que es demasiado e innecesario”.

Espero haber podido aclarar tu duda, muchas gracias por leer nuestra página.

Fuente: Ask Gramps

| Pregunta y respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *